Policiales

Juicio oral

Fin de la odisea: lo condenan a 12 años de prisión por serie de violencia extrema contra su pareja

Lesiones agravadas por relación preexistente y violencia de género, secuestro coactivo, privación ilegal de la libertad, amenazas, violación de domicilio y resistencia a la autoridad: casi todo el Código Penal encima de villagalvense de 43 años

Foto gentileza Rosario 12.

La fiscal Vallarella llevó adelante la acusación.

Un hombre de 43 años fue condenado este jueves por una serie de episodios de violencia sobre su pareja en Villa Gobernador Gálvez. El tribunal lo penó a 12 años de cárcel por diferentes delitos: lesiones agravadas por relación preexistente y violencia de género, secuestro coactivo, privación ilegal de la libertad, amenazas, violación de domicilio y resistencia a la autoridad. No se pudo probar un caso de amenazas simples y fue absuelto por el beneficio de la duda. La Fiscalía había solicitado la pena única de 16 años y 6 meses de prisión efectiva.

El tribunal, a cargo de los magistrados Patricia Bilotta, Hernán Postma y Héctor Núñez Cartelle condenó a Hernán Mauricio Gutiérrez, al ratificar la acusación que corrió por cuenta de los fiscales Luciana Vallarella, de la Oficina de Violencia de Género, y Matías Ocariz de la Unidad de Investigación y Juicio.

El proceso oral comenzó el jueves de la semana pasado donde la Fiscalía le atribuyó a Gutiérrez ser el autor de la agresión que sufrió que sufrió la víctima el 28 de diciembre 2018 en la vecina localidad. Los fiscales indicaron que Gutiérrez comenzó a insultar a su entonces pareja en la casa que compartían en Deán Funes al 5900 de Villa Gobernador Gálvez. En esa circunstancia la golpeó en el rostro y la amenazó de muerte, también a sus hijos y la dejó encerrada hasta el 2 de enero de 2019 circunstancia en que la víctima logró escapar y radicó una denuncia por el hecho.

Sin embargo, a los dos días y mientras la víctima estaba en la casa de un familiar ubicada en Eva Perón al 2800 de la vecina localidad el acusado se presentó y tras insultarla, la amenazó con agredir a la hija de ambos. La mujer logró huir con la niña y dio aviso al 911. El acusado fue detenido poco después en cercanías del lugar y marchó a la comisaría 26ª. Al día siguiente amenazó al personal policial cuando fue requerido para tomarle las fichas dactiloscópicas, indicó la Fiscalía.

Entre el 9 de febrero y la madrugada del 10 de febrero de 2019 volvió a agredir a la víctima en medio de insultos y amenazas. Gutiérrez estaban en la zona de pasaje 6 al 1100 cuando le pegó en la cara y la cabeza utilizando un hierro. Los fiscales explicaron que luego de golpearla la llevó hasta la habitación de la casa que compartían, la ató de pies y manos y siguió agrediéndola y diciéndole que iba a matar a sus hijos.

Luego obligó a los tres hijos más grandes a ingresar a la habitación y los ató. Tras pasar un buen rato los desató. Cuando la mujer pudo salir radicó la tercera denuncia en su contra en el Centro Territorial de Denuncias.

El último hecho por el que se lo acusó, lo cometió la tarde del 19 de febrero de 2019 en la zona de Riobamba al 3700 cuando ingreso a un lavadero. La alarma de una vecina se activó con el movimiento y le avisó al dueño del local que llamó al 911. Según la acusación Gutiérrez escapó y se metió en una casa de la zona ubicada en pasaje Luján al 3700. Los policías lo encontraron dentro de una casa de juguete para niños.

En los alegatos de apertura, los fiscales lo acusaron por los delitos lesiones leves dolosas agravadas por la relación preexistente y el contexto de violencia de genero, privación ilegal de la libertad agravada por mediar violencia y amenazas. Amenazas simples, resistencia a la autoridad, secuestro coactivo y dos hechos de violación de domicilio y solicitaron la pena de 16 años y medio de prisión.

Tras una semana donde también escucharon los alegatos de la defensa pública a cargo Juan Pablo Nardín, el tribunal condenó este jueves a Gutiérrez como autor de lesiones leves agravadas por el vínculo y el contexto de violencia de género, privación ilegítima de la libertad doblemente agravada, amenazas simples y resistencia a la autoridad, secuestro coactivo con lesiones leves agravadas y dos hechos de violación de domicilio. A su vez, lo absolvió por el estricto beneficio de la duda por el delito de amenazas simples, concluyeron los voceros judiciales.

Comentarios