Camioneros

Fin de año: Seguimos marcando el camino


Se termina el año y, como suele ocurrir, es un tiempo de reflexión para realizar el balance de lo que han sido estos últimos doce meses y de proyectar los nuevos desafíos que se avecinan. No obstante, podemos afirmar que hay un hilo conductor que no conoce de cierres de calendario, de despedidas y bienvenidas, ni de ferias de ningún tipo: es el horizonte trazado por la conducción nacional y que retomamos nosotros, que marca el camino en la representación de los trabajadores en cualquier momento del año.

El primer gran objetivo que se planteó para este 2023 a nivel gremial fue cumplido. Llegamos a los 7000 afiliados, que nos han permitido incrementar nuestra base en casi un 15% respecto al año anterior. Más allá de las cifras, que suelen ser frías, lo relevante es que los choferes santafesinos siguen creyendo en nuestra propuesta y que, a partir del trabajo realizado, convocan y convencen a nuevos compañeros, ampliando nuestra comunidad. Este es un proceso virtuoso ya que potencia nuestras posibilidades y nos permite poder brindar mejores respuestas al conjunto de los afiliados.

Durante este año logramos desarrollar por tercer año consecutivo las exitosas campañas de “Vuelta al colegio” y “Mes de las Infancias”. Miles de útiles escolares, mochilas, juguetes y bicicletas fueron repartidos en las 19 delegaciones de nuestra provincia. La llegada a los más chicos de la familia camionera a través de estas acciones se encuadra dentro de nuestro propósito de concebir al trabajador en un marco integral y acompañarlo en el proceso de formación de sus hijos e hijas.

También nos mudamos en la delegación de Cañada de Gómez a un lugar mucho más amplio y con grandes comodidades para ir sumando nuevas prestaciones en los próximos meses.  E inauguramos recientemente una nueva delegación en la ciudad de San Genaro para atender a las decenas de compañeros que residen en esa zona.

Por otra parte, también ha sido un año de consolidación para nuestra Fundación Andrés, continuando con nuestra labor de acción social en distintos barrios de la ciudad de Rosario y con actividades puntuales, por ejemplo el día del niño celebrado en Ludueña.  Lo mismo ocurre con nuestras delegaciones donde funciona el psicofísico, principalmente Venado Tuerto y Santa Fe, por el que han pasado una enorme cantidad de camioneros de todo el país a realizar los respectivos exámenes.

La obra social ha ido adecuándose en relación al momento crítico que atraviesa todo el sistema de salud argentino, producto de la inflación, la falta de dólares (y de insumos) y la especulación de los sectores de peso en el ámbito sanitario y farmacéutico. Los enormes costos que implica mantener este sistema necesitan de compensaciones que, en nuestro caso, viene del aporte de los trabajadores por medio de la cuota sindical y de una ingeniería fina de números.

Las dificultades que hemos tenido se dan en consonancia con las de todo el contexto. Pero, pese a todo, pudimos impulsar la gestión porque, siguiendo nuestros principios, no está permitido desatender el objetivo de llevar tranquilidad a los trabajadores camioneros y sus familias respecto a un tema de profunda sensibilidad como es la salud.

Las proyecciones para el año que viene sin dudas se verán alteradas por el cambio de gobierno. Lo que eran prioridades de crecimiento entran en un impasse, esperando por las medidas, tanto gremiales como respecto al sistema de obras sociales, de la nueva gestión nacional y provincial.

En un contexto de suma incertidumbre nos aferramos y confiamos en lo que ha sido históricamente nuestra dirigencia. Fue Hugo Moyano el que puso el cuerpo durante las privatizaciones y la enorme desocupación generada en la década del 90, el que enfrentó al gobierno de la Alianza en el marco del corralito que se quedó con el ahorro de los argentinos a principios de este siglo y el que se opuso a la reforma laboral propuesta por el macrismo en el 2018.

Para conformar este sindicato, histórico por la profundidad del desafío, nos basamos en el camino trazado por Hugo y Pablo Moyano. Con el gremio ya funcionando y para afrontar las luchas de cada día hicimos lo mismo, observar y actuar cómo lo hicieron o lo hubieran hecho ellos,  y de esa manera tomar las mejores decisiones para el conjunto de los trabajadores. Para lo que viene será igual. Son ellos quienes nos enseñan el camino.

 

Comentarios