Ciudad, Edición Impresa

Ferrés reemplaza a Elías en la conducción del Enapro

Fuentes vinculadas con el tema afirman que existe una puja entre grupos económicos por el futuro del puerto

El puerto local está en concurso de acreedores y espera nuevo operador. (Foto: Marcelo Berger)
El puerto local está en concurso de acreedores y espera nuevo operador. (Foto: Marcelo Berger)

El Ente Administrador del Puerto de Rosario (Enapro) tendrá desde mañana a las 11, cuando se realice el acto oficial que encabezará el gobernador Hermes Binner, un nuevo comandante. El actual titular del directorio, el radical Ángel Elías, dejará su puesto a Pablo Ferrés, hombre ligado al sector privado a través de Terminal VI, la compañía donde convergen Bunge y Aceitera General Deheza (AGD) ubicada en Puerto General San Martín. La designación del nuevo funcionario se produce en medio de una puja de intereses económicos por el manejo de los muelles rosarinos, en la que hasta ahora han mostrado las cartas la firma Vicentín y Servicios Portuarios.

La empresa concesionaria de los muelles locales, Terminal Puerto Rosario, que conduce el empresario Gustavo Shanahan, entró en convocatoria de acreedores a fines del año pasado por una suma que se estima en más de 100 millones de pesos, aunque ahora será la Justicia la que determine el monto verificable del pasivo del puerto.

La llegada de Ferrés al Enapro es cuanto menos llamativa, atento a que se trata de un directivo con larga trayectoria en el rubro, pero siempre en el sector privado. Y, en este caso, viene a ocupar la presidencia del directorio de un ente público de control.
“Desde el gobierno nacional en un primer momento no vieron con buenos ojos el nombre, porque era del sector privado. Pero lo que no puede decirse es que conozca el paño. Vamos a ver cómo anda”, metaforizó ante este diario uno de los directores del Enapro, que pidió reserva de su identidad, quien antes había usado otra metáfora para ilustrar la llegada de Ferrés al Enapro: “Es como poner al zorro a cuidar el gallinero”.

“Se abre una discusión entre grupos económicos”, sentenció ante El Ciudadano otra fuente, que viene siguiendo el tema de las terminales públicas de la ciudad. “Hasta ahora todo parecía que iba en beneficio de Vicentín, pero también entró a jugar Servicios Portuarios y, con la entrada de Ferrés, hay que ver qué pasa con Terminal 6”, prosiguió la fuente, quien también pidió reserva de su nombre.

Efectivamente, a partir de que Shanahan se hizo cargo del gerenciamiento de Terminal Puerto Rosario, las versiones periodísticas comenzaron a dar cuenta del interés de Aopsa, firma vinculada con la cerealera Vicentín, por quedarse con la mayoría accionaria (51 por ciento del paquete) y controlar las terminales I y II de la ciudad.

En contacto con el portal de negocios ON24, Gustavo Nardelli, director de Aopsa, dijo que la firma “tiene una opción de compra y lo que está haciendo es esperar que Enapro se expida. Enapro tiene que autorizar, esa decisión no es de Aopsa”. De todos modos, opinó que el ente “puede tomarse el tiempo que quiera, pero no es aconsejable. Creo que hay que ver el pensamiento de la provincia: demorar esto no sería lo adecuado, porque hoy el puerto está lejos de ser consolidado y esto influye en su normal desenvolvimiento”.

Pero unos días antes de fin de año, la firma Servicios Portuarios terció en el asunto al iniciar una demanda penal por estafa contra Shanahan y la anterior gestión empresarial de TPR por presunto incumplimiento de un contrato firmado en 2006 que, sostienen los denunciantes, les cedía el negocio de los contenedores.

La segunda de las fuentes antes mencionadas, que conoce el tema pero no está vinculada por intereses comerciales al puerto, sostuvo: “La idea que tenemos es que han hecho la convocatoria de acreedores para blanquear la deuda, de modo de limpiar la ilegítima. Por lo que tenemos entendido el papel de Shanahan era pasarle la acciones a Vicentín, y ahí es donde aparecen a jugar otros grupos económicos”.

Algo similar piensa el integrante del directorio del Enapro consultado por este diario, quien afirmó que “se ponen en juego intereses muy fuertes, porque el del puerto es un negocio importante y entran en juego grupos muy poderosos”.

Lo cierto es que mañana Ferrés debutará como flamante presidente del directorio del Enapro, y a partir del inicio de su gestión seguramente se comenzará a develar cuál es el futuro de las terminales I y II de Rosario. Con el inicio de febrero se levanta la feria judicial y se reinicia, también, el capítulo judicial de la novela portuaria.

Comentarios