El Hincha

Regional

Fernando Riccomi culmina su mandato al frente de Caranchos

Fueron los cuatro años de una verdadera revolución de obras en el Club Blanco. Habrá un antes y un después en la institución de Mendoza y Wilde. En el balance: cancha de césped sintético de hockey, riego artificial para la cancha 1 de rugby, nuevos vestuarios y sin generar deudas económicas.


Foto: Archivo Enrique Galletto

 

Fernando Riccomi culmina su mandato después de cuatro años de gestión en los que el club Los Caranchos vivió una gran transformación. La institución, que cumple 76 años, vio en este último período las mayores obras desde su fundación.

La institución de Wilde y Mendoza logró en poco tiempo instalarse estructuralmente a la altura de los más grandes. Esa transformación llegó de la mano de Fernando Riccomi, el presidente que ahora finaliza su mandato después de cuatro años de gestión en las que las obras y el reposicionamiento de la entidad fueron su marca.

El cambio más notorio al descubrir la cancha de hockey de césped sintético. Además, el riego articificial de la cancha 1 de rugby, más la iluminación de las tres canchas auxiliares de esta disciplina.

Desde el punto de vista de la planificación, la gestión de Riccomi adquirió, a partir de un canje de tierras con los vecinos de la zona oeste, una dimensión notable: ocho mil quinientos metros cuadrados nuevos para el desarrollo y crecimiento cuantitativo y cualitativo del club. Eso le permitió construir cinco canchas de rugby y erigirse como la entidad con más canchas en un solo predio de la ciudad. Además, cuenta con una calle de circulación interna, que vincula las 5 canchas de rugby y las 2 de hockey.

Otro de los símbolos de la gestión es la construcción de un gimnasio de una gran superficie, inaugurado en 2015, a un año del comienzo de la transformación, que utilizó el Domo, ícono de la preparación física. También se incorporaron elementos de salubridad como un desfibrilador, se instaló un detector de rayos para proteger a los deportistas y a los socios en caso de tormentas eléctricas; constituyéndose junto con el Jockey Club de Rosario en los únicos en la ciudad con esta protección. Se reconstruyó el vestuario de mujeres y el buffet del club.

También se gestionó, a partir de un acuerdo con la provincia de Santa Fe, el cerramiento total del club: un paredón de dos metros y medio de alto por todo el perímetro que supera los 4 kilómetros, lo que le permitió mayor seguridad a los socios. En tal sentido, se le vendió al municipio tierras del club que permitieron la construcción de una parte de calle Wilde. De ello derivó que el club, en vez de quedar aislado, se sitúe en un lugar neurálgico de la ciudad.

En el plano estrictamente deportivo, durante la gestión se logró el campeonato de una categoría de juveniles por dos años consecutivos, hecho inédito para la institución, tras 20 años sin títulos en menores. A su vez, el primer equipo de Caranchos logró coronarse por primera vez en la historia de un certamen de la URR en 2017.

Finalmente, el presidente saliente destacó que deja la institución con un saldo de 325 mil pesos en la cuenta que el club posee en el Banco Municipal. “No es común que en un club en el que se hicieron tantas obras no haya deudas y tenga números positivos”, dijo Riccomi.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios