El Hincha

Rosario Central

Fernández sigue, pero condicionado

La dirigencia respaldó al entrenador auriazul en su cargo, pero un nuevo mal resultado lo pondría en jaque.


“Decidimos que el proyecto futbolístico debe continuar, aunque el presente no es el mejor”, dijo Cetto sobre la continuidad de Fernández.

La tormenta pasó, pero sigue a la vista en el horizonte. La continuidad de Leonardo Fernández como técnico auriazul está condicionada a los próximos resultados. Aunque no le impusieron plazos ni objetivos, flota la sensación de que una nueva derrota el próximo fin de semana sería un golpe de nocaut para el entrenador, que este lunes fue ratificado en su cargo por la directiva Canalla y, públicamente, por el Director Deportivo, Mauro Cetto.

Tras una reunión que protagonizó la dirigencia centralista a pleno en la sede de calle Mitre, que duró más de tres horas, se tomó la decisión de respaldar la continuidad de Fernández al frente del primer equipo. Pero la determinación fue muy discutida por los participantes del cónclave. Es que algunos directivos plantaron firme postura de que el ciclo del DT está agotado, y debía cerrarse ya.

Ahora, será Fernández el que tratará de demostrar con hechos su capacidad para revertir la situación, tal como lo planteó delante de los directivos. Sólo así recuperará terreno para consolidarse en el cargo.

La palabra de Cetto

“Decidimos que el proyecto futbolístico que tenemos debe continuar, aunque el presente no es el mejor; pero entendemos que existe la chance de revertir la situación, y a eso le apuntamos”, dijo Mauro Cetto al término de la reunión en la que participó junto a los principales dirigentes auriazules.

Y luego contó los temas tratados: “Se charló sobre lo que ponemos sobre la mesa después de cada partido, analizamos rendimientos colectivos e individuales, que hoy entendemos que son bajos, y apuntamos a recuperar niveles tanto en lo grupal como en lo individual”. Y dejó en claro que, respecto del futuro de Fernández como entrenador, “no pusimos plazos”.

“Después del partido con Racing nos quedamos reunidos con los dirigentes en el estadio durante un buen rato porque estamos preocupados por el presente futbolístico del equipo; y como no habíamos podido charlar con el técnico, lo citamos y le comunicamos nuestra preocupación”, detalló Cetto sobre el encuentro que tuvieron con Fernández en la noche del domingo. Y continuó: “Él (por Fernández) nos dijo que se sentía capacitado como para revertir la situación, pero es consciente de que el rendimiento del equipo hoy no es el mismo que mostraba en el inicio de este ciclo”.

Y de inmediato, el Director Deportivo Canalla planteó: “Creemos que en algún momento el equipo funcionó y el técnico le sacó lo mejor a cada jugador; y también entendemos que están dadas las condiciones como para que el técnico pueda sacar al equipo de esta situación”.

Por último, Cetto habló de las metas trazadas para esta etapa. “Los objetivos de mínima están siempre; el de la Sudamericana 2019 está lejos, pero el de avanzar ante San Pablo en esta edición es tangible”, apuntó. Y agregó: “Será importante para Leo avanzar en esta Sudamericana, en especial por la trascendencia que tiene hoy ese partido mirando lo que nos queda por delante”.

Tuvo un buen inicio, pero no lo mantuvo

No hay discusión, desde lo numérico, el ciclo de Leo Fernández como técnico de Central es positivo. Hay balance a favor del DT, que sumó 27 puntos sobre los 48 que disputó en Superliga. El porcentaje de eficiencia es del 56,25 por ciento. Es decir, cosechó más de la mitad de los puntos que hubo en juego.

Pero también es cierto, y siempre basando el análisis en el aspecto matemático, que el equipo de Fernández sumó mucho más en los primeros 8 juegos de Superliga de este ciclo, que en los últimos 8. En la primera mitad, Central se quedó con 19 unidades de 24 en juego. Mientras que, en la segunda parte, apenas si cosechó 8 sobre los 24 puntos posibles.

Los números lo reflejan. Central rindió menos en estos últimos partidos que en los primeros del ciclo Fernández. ¿Los motivos? Seguramente que responden a una multiplicidad de factores. Entre ellos, puede apuntarse el tema de las lesiones, que afectó especialmente en este año.

Los pocos puntos conseguidos en estos últimos encuentros, sumado a la forma en que se dieron algunas derrotas, parecen ser las principales razones en las que se apoyaron los dirigentes para cuestionar e interrumpir el trabajo de Fernández como entrenador del primer equipo. Aquel buen arranque, quedó atrás, Y el balance positivo, parece que no alcanzó.

La primera etapa, positiva

En los primeros 8 partidos del ciclo, el Canalla consiguió 6 triunfos (Talleres, Boca, Newell’s, Unión, Huracán y Olimpo), 1 empate (Independiente), y padeció 1 derrota (Gimnasia). En esos juegos, además de lograr casi el 80% de los puntos en juego, el equipo de Fernández marcó goles en todos los partidos, y Ledesma mantuvo la valla en 0 en 5 encuentros. En total, el equipo convirtió 14 goles y apenas si recibió 5.

La segunda parte, en deuda

Las estadísticas de los primeros 8 partidos de Fernández en Superliga no tienen nada que ver con las que se registraron en los últimos 8. En esta segunda parte, Central sólo se impuso en 2 partidos (Chacarita y Belgrano), empató otros 2 (Lanús y Vélez) y perdió los 4 restantes (Godoy Cruz, Patronato, River y Racing). En estos encuentros, el equipo recolectó apenas el 33% de los puntos en disputa, Además, recibió goles en todos los partidos y convirtió 9. Aunque en los últimos 4 encuentros hubo 3 en los que no pudo marcar.

Si te gustó esta nota, compartila