Ciudad, Edición Impresa

25 de Mayo

Fein entregó un discurso que hizo eje en el contexto laboral

En el acto oficial por el 206º aniversario de la Revolución de Mayo, expresó “preocupación” por la realidad social.


En el acto oficial por el 206º aniversario de la Revolución de Mayo en la ciudad quedó evidenciado el cambio que está mostrando el escenario social. Como hacía tiempo no sucedía, la intendenta Mónica Fein hizo especial eje ayer en cuestionas vinculadas con el contexto laboral y económico de la región. Tras el mensaje formal a quienes se hicieron presentes en la plaza ubicada frente al Palacio de los Leones, la mandataria llamó a cuidar el empleo, manifestó su preocupación por la situación que atraviesan algunas industrias locales, la inflación y hasta cuestionó al gobierno nacional por el veto a la llamada ley “antidespidos”.

El acto oficial por el 206º aniversario de la gesta de 1810 se desarrolló por la mañana en la Plaza 25 de Mayo. Hasta el lugar llegaron varias autoridades políticas, eclesiales, representantes de instituciones locales, cuerpo consular, veteranos de Malvinas, vecinos y estudiantes.

En ese marco, lo más saliente de la jornada lo entregó Fein una vez finalizado su discurso formal. En diálogo con la prensa, la intendenta hizo eje allí en el delicado entorno económico y laboral que atraviesa la ciudad producto de la recesión y la apertura de importaciones que encaró el gobierno nacional, hecho que golpea con más fuerza a la provincia de Santa Fe.

La mandataria destacó que “hay que poner el eje en defender el empleo e identificar que el mayor desafío es la pobreza. Y para eso hay pensar en la gente”.

Ante la consulta de cómo observaba la situación económica local, la intendenta no ocultó su “preocupación”. “Es por esa preocupación que estuvimos reunidos con la gente de Acindar, que va a rescindir un turno. Y también estuvimos en Gafa (que suspendió a 360 operarios hasta septiembre) y con todas las pymes. Hay que pelear por el empleo digno, defender los que ya hay y crear nuevas oportunidades”, señaló.

Tras eso, la titular del Palacio de los Leones cuestionó el veto presidencial a la ley antidespidos. “La ley tenía un mensaje, que era cuidar las fuentes de trabajo, y era un mensaje positivo. No ha sido bueno que el presidente, si bien tiene la legitimidad para hacerlo, vetar una ley que significa un mensaje de suma importancia para la sociedad. Si Macri está tan convencido de que la economía se va a reactivar no debería haberla vetado. La ley no iba a afectar esa recuperación, sino que iba a ayudar a ratificar este camino”, sostuvo.

“Esta ciudad es hija del trabajo y hoy tiene a tantos ciudadanos que están sin trabajo. La verdad que cuando recorro cada  barrio, los vecinos piden dos cosas fundamentales: techo y trabajo. En esta materia es donde la ciudad tiene el mayor desafío”, agregó la intendenta.

Minutos antes en su discurso oficial Fein también había hecho eje en la economía, aunque a nivel más genérico e histórico.

“La economía debe pensar en las personas y en su bienestar. Una economía con rostro humano que las incluya y ubique en el centro de las acciones. Los argentinos ya conocemos cuáles fueron las consecuencias de aquellos modelos económicos que priorizaron la especulación y el capital por sobre las personas”, remarcó.

Y en ese sentido evaluó que “nuestra Patria ha pagado un costo muy alto por el desacierto de aquellas políticas. Aún hoy, más de tres generaciones de argentinos luchan cada día por superar una situación de pobreza que llegó a estas tierras de la mano de planes económicos que devastaron nuestro sistema productivo, que quebraron el tejido social, fundieron nuestra industria y vaciaron la educación pública que supo ser modelo en América Latina”.

Fein señaló luego que “sin dudas, todos, queremos vivir mejor. Queremos que nuestros hijos se formen en una escuela pública de calidad, que podamos acceder a una atención integral de nuestra salud, transitar las calles de nuestras ciudades con la seguridad más elemental que es la del respeto por nuestra vida y nuestra integridad; a disfrutar de los espacios públicos y de la cultura”.

“Rosario va a impulsar, comprometerse y acompañar todas aquellas acciones que propongan el camino del empleo digno, porque nuestra ciudad podrá verse atravesada, a veces, por más o menos dificultades, pero nunca perderá el espíritu emprendedor que es constitutivo de su historia y su identidad”, enfatizó la intendenta.

La UOM convoca a una movilización para el 7 de junio por la defensa de los puestos de trabajo

El sector metalúrgico se vio golpeado en las últimas horas luego de los anuncios de las fábricas Gafa y Acindar de reducir en un amplio porcentaje el personal de planta. En el caso de la primera, la empresa firmó el martes la suspensión de 360 trabajadores, mientras que la última anunció un cierre de turno a partir del próximo 31 de julio, lo que afectará a unos 30 empleados.

A raíz de esta situación, la Unión Obrera Metalúrgica en conjunto con el Movimiento Sindical Rosario convocaron a una movilización para el martes 7 de junio, a las 15, en la plaza Montenegro en reclamo por el crítico momento de la industria, los puestos laborales y el veto presidencial a la ley antidespidos.

Según advirtió a este diario el asesor legal de la UOM de Rosario, Pablo Cerra, la situación de Acindar es la más preocupante ya que anuncia un futuro poco prometedor con relación a la continuidad de la fábrica. “Estamos en alerta. Consideramos que la empresa está haciendo una desinversión tendiente al cierre de la planta. Si hoy puede prescindir de un turno, nada nos asegura que no pueda continuar con los recortes”, señaló Cerra, quien advirtió que la empresa no dejó en claro los motivos de la reducción que, en apariencia, se debería a la escasa productividad de la firma.

Acindar trabaja actualmente con tres turnos, ocupando a 300 trabajadores. De los 30 afectados, ya fueron 11 los que aceptaron los retiros voluntarios. En tanto, este viernes, a las 10, tendrá lugar una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo para tratar de rever la decisión de la empresa. “Más allá de objetar los retiros porque significan una pérdida de trabajo, no vamos a aceptar despidos directos”, sostuvo Cerra.

En cuanto a la fábrica Gafa, el abogado de la UOM señaló que si bien el gremio objeta las suspensiones “respeta la voluntad de los trabajadores que en asamblea aceptaron la adaptación con un pago del 90% sobre las zonas no trabajadas”.

La medida afectará a 360 trabajadores, de los mil que completan el plantel, por un período de 90 días rotativos a partir de junio. Es decir que la suspensión no alcanzará a todos los trabajadores de manera igual, ya que algunos concurrirán a la fábrica cada 15 días mientras que otros lo harán mes por medio. No obstante, según se acordó en asamblea, todos cobrarán el 90 por ciento del salario durante ese período de suspensión. “Este acuerdo no afecta al trabajador tanto en lo económico sino en lo dignificante en relación con el deber de ocupación en la empresa y el hecho de cobrar sin estar ocupado”, concluyó Cerra, al tiempo que aseguró el compromiso de Gafa para retomar la actividad de manera normal a partir de septiembre.

Comentarios