Ciudad, Edición Impresa

"se demorarán obras significativas para la ciudad”

Fein celebró aprobación de temas clave pero lamentó que no se tratara el endeudamiento

El Concejo decidió no pasar a cuarto intermedio y concluyó ayer pasadas las 4 la última y maratónica sesión del año.


La maratónica última sesión del Concejo Municipal dejó un sabor amargo para el Ejecutivo. Es que si bien tuvieron luz verde dos grandes preocupaciones con la aprobación del Presupuesto 2017 y la extensión del contrato para la disposición final de grandes volúmenes de residuos en Ricardone –vigente hasta el 31 de diciembre con la firma Resicom– no avanzó el pedido de autorización para contraer deuda por 200 millones de dólares, que recién se tratará en febrero o marzo. “Se demorarán obras significativas para la ciudad”, lamentó la intendenta Mónica Fein, quien recordó que el endeudamiento tenía destino fijo: extensión de la red de trolebuses, pavimentación definitiva de sectores de la ciudad y capitalización del Banco Municipal para líneas de crédito para pequeñas y medianas empresas.

El Palacio de los Leones pretendía endeudarse en unos 3.200 millones de pesos para aplicar al plan de pavimentación a nivel definitivo de 1.000 cuadras anunciado en el inicio del segundo mandato de Fein, ya contenido en el Presupuesto 2016 y en el discurso de apertura de sesiones.

Además, el otro destino del empréstito iba a ser la restauración de las líneas de transporte eléctrico que cubrían el corredor norte-sur: hasta la década del 80 funcionaron la H, que iba desde plaza Sarmiento hasta el final de bulevar Rondeau, y la M, que cubría el recorrido desde la Terminal de Ómnibus hasta calle Muñoz por avenida San Martín.

El tercer final es la capitalización del Banco Municipal para respaldar con líneas subsidiadas la reconversión de las pequeñas y medianas empresas de la ciudad evitando situaciones de crisis por los nuevos esquemas de costos energéticos, suba de insumos y achicamiento del mercado interno. No prosperó, aunque sí se aprobó una menor, la capitalización con fondos del Estado provincial para reforzar los llamados Créditos Verdes, para reducir costos clave a partir del ahorro energético, pero cambiando la matriz interna de consumo.

Con todo, en cuanto al endeudamiento que se tratará en 2017, bloques opositores, los más permeables a acompañar –aunque por un monto menor– la autorización, buscan colar también una línea de créditos –hoy sólo vigente a nivel nacional– para la construcción de viviendas sociales. No hay precisiones, pero algunas versiones, las más ambiciosas, sugieren una suerte de Procrear, claro está, a escala mucho menor.

“Son obras significativas en la ciudad, que permitirían terminar con tantas cuadras de pavimento precario y hacer el definitivo, mejorar las líneas de trole y potenciar y capitalizar nuestro banco”, sostuvo Fein, quien se mostró esperanzada en que en febrero –cuando el Concejo sesionará en extraordinarias– se apruebe la autorización de endeudamiento.

De todos modos consideró que la larga jornada deliberativa que terminó a las 4 de la madrugada de ayer fue “una muy buena sesión” en la que se dio luz verde proyectos vitales. “Se aprobaron más de seis ordenanzas, el presupuesto, un endeudamiento de equipamiento que vamos a tener para el municipio, otro con la provincia para equipar la maternidad del Roque Sáenz Peña”, celebró.

“Tengo expectativas que Rosario, como están haciendo el resto de las ciudades, Córdoba, Río Cuarto, y casi todas las provincias, pueda asumir, como lo ha hecho otras veces la propia ciudad, un endeudamiento que permita ir más rápido con las obras”, marcó.

Y dijo que confía que el Concejo estará a la altura: “Acompañará para que se pueda concretar este pedido de la Municipalidad y podamos ir más rápido, como lo hace una familia que necesita comprar una casa y saca un crédito: en este caso la casa sería toda la ciudad de Rosario”, comparó.

Si bien se había logrado acuerdo para tratar la mayoría de los temas que interesaban al Ejecutivo, el tema del endeudamiento llegó a poner en jaque la sesión misma, la segunda de las dos que se aprobaron como prórroga y la última del año, al punto tal que el interbloque oficialista admitió dejar el tema de la deuda para febrero/marzo, y así destrabar otros y acuciantes temas.

Así, recién pasadas las 19 del jueves se lograba quorum para que comenzara a sesionar la comisión de Presupuesto y después continuaba Gobierno. Horas antes, pasado el mediodía, un plenario de comisiones encabezado por Servicios Públicos daba despacho a la extensión del contrato con Resicom, para la disposición final de residuos en el relleno sanitario de Ricardone. Allí también, de todos modos, la intención oficial tuvo que ceder: la prórroga se habilitó por un año, con las condiciones de que durante 2017 se extremen los controles sobre el cumplimiento del contrato de concesión y que en los próximos 180 días a partir de la vigencia de la extensión se gire al cuerpo legislativo el nuevo pliego de llamado a licitación.

Con todo, con la aprobación del presupuesto también se actualizó la Ordenanza General Impositiva, contemplando el aumento de tasas “menores”, como la de Cementerios, entre otros tributos.

El Presupuesto 2017 obtuvo 27 votos a favor y sólo uno en contra, de la edila Celeste Lepratti, del Frente Social y Popular; en tanto la Ordenanza General Impositiva fue aprobada por 26 votos a favor y 2 en contra: además de Lepratti, lo hizo María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular.

En tanto casi una docena de ediles opositores votaron negativamente un conjunto de artículos del presupuesto que admitían que fondos con cargo específico, esto es, destinados a programas u obras puntuales, puedan ser utilizados con otros fines si no son ejecutados. Esos “superpoderes” –como los llamaron los ediles más críticos– para la Secretaría de Hacienda municipal fueron acompañados por 17 votos a favor y tuvieron 11 votos en contra.

Ayuda al trabajo periodístico

El Concejo Municipal aprobó en su sesión de ayer el proyecto de ordenanza presentado por la concejala Marina Magnani, del bloque Unidos y Organizados-FPV, que establece el beneficio de estacionamiento sin cargo para aquellos vehículos asignados a coberturas periodísticas.

La norma establece la creación de una licencia que exceptúa al pago de estacionamiento medido, que se otorgará de forma gratuita a cada entidad productora de servicios de comunicación audiovisual que se encuentre registrada en la Secretaría de Comunicación del municipio.

“Creemos que el derecho social a la diversidad de voces es un elemento indispensable en la construcción democrática. En tal sentido buscamos favorecer en primer lugar a los medios comunitarios, cooperativos, institucionales, vinculados a asociaciones civiles y ONG, y a los pequeños emprendimientos comunicacionales, con una medida que apunta a garantizar la producción de contenidos, independientemente de la capacidad económica con que cuenten”, remarcó Magnani.

La licencia para estacionar que podrán obtener los medios tendrá una validez de 12 meses, con posibilidad de renovación indefinida, y deberá tramitarse ante la Dirección General de Técnica y Logística de Tránsito.

El referente del Frente para la Victoria-PJ en Rosario Matías Fernández celebró la aprobación de la ordenanza, que –postuló– “facilita el trabajo periodístico y la pluralidad de voces, que es fundamental para que la población pueda tener canales de expresión y distintas opciones para informarse”.

“Nuestro compromiso es trabajar todos los días para mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de la ciudad, con el acento puesto en los que más necesitan”, resaltó Fernández.

Comentarios