Ciudad, Coronavirus

Cuarentena

Fase 4: cómo fue el debut de la apertura de comercios en Rosario

Desde la municipalidad valoraron el funcionamiento de los protocolos y dijeron que hubo entre 20 y 30 por ciento de recaudación en relación a un día normal. Para las asociaciones de comerciantes, el paro de transporte impidió mayor circulación y ventas pero esperan remontar poco a poco.


La fase 4 de la cuarentena administrada debutó este lunes en Rosario y desde el Municipio hicieron un balance positivo de la primera jornada. El secretario de Desarrollo Económico y Empleo, Sebastián Chale, estimó que las ventas fueron de entre un 30 y un 40 por ciento en relación al funcionamiento normal previo al aislamiento. Los horarios de atención no se cambiarán por el momento. Desde las distintas organizaciones que nuclean a paseos comerciales de la ciudad también se mostraron optimistas con la primera jornada aunque fueron cautos con los números. Es que el paro de transporte hizo que no haya tantas personas circulando y que las ventas no fueron las esperadas. Destacaron el buen funcionamiento de los protocolos y el respeto de las normas de seguridad e higiene, tanto de comerciantes como de clientes. Esperan que las ventas suban poco a poco para que los comercios puedan afrontar la crisis que generó la pandemia mundial de coronavirus. En calle San Luis las ventas representaron un 25 por ciento de un día normal, mientras que en el centro hubo un 45 por ciento de movimiento, no así de ventas. Las y los comerciantes de avenida Pellegrini aún esperan para recuperarse. La mayoría son del rubro gastronómico y trabaja con delivery, del que recauda entre un 8 y un 15 por ciento en relación con la facturación previa a la cuarentena.

La entrada de Rosario en la fase 4 fue a través de la apertura de nuevos rubros de la economía, la atención al público dentro de los comercios y la habilitación para que niñas y niños puedan salir a hacer compras con padres y madres. La premisa en esta etapa que dura hasta el 24 de mayo es que la circulación de personas no supere el 70 por ciento. Para eso, la apertura es por horarios: los bancos funcionan de mañana de 8.15 a 13.15 y los comercios de tarde, de 13 a 19. Si bien el lunes comenzó la nueva modalidad, la actividad comercial fue menor a la prevista por el paro de transporte de la UTA que hizo que muchas personas no puedan ir a las zonas comerciales de la ciudad, tanto para comprar como para trabajar.

La palabra del municipio

El secretario de Desarrollo Económico y Empleo de la Municipalidad, Sebastián Chale, explicó que el lunes la reapertura de comercios recaudó entre 20 y 30 por ciento en relación a los días previos a la cuarentena. Y aclaró que por el momento no se modificará el horario de funcionamiento.

“Fue un día satisfactorio. El principal objetivo era asegurar que se cumpliera con el protocolo en cuanto al factor ocupacional en el interior de los locales y que las esperas de los clientes se realicen en las veredas. Eso se cumplió muy bien. No hubo necesidad de intervenir para llamar la atención de los comerciantes o clientes”, dijo Chale en a LT8.

El secretario explicó que el paro de transporte hizo que mucha gente se moviera en su barrio, algo que buscan mantener desde el municipio cuando vuelvan los colectivos para evitar una gran concentración en el centro de la ciudad.

Para la primera jornada hubo un refuerzo del personal de las áreas de control y de la secretaría que entregaron material informativo y dieron recomendaciones generales. “También vimos mucha limpieza en los comercios porque estuvieron cerrados bastante tiempo y no tuvieron tareas de mantenimiento”, agregó Chale.

“En calle San Luis hubo más venta mayorista por comercios del interior que ya llevan más días abiertos. Eso tiene otra inercia o velocidad de recuperación. Ropa para chicos fue un rubro muy demandado con el cambio de estación. Ayer también se reabrió la industria del calzado que tiene mucha presencia en Rosario, donde también habrá un cambio progresivo en la oferta. Observamos colas en las tiendas de electrodomésticos, probablemente mucha gente pagando cuotas y no tantas para la compra. También en accesorios para celulares que es un rubro que tiene una demanda sostenida”, dijo sobre las ventas.

Cómo fue para los comercios

Miguel Rucco, de la Asociación de Comerciantes de calle San Luis, dijo que las ventas fueron de alrededor de un 25 por ciento en relación a un día normal. “En gran parte dependemos del transporte público y hacer un análisis está sujeto a la movilidad que los colectivos generan, tanto de empleados como de gente que va a comprar, que hizo que haya menos movimiento que el esperado. Más allá del análisis de ese factor, después de tanto tiempo cerrado estábamos con esperanzas de que la gente se acerque a comprar, pero vimos que muchos salen a pasear más que a comprar. Pedimos que la gente sea responsable y salga a comprar, no a pasear con toda la familia, para evitar la aglomeración de gente”, dijo, y agregó: “Los chicos necesitaban salir, las jugueterías están de a poco empezando a moverse porque buscan juegos para el encierro. Pero apelamos a la responsabilidad de los padres en estas salidas”.

“No queremos retroceder, queremos cumplir con todo lo que se nos pide para recuperar la ampliación del horario y volver a la mañana que es cuando más se vende. Mucha gente compra cuando sale a hacer bancos. Entendemos la división de horarios para que no haya tanta gente pero esperamos ir avanzando hasta poder abrir desde más temprano”, agregó Rucco.

Según el representante de los comerciantes de San Luis, el paro hizo que haya más tiempo para acomodarse a la nueva modalidad, que se suma al delivery que ya habían incorporado. “Nosotros necesitamos vender. La economía de los comercios venía mal y con esto nunca va a volver a ser como antes. Veníamos de dos años con un 20 por ciento menos de ventas y ahora recaudamos un 75 por ciento menos. Con ese nivel no alcanza para pagar los gastos. Estamos pagando sueldos y servicios para que no los corten. Con los alquileres lo mismo, hay gente que todavía debe abril y mayo”, dijo.

En Pellegrini la nueva fase no impactó de manera masiva porque la mayoría de los comercios son de rubro gastronómico. Según Alejandro Pastore, de la Asociación Paseo Pellegrini, la recaudación con el servicio de delivery y venta desde la puerta es de entre un 8 y 15 por ciento.

Saúl Eluk, referente del centro comercial de Echesortu, dijo que abrió el 99 por ciento de los locales. En esa zona hubo mucha gente en la calle y se respetaron los protocolos y el distanciamiento en las filas. Eluk pidió en representación de sus colegas mayor asistencia y asesoramiento para tramitar los protocolos y las normas exigidas; también se lamentó porque algunos locales tuvieron que cerrar por el efecto de la pandemia.

Lo mismo dijo Fabio Acosta, titular de la Asociación Casco Histórico. “Estuvimos en un 45 por ciento en cuanto al movimiento de gente y esperamos ir escalonando hasta llegar a un 60 por ciento en los próximos días. Hubo demarcación de la distancia social en los pisos de las galerías y hasta en las peatonales. Notamos que hubo una firme voluntad de sostener las medidas en la gente. Lamentamos que hubo comercios que no pudieron reabrir por la crisis”, dijo Acosta, y agregó que lo que más se vendió fue ropa deportiva, de bebé y celulares.

Comentarios