Mundo, Sociedad

tiempo de paz

Farc construye poblado ecológico y sustentable en Colombia

El proyecto, en el que trabajan 300 rebeldes junto con 100 civiles, incluye también aulas, invernaderos, enfermería y facilidades para que quienes vivieron en la selva sigan cerca de ella.


Norbey Hernández no dormía en una cama desde hace 21 años, pero esta semana eso cambió: este guerrillero, su pareja y la bebé de ambos fueron los primeros en ocupar una de las 250 casas que las Farc construyen en Colinas, sur de Colombia.

El proyecto de urbanización, en cuya construcción trabajan 300 rebeldes junto con 100 civiles, incluye también aulas, invernaderos, enfermería y otras facilidades para que quienes vivieron años en la selva sigan cerca de ella en tiempos de paz y aprovechen sus recursos, de manera ecológica y sustentable.

Ubicada en el departamento de Guaviare y concebida inicialmente como espacio de alojamiento temporal para las Farc, Colinas es una de las 26 zonas donde unos siete mil guerrilleros están concentrados para dejar sus armas y volver a la vida civil, en cumplimiento del acuerdo de paz que pone fin a medio siglo de conflicto armado.

Pero también se está convirtiendo en el sueño de casi 500 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc, marxistas) en esta localidad: hay una casa para cada dos rebeldes, que compartirán con su pareja o algún otro compañero.

“Hace 21 años no dormía en una cama, hoy me siento feliz”, dice Hernández, de 34 años, mientras termina de mudarse a su casa junto con su pareja, a quien conoció en las filas, y su bebé.

Con dos habitaciones y un pequeño recibo, la casa es la única que ya tiene pintadas sus paredes y colocadas sus puertas y ventanas. Todas serán iguales.

“La prioridad de arrancar adelante con la casa mía fue la niña. Donde estamos es muy frío, la montaña es muy fría y los niños se enferman”, asegura la mujer, refiriéndose al área cercana donde armaron refugios con lonas entre los árboles, como en tiempos de guerra.

“Ya que tenemos la casita, ya que va a haber oportunidad de trabajar acá y todo, pues la idea es quedarnos”, dice Hernández.

Alrededor, la actividad es incesante: unos hacen bloques, otros cortan madera, algunos aprenden trucos de los empleados civiles.

Intimidad y vida colectiva

Los comandantes Iván Alí, del Estado Mayor Central de las Farc, y Mauricio Jaramillo, de la cúpula máxima de la guerrilla, fueron los principales diseñadores del poblado.

“Para el desarrollo de todo este proyecto partimos de la palabra normalización”, tomando en cuenta que los guerrilleros han “sacrificado muchas cosas, como la intimidad”, explica Alí.

“Para alguien que no tuvo paredes nunca en su casa, alguien que tenía una vida colectiva, había que conseguir el espacio (personal) y que conservara lo mejor de su vida anterior: que era la vida colectiva”, dice.

Jaramillo detalla, en tanto, que los cultivos serán “agroecológicos”, incluidas las 10 hectáreas en que proyectan instalar invernaderos, y que las porquerizas tendrán “biodigestores que produzcan energía”. También quieren vetar la entrada de motos y autos al “pueblito”, como le llama.

Tienen casi todo previsto: agua de un afluente cercano, sitios deportivos. Sólo queda resolver la conectividad telefónica, porque no llega señal. También hay preocupaciones de seguridad por la “histórica presencia de paramilitares” en la zona, según cuentan, aunque sin pensar en irse a vivir a otro lugar.

“Aquí es donde vamos a hacer una nueva vida, es donde vamos a tener nuestros hijos y a seguir trabajando en el partido” político que surja tras la entrega de armas, que se prevé concluya el 20 de junio, dice Yuli Rodríguez, de 29 años.

Repúblicas independientes

Aunque las zonas de concentración fueron pensadas como temporales y levantadas en terrenos arrendados, en muchas, los guerrilleros tienen intenciones de instalarse. Un tema que ha causado polémica y que llevó en marzo pasado a ex militares a pronunciarse contra la creación allí de “repúblicas independientes”.

El gobierno adelantó entonces que se estudiarían opciones para reconvertir esos lugares, aunque ya sin las medidas de seguridad y acompañamiento internacional actual.

Más recientemente, el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, habló de aprovechar “la infraestructura” que se ha construido. “Lo que importa es cómo convertimos esto en verdaderos espacios de capacitación para las Farc, para los campesinos que viven por acá y no tienen acceso absolutamente a nada”, dijo el funcionario, sin dar detalles.

El comandante Alí negó que las Farc quieran atrincherarse allí y vivir al margen de la sociedad: “¿Quién dijo que nosotros nos vamos a cerrar? (…) Si decimos que somos pueblo es porque tenemos que estar abiertos al pueblo”.

En Colinas, el poblado está proyectado para albergar hasta unas mil personas, previendo que crezcan las familias guerrilleras: algo que ha ocurrido durante el proceso de paz y que en esta zona se traduce en la presencia de 15 bebés y 18 embarazadas.

UN BALDAZO DE AGUA FRÍA

Como un baldazo de agua fría cayó el comunicado del frente primero de las Farc contra el proceso de paz. El acuerdo sobre el fin del conflicto y la entrega de armas, la orden del secretariado a las tropas de renunciar a la extorsión, los ajustes al acuerdo de participación política y la movida para adecuar las zonas de concentración fueron algunos de los anuncios para la concreción del proceso. Sin embargo, algunos interrogantes rondaron la negociación: ¿Seguirían disciplinariamente todas las estructuras de las Farc lo pactado en la Habana? El último 10 de junio, el histórico frente primero de las Farc puso el primer problema sobre la mesa con un comunicado: “Hemos decidido no desmovilizarnos, continuaremos la lucha por la toma del poder por el pueblo y para el pueblo. Independientemente de la decisión que tome el resto de integrantes de la organización guerrillera. Respetamos la decisión de quienes desistan de la lucha armada, dejen las armas y se reincorporen a la vida civil, no los consideramos nuestros enemigos”.

Agencia AFP

Comentarios