Ciudad

Pasión por el viejo vehículo

Fanáticos del Rastrojero que cambian piezas y recuerdos

Un grupo de Facebook logró reunir a 10 mil usuarios de todo el país. Rompieron la barrera virtual y organizan encuentros para compartir experiencias y su amor por el vehículo. Celebraron el anuncio del nuevo modelo que se hará en Rosario, pero criticaron que el motor sea eléctrico


“El Rastrojero llegó por casualidad a mi vida. Gasta poco y es fácil de mantener. Nunca se rompe. Cuando te das cuenta de eso lo empezás a querer”, cuenta Caggiano a El Ciudadano.

Juan Caggiano tuvo su primer Rastrojero a los 25 años. Fue un regalo del papá, que a sy vez lo había heredado de su abuelo, quien lo usaba para trabajar el campo en Entre Ríos. Lo trajo a Rosario para arreglarlo y lo bautizó Barón Rojo, como el piloto alemán de la Primera Guerra Mundial, porque cree que es fuerte y noble. Necesitó buscar repuestos en Internet y dio con un foro de fanáticos que intercambiaban opiniones de mecánica. En los últimos diez años Caggiano impulsó un grupo de Facebook que hoy tiene 10 mil usuarios de todo el país. Cambiando la frase de Diego Maradona, se llama El Rastrojero no se mancha, donde comparten fotos, consultas, intercambian piezas y repuestos. No queda en lo virtual. Por ejemplo, el fin de semana del 25 de mayo, unos 60 usuarios viajaron en caravana hasta Mendoza y convivieron durante tres días en los que compartieron asados, cata de vinos y charlas sobre el Rastrojero, al que algunos consideran un miembro más de la familia. Planean repetirlo en Rosario a fin de año.

El grupo celebró el proyecto para volver a fabricarlo, pero criticaron que el nuevo Rastrojero lleve motor eléctrico: les pareció caro y poco útil para los trabajadores de campo, a quienes el modelo va apuntado.

“El Rastrojero llegó por casualidad a mi vida. Gasta poco y es fácil de mantener. Nunca se rompe. Cuando te das cuenta de eso lo empezás a querer”, cuenta Caggiano a El Ciudadano.

De familia

El primer auto de Caggiano fue un Ford A 1928. Se lo regaló el padre cuando cumplió 15 años. De él heredó la pasión por los autos antiguos que hoy coleccionan en familia: un Jeep Willys que el Ejército de Estados Unidos usó en 1041; un Torino 380W fabricado en la década del 60; y un Chevrolet 39. El único que está en uso diario es el Rastrojero del abuelo. El mecánico de 35 años lleva a su hija de 4 años al jardín y confiesa que a ella le encanta el Barón Rojo.

“Ella le dice camión. La subo desde que nació. Es parte de su vida. Es distinto, hace otro sonido y eso le llama la atención. Manejo en la ciudad y en la ruta. Me dio mejor resultado que cualquier otro auto. En invierno tenés frío y en verano calor, pero cuando me subo confío en que me va a llevar. Me generó tanto cariño que pasó a ser parte de la familia”, explica y cuenta que lleva armados unos 30 Rastrojeros.

No se mancha

“La pelota no se mancha”, dijo Maradona cuando se despidió del fútbol en noviembre de 2001. Para los fanáticos del vehículo argentino, el Rastrojero tampoco por lo que decidieron nombrar uno de los grupos de Facebook con más usuarios del país. Comparten historias, fotos y preguntas sobre el vehículo fabricado durante la década de 1950.

Caggiano administra el grupo junto con Sergio Lizana, el organizador del último encuentro que se hizo en Mendoza.
Participaron unos 60 usuarios de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y San Juan que llegaron en una caravana de 33 Rastrojeros. El encuentro duró del 25 al 27 de mayo en la ciudad mendocina de San Carlos. Los aficionados compartieron charlas, lo usaron para subir las montañas y participaron del desfile del acto oficial por el Día de la Revolución. La idea es repetirlo para fin de año en Rosario.

Lizana vive en San Martín, Mendoza. Tiene 48 años, tres hijas y es empleado público. El Rastrojero que maneja estaba en la casa desde que nació. Según contó, siempre hubo dos o tres en la casa. El primero lo compró el abuelo en 1962 para viajar a Bahía Blanca, Córdoba y La Pampa a vender verduras, granos y carbón.

En la actualidad, él lo usa para pasear y viajar a los encuentros de aficionados. Al igual que Caggiano, lo eligió por lo económico y el poco mantenimiento que necesita. “Es parte de la familia. El último que se fabricó fue en la década de 1980, pero hay muchas personas que lo siguen usando. Ninguna otra marca logró reunir tantos seguidores. El Rastrojero tiene algo especial, es un sentimiento que me permitió conocer otros seguidores. Está más vivo que nunca”, opina.

Nuevo modelo

Después de 66 años del primer Rastrojero, un ingeniero llamado Carlos Ptaschne planea relanzarlo. Tal como publicó este medio, la nueva versión respetará el diseño original y le sumará tecnología a través de un motor eléctrico. El objetivo es fabricarlo con un bajo costo en una planta cercana a Rosario, y estiman que saldrá a la venta recién en 2025.

Para los usuarios del grupo de Facebook es positivo el relanzamiento, pero cuestionaron que el motor sea eléctrico. “Es bueno que se fabrique en el país porque genera trabajo. El problema es que en las zonas rurales la electricidad es cara y no es constante. Entiendo que es lo que se viene, pero tenemos que darle una solución al trabajador del campo. Debería fabricarse con la opción de un motor a diésel o con GNC”, opina Caggiano.

Para Lizana fue una buena noticia, pero le gustaría que el motor se fabrique en el país. “En los 80 iban a hacerlo, pero cerró la fábrica. Me gustaría que el motor se diseñe y produzca en Argentina para respetar la esencia del vehículo. Sería hermoso que salga el nuevo Rastrojero con motor nacional”, dice.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios