Policiales, Últimas

Causa judicial

Falta de mérito en la investigación a tabacalera local que fue allanada en 2019

Luego de dos años de instrucción y habiéndosele recibido declaración indagatoria al presidente de la empresa, el mismo fue desvinculado. La Justicia ordenó la restitución de absolutamente toda la mercadería y tabaco que fuera oportunamente cautelado


La Justicia Federal dictó la falta de mérito a Darío Ippolito, titular de la fábrica Bronway Tabaco S.A, quien era investigado por presunta adulteración, evasión impositiva, contrabando, acopio y venta fraudulenta de cigarrillos. En diciembre de 2019, personal de la Policía Bonaerense realizó diez allanamientos ordenados por la fiscalía federal de Hurlingham a cargo de Santiago Marquevich.

La investigación comenzó en diciembre de 2018, cuando Marquevich solicitó allanar la fábrica Bronway Tabaco S.A dedicada a la fabricación de cigarrillos Dolchester y Pier. Y fue a partir de una denuncia anónima telefónica generada en la DDI de Morón donde se anunciaba que dos kioscos e esa localidad vendían cigarrillos adulterados de esa firma. Según indicaron voceros de la empresa, la denuncia los sorprendió ya que formularon cerca de 20 denuncias penales ante la Justicia Federal para que se investigue la falsificación de sus productos sin que la justicia haya avanzado. “No investigaron nuestras denuncias, pero por una denuncia anónima y por dos pequeños negocios en el conurbano bonaerense se allana una firma de este calibre. Es como si por dos remeras truchas de la salada se dispusiera allanar la fábrica de Adidas”, sostuvieron desde la empresa.

También destacaron que esta denuncia y lo que movilizó les pareció sugestiva. Desde hace tiempo los titulares de la empresa sostienen desde hace tiempo un conflicto judicial contra los dos monopolios tabacaleros que acaparan el 92% del mercado nacional por la aplicación de la ley de impuestos internos,  que traba la posibilidad de vender un producto de calidad a un precio accesible y popular, máxime cuando la sede central de una estas tabacaleras se encuentra precisamente en la localidad de Hurlingham.

Para la empresa también les resultó sospechoso que un portal de noticias de Buenos Aires anunciaba la clausura de la fábrica y la detención de directivos y empleados “situación que era absolutamente falsa y que motivo una reacción ante la Justicia Federal por parte de los abogados de la empresa”.

Además los titulares de la firma denunciaron una serie de irregularidades detectadas; por ejemplo en el retiro de mercadería  (cajas) por parte de Gendarmería Nacional que se hallaban en depósito judicial sin la confección de las respectivas actas de secuestro, lo que quedó asentado en cámaras de seguridad, o la rotura de fajas en las cadena de custodia, situaciones que fueron sistemáticamente denunciadas.

La situación de máxima tensión llegó cuando a entender de la defensa desde la Fiscalía difundieron la foto de la cara del presidente de la empresa que formaba parte de una foja del expediente judicial, para dar a conocer a algunos medios periodísticos que se había requerido el llamado a indagatoria del mismo.

La defensa de la empresa sostuvo que durante la investigación se peritaran por parte de la casa de la moneda un número superior a los 6 millones de instrumentos fiscales de control que se encontraban adheridos a los paquetes de cigarrillos  stockeados, que fueran secuestrados y en planchas de estampillas arrojando que eran auténticos y que los paquetes de cigarrillos adulterados que habían sido hallados en kioscos de Morón no habían sido confeccionados por las máquinas de la empresa según dictaminaron los peritos.

“Luego de dos años de instrucción y habiéndosele recibido declaración indagatoria al presidente de la empresa, el mismo fue desvinculado penalmente por parte del Juzgado Federal de Morón en la cual se dispone la falta de mérito del mismo. Que además se ordenó la restitución de absolutamente toda la mercadería y tabaco que fuera oportunamente cautelado.

Desde el directorio  de la tabacalera indicaron los severos perjuicios económicos y financieros a partir esta investigación sin sustento, que por ejemplo derivó en el cierre de cuentas bancarias de entidades y la pérdida de clientes como así también el sistemático ataque judicial en distintas jurisdicciones del país a partir de denuncias anónimas.

Bronway tiene su planta en Nuevo Alberdi y brinda trabajo a más de 200 empleados en forma directa y otros mil en forma indirecta. Y en produce tabaco económico, que en época de crisis tienen una alta demanda en los kioscos.

 

Comentarios