País, Últimas

El cooperativismo, de luto

Falleció Hugo Montero, cofundador de la Revista Sudestada

Había nacido en Claypole en 1976 y egresado de periodista en la Universidad de Lomas de Zamora. Además de llevar a adelante el proyecto autogestivo, escribió diversos libros


Por Pulso Noticias

Un profundo pesar se comienza a sentir en el periodismo y entre la militancia progresista y de izquierda al empezar a conocer el fallecimiento de Hugo Montero, periodista de 45 años y cofundador de la revista Sudestada. Según publicó Pulso Noticias, falleció en la madrugada del lunes luego de estar internado por un problema cardíaco.

Montero también escribió una gran cantidad de notas periodísticas e investigaciones en general vinculadas a las organizaciones armadas de los 70´. Nació en Claypole, estudió en la UNLZ y desde hace quince años fue fundador y co-director de la revista Sudestada, junto con sus amigos Walter Marini e Ignacio Portela, que marcó un antes y un después en lo referido a proyectos periodísticos independientes y autogestivos.

Es autor de “Por qué Stalin derrotó a Trotsky” (2009), “Oesterheld. Viñetas y revolución” (2013) y co-autor de la biografía de Fabián Polosecki, “Polo: el buscado”r (2006) y de Rodolfo Walsh. “Los años montoneros” (2010), junto con Ignacio Portela. También la biografía de Frida Kalho junto a Vanesa Jalil, la del rapero WOS, de Jorge Massetti, de Agustín Tosco, de Fidel Castro, un libro sobre Palestina, otro “De Nicaragua A La Tablada” . Todos en Editorial Sudestada.

Desde las redes sociales de la revista Sudestada, se realizó un sentido escrito en relación a Hugo:

Jamás pensamos escribir estas líneas, pero hoy nos toca llorar la pérdida de un amigo, de un compañero, de un luchador incansable por un mundo más justo, socialista, rebelde. No caemos, no vamos a caer. No es una pérdida más, se nos va el mayor de los imprescindibles de nuestra generación. Alguien que eligió el camino de la construcción colectiva por encima de cualquier individualidad. Alguien a quien el ego le parecía la peor de las vanidades. Un tipo intachable, amigo y militante, luchador pensativo que siempre elegía la palabra justa, que mantuvo una línea política en el decir y en el hacer. Que nos enseñó a mirar la realidad desde el mameluco de los laburantes, de los que no tienen nada, de los excluidos. Alguien que nunca se paró a defender a ningún patrón ni político berreta con ganas de hacer carrera en el inmundo lodo de lo que mucho getón llama “hacer política” ni sostuvo esa idea berreta de “hacerle el juego a la derecha”. Hoy no alcanzan las palabras para recordar al amigo que supo hacer de las calles de Claypole y Calzada su lugar en el mundo, que sus hijos, amigos y familiares hoy lo lloramos con la triste alegría de haber compartido algunos mates, muchas discusiones y tantas aventuras. Hoy no alcanzan las palabras, el hueco en la redacción jamás podrá llenarse porque nadie te llega ni a los tobillos, amigo. Lo sabías y nunca abusaste de tu ingenio infinito. Siempre apostaste a no ser conservadores en nada. Ni a quedarse en la comodidad de la verdad revelada, abriste la puerta a decenas de compañeras y compañeros que a tu lado se formaron como personas y profesionales. Hoy ninguna palabra puede describirte, apenas esbozar líneas que no tienen sentido porque nada volverá a ser como antes. Hoy tu universo, nuestro universo se volvió gris y nada va a cambiarlo. “Lo más importante está ahí nomás” escribiste ayer desde tu teléfono. Hasta tus últimas horas nos mostrabas lo que es imperceptible a nuestros ojos.
Hasta la victoria siempre Hugo querido, tu siembra de honestidad y compromiso no fue en vano. Siempre estarás en nuestros corazones. Venceremos!”

Comentarios