El Hincha

Básquet

Falleció Guillermo Burelli, una leyenda del básquet rosarino en su rol de entrenador y formador

El ex técnico fue protagonista de muchos éxitos pero se destacó por generar grandes jugadores para el básquet. Dolor y homenaje en su recuerdo


Se fue una leyenda del básquet rosarino. Desde su rol de jugador, entrenador y formador, Guillermo Burelli hizo historia en el básquet de la ciudad y de la provincia, y para muchísimos jugadores fue quien les inculcó el amor por el deporte. Uno de los viejos maestros, de los que serán recordados para siempre.

El prestigioso ex entrenador falleció este sábado luego de batallar contra el coronavirus, que una semana atrás también había causado la muerte de su esposa. Así lo confirmó su hija Viviana con un sentido mensaje en redes sociales: “Ahora sí viejo, te fuiste. Pero esperaste que pudiéramos estar todos juntos. Hasta que nos volvamos a ver…”

Y de esta manera también abrió la chance a todos los que lo quisieron para despedirlo. “A esa cantidad inmensa de gente que te admiró y te quiso, ahora sí es el momento de despedirlo”, completó Viviana sobre su padre, que fue referente tanto de Libertad como de Provincial.

“Guillermo para mí en su momento fue mi segundo padre. Había fallecido mi viejo cuando tenía 20 años y él me enseñó un montón de cosas, me dio valores, me dijo lo que estaba bien, lo que estaba mal, lo que era esta profesión. Me enseñó mucho técnicamente porque fue una eminencia en su momento pero más me enseñó de valores”, se emociona Enrique Lancellotti desde Ceres. “Él es el padre de esa cantera inagotable que dio por los años 90 en adelante el club Provincial y ni hablar un referente de la historia del club Libertad”, agregó.

A él también se refirieron jugadores que salieron de esa cantera, como Pablo Fernández, quien explicó que lo unen a él “innumerables recuerdos” y la palabra que mejor lo define es la de “formador”.

“Fue un verdadero docente para nosotros, un adelantado en su época marcando gran parte de la historia del básquet de Provincial y haciendo escuela. Me quedan los mejores recuerdos. Todavía recordamos las rabias que le hacíamos agarrar, pero todos lo queríamos”, cuenta otro que siguió sus pasos, Lucas Vanzini.

La trayectoria de Burelli fue reconocida por la Rosarina en el pasado Final Four con un homenaje en Newell’s, un premio merecido que pudo recibir en el estadio para sentir el cariño de familiares, amigos y espectadores.

“Lo siento en el corazón. Gracias a tu insistencia y pasión me hiciste sentir el básquet como propio. Los mejores recuerdos, gracias por tanto”, escribió en redes sociales Facundo Sucatzky al enterarse de la noticia.

Y como él tantos lo despidieron con el mejor de los recuerdos. Porque vaya que Guillermo Burelli coleccionó éxitos incontables, pero la mayor de las alegrías es el afecto y el cariño de sus dirigidos. Hasta siempre.

Comentarios