Ciudad

Cayó y se clavó el manubrio

Extraño accidente con una bicicleta en zona norte

Fue a metros del inicio del puente Rosario Victoria. Una ráfaga de viento le hizo perder el equilibrio con tal infortunio que se le incrustó el caño en una pierna. Ante el riesgo de extraerlo en el lugar, la trasladaron así en una ambulancia del Sies


Una mujer que circulaba en bicicleta por calle Maiztegui, paralela al inicio del puente Rosario Victoria en el extremo norte de Rosario, perdió el equilibrio por una ráfaga de viento con tal mala fortuna que, al caer, se clavó el manubrio del rodado en su pierna izquierda.

El accidente fue pasadas las 11.30 de este miércoles justo frente a la solitaria torre de departamentos que se divisa desde lo lejos y se encuentra a metros del límite con Granadero Baigorria. En esa localidad vecina vive la mujer, que realiza a diario el mismo trayecto para atender un negocio cerca del Hospital Centenario. Este martes ocurrió lo impensado: el viento, en una zona abierta, le jugó una mala pasada, no pudo dominar la bicicleta y cayó al piso de tal manera que el manubrio se le incrustó varios centímetros en la pierna.

Habitantes del edificio que vieron el accidente avisaron al 911 y en minutos estaban en el lugar tres móviles de la Policía, una ambulancia del sistema de emergencias Sies y un camión de bomberos.

Fue tal la inserción del manubrio en el cuerpo que los médicos juzgaron peligroso extraerlo en el lugar, por lo que lo desacoplaron de la bicicleta y lo fijaron con vendas al cuerpo de la mujer para inmovilizarlo, mientras le suministraban suero. La infortunada ciclista permaneció consciente, y hasta alcanzó a pedirle a una joven que agradeciera en su nombre a los vecinos que alertaron sobre el hecho y se quedaron a su lado hasta que llegó la asistencia sanitaria. La ciclista fue trasladada al hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria.

(Noticia en construcción)

Tras el aviso de los vecinos, acudieron tres móviles de la Policía, una ambulancia del Sies y una unidad de Bomberos.
Debieron desarmar la bicicleta para trasladar a la infortunada mujer con el manubrio aún clavado, por el riesgo de extraerlo en el lugar.

Si te gustó esta nota, compartila