Ciudad

Polémica frase trajo respuesta

Extranjeros en la UNR: advierten que dichos del rector “fomentaron” la xenofobia

Estudiantes brasileños criticaron a Héctor Floriani, quién había señalado que los que llegan del exterior son un “problema” para la universidad pública


Pie de foto: Elsa Rosito, Karine y Guillerme

Karine llegó a Rosario en 2014 desde Brasilia para estudiar medicina. Era licenciada en turismo y trabajaba en un hotel cuando renunció para venir a la Universidad Nacional de Rosario (UNR), donde cursa 3° año de la carrera y da clases a los ingresantes. Guillerme trabajó como administrador de empresas en Belo Horizonte hasta 2013 para viajar por Sudamérica y conocer las universidades donde podría estudiar medicina. Eligió la UNR por la cercanía y el prestigio. Cursa 5° año de la carrera y enseña en la cátedra de medicina y sociedad. Karine y Guillerme se conocieron en la Fiesta de las Colectividades. Son parte del numeroso grupo de brasileños que vinieron a la ciudad para estudiar. Junto con sus compañeros, cuestionaron los dichos de semanas atrás del rector Héctor Floriani, que apuntó contra los extranjeros diciendo que son un “problema” para la UNR. Los nacidos en el vecino país señalaron que esa frase fomentó más xenofobia y temen por la continuidad de sus estudios. Recordaron la igualdad de derechos que establece la ley de migraciones y el aporte que hacen con sus ingresos a la economía local.

“Pretenden desviar la atención del problema que es la falta de presupuesto para echarle la culpa a los extranjeros”, dijo Karine y destacó el apoyo que recibieron de los compañeros y las autoridades de la casa de estudios. A mediados de año idearon un proyecto para asesorar a los ingresantes, sean o no extranjeros, y devolver la contención recibida.

 

Reciproco

Guillerme pide mate. Lo probó por primera vez hace cinco años y ahora lo toma todos los días. Dice que es “Brazuca”, que le gusta el fernet, el asado y que se come las eses como los rosarinos. El fútbol lo ayudó socializar y a aprender el idioma. Cuando llegó a Rosario se anotó en varios torneos estudiantiles y jugaba un picadito por día. Al tiempo se hizo hincha de Newell´s, al que sigue hasta la cancha. Durante el 1° año le costó estudiar en otro idioma, pero con la ayuda de sus compañeros logró avanzar en la carrera.

Karine llegó un año después junto con una prima. Siempre quiso ser médica pero el ingreso en Brasil es muy restrictivo.
Cuando un amigo le contó que en Rosario podía estudiar, renunció al trabajo que tenía y se mudó. Al igual que Guillerme, no sabía hablar castellano y le costaba entender las explicaciones de los docentes. Se conocieron en el club Argentino-Brasileño después de visitar una fiesta de las colectividades. Desde entonces trabajan juntos en proyectos para integrar las comunidades.

 

Fomento

Karine y Guillerme nunca fueron discriminados, pero conocen compañeros que sí. “Volvé a tu país, no vengas a robar educación”, contaron que escuchan todo el tiempo.

Los estudiantes cuestionaron las declaraciones del rector Héctor Floriani que hace dos semanas dijo que los extranjeros eran un problema y apuntó contra la falta de reciprocidad. Para ellos, después de las polémicas declaraciones crecieron los comentarios xenófobos.

“La idea de que le sacamos lugares a los argentinos es mentira. El presupuesto para educación fue recortado y nos echan la culpa a los extranjeros. Las declaraciones del rector fomentaron comentarios agresivos en contra nuestra. Buscaron desviar la atención del problema económico. Hay que ver qué intereses políticos están detrás de estas declaraciones”, dijeron los estudiantes.

Según contaron muchos de ellos se sintieron amenazados y temieron perder la posibilidad de seguir estudiando. “Tenemos compañeros que dan clases en otras cátedras y temen perder autoridad frente a los alumnos. Hay incertidumbre acerca del futuro. No sabemos cómo será el trato para los nuevos ingresantes. En la calle no nos discriminan por ser extranjeros, sólo molesta que estudiemos acá”, agregaron los brasileños y destacaron la contención recibida de parte del decano y de los compañeros argentinos.

 

Devolución

A mediados de año Karine y Guillerme idearon el grupo “protagonismo estudiantil”, un proyecto para asesorar a los nuevos ingresantes en la carrera de Medicina. El objetivo es guiarlos en los contenidos académicos y en las propuestas recreativas que ofrece la ciudad. También organizar charlas y talleres para la comunidad.

Los ingresantes pueden anotarse y llenar un formulario online que también completarán los estudiantes avanzados que se ofrezcan para tutorearlos.

Hasta el momento hay cerca de 100 ingresantes anotados de Rosario, de otras ciudades del país y extranjeros. “Queremos sembrar para el futuro. Devolverles la contención que nos dieron cuando recién llegamos. La idea es que otros estudiantes continúen el proyecto”, señaló Guillerme.

Las primeras actividades serán talleres de primeros auxilios, actividades de promoción de la salud, charlas sobre la carrera, y un taller de rescate acuático coordinado con personal de Defensa Civil.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios