País

Presupuesto 2019

Extranjero pasó por Congreso y resultó reprimido y detenido

Anil Barán vive hace dos años en Córdoba y está sin trabajo por la crisis. Llegó a Buenos Aires a hacer un trámite en la Embajada turca. “Tenía un turno y me pasó eso al final. No sabía que había una manifestación”, reconstruyó


Anil Barán es turco, tiene 27 años y vive en Argentina desde 2016, cuando se radicó en Córdoba. El miércoles llegó a Buenos Aires a hacer un trámite en la Embajada de Turquía y resultó reprimido y detenido durante horas por encontrarse cerca de la manifestación contra la sanción del Presupuesto 2019.

Ahora, el gobierno impulsa públicamente con un discurso xenófobo su deportación junto con otros tres extranjeros, dos venezolanos y un paraguayo detenidos durante la cacería de la Policía de la Ciudad durante el miércoles.

“Llegué a Buenos Aires el martes y me quedé en casa de mi amigo en La Plata. El miércoles llegamos con mi amigo a Capital, a Constitución. Mi amigo se fue a su Facultad y yo quise conocer el centro, porque no conozco Buenos Aires”, relató Anil en diálogo con Radio con Vos.

“Salí de Constitución por la calle 9 de Julio. Dos cuadras después, yo vi la gente, pero estaba paseando tranquilo. Me afecta el gas, y como toda la gente doblamos o caminamos para otro lado. Doblé en Humberto Primo y a la mitad de la cuadra entran dos motos de la Policía que me disparó dos veces con armas de plástica en las piernas”, contó, en un castellano dificultoso.

“Yo dije un montón de veces que era extranjero. Me tiraron al piso, me llevaron de nuevo a la calle 9 de Julio con otros muchachos. Nos llevaron a todos al móvil. Me ataron con precintos. Quedamos en el móvil cinco horas, no me dejaron salir, no me dijeron nada sobre mis derechos, me llevaron a una comisaria. No pude comunicarme con amigos y compañeros. No sabía nada. Hicieron los tramites y quede hasta la mañana en comisaría”, agregó.

El joven contó que llegó a Argentina hace dos años, y que estuvo trabajando Córdoba en una empresa de “transporte en motocicleta”. “Por la crisis, yo también perdí mi trabajo, por eso quise aprovechar para hacer tramites en Buenos Aires. Necesitaba algunos papeles. Tenía un turno y me pasó eso al final”, puntualizó.

“Todavía quiero vivir acá. No abandono nada. Pero siento bastante injusticia, porque la gente no me conoce, veo en la noticias altas mentiras sobre mí. No hice nada, no puedo entender que me pase esto. Yo quiero vivir acá, en Córdoba, con mi compañera”, concluyó.

Fuente: Tiempo Argentino

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios