Ciudad

De la cancha a la cocina

Exfutbolista trae a Rosario una conocida cadena de hamburguesas bonaerense: en qué barrio abrirá

Morfi Burger, una cadena de hamburguesas nacional que nació en el conurbano profundo, anunció que llegará a Rosario. Lo hará de la mano de Diego Jaime, ex jugador profesional de fútbol que colgó los botines en pandemia y agarró la "planchita" para emprender


Morfi Burger, una cadena de hamburguesas nacional que nació en el conurbano profundo, anunció que llegará a Rosario. Lo hará de la mano de Diego Jaime, ex jugador profesional de fútbol que colgó los botines en pandemia y agarró la “planchita” para emprender.

Lo que empezó como una forma de supervivencia cuando finalizó su contrato con el club Deportivo Laferrere, terminó con cinco bocas abiertas en distintos puntos del Gran Buenos Aires. Y ahora Rosario se anota en la lista como la primera franquicia por fuera de ese corredor, según publicó este miércoles el portal Punto Biz.

Si bien el local todavía está en obras, será el más grande de la firma y sumará un patio de juegos para contabilizar en total 136 m2. El lugar elegido para el desembarco es Av. Alberdi y Avellaneda (Av. Alberdi 179 bis) y la proyección de marca es que en los próximos cinco años se puedan abrir cinco nuevas sucursales en la ciudad, con la vista puesta en los paseos gastronómicos y centros comerciales.

En Morfi Burger -como su nombre lo indica- la vedette son las hamburguesas, una receta casera que ensayaron Diego Jaime, sus padres y esposa sin preguntarle a ningún chef. En abril de 2020 abrió el primer local en González Catán, tres años después suma el sexto en Rosario -con dos aperturas previstas también en Santa Fe- y un ambicioso plan de expansión, de acuerdo a lo que informó Punto Biz. 

LA HISTORIA DE MORFI BURGER

Al delantero Diego Jaime se le había terminado el contrato con Deportivo Laferrere, llegó la pandemia y necesitaba trabajar. Pidió prestada una plancha y se puso a hacer hamburguesas en la puerta de su casa. Fue un éxito y no daba abasto, se animó y abrió el primer local en su barrio en 2020.

“Nuestro crecimiento fue en la pandemia, con la persiana baja, haciendo delivery. Ofrecíamos un producto rico, abundante, a buen precio y de buena calidad”, reconoció Jaime en entrevistas que hizo a medios porteños. Y sumó: “Ahora queremos salir a jugar en el resto de Buenos Aires, en el interior y en algunos países. Estamos con mucha fuerza y ganas porque estamos haciendo las cosas bien”.

UN TROTAMUNDOS DEL FÚTBOL

Nacido en el conurbano profundo, Jaime hizo todas sus inferiores en San Lorenzo, por primera vez jugó en las grandes ligas en Ecuador, luego vivió en Serbia y Montenegro y más tarde en Bosnia y Herzegovina. También jugó en Comodoro Rivadavia, Formosa, Santiago del Estero y Corrientes. Y cuando volvió del exterior a los 28 años y jugó de delantero en Deportivo Laferrere hasta que se le terminó el contrato.

“Me tuve que reinventar en la pandemia, tuve que olvidarme de la pelota y ver qué otra alternativa podía inventar para vivir. Me prestaron una plancha y me puse a hacer hamburguesas en la vereda de mi casa. Ajustamos los dientes y con el apoyo de mis padres y mi mujer, que me ayudó a hacer una hamburguesa rica, sin preguntarle a ningún chef, arrancamos. Yo tomaba los pedidos, las hacía y las entregaba. No daba abasto, vendía las hamburguesas a $50 con tomate y huevo. Enseguida tuve que conseguir un delivery y al poco tiempo tenía seis deliverys”, recuerda Jaime.

El éxito fue absoluto, por eso se animó y en abril del 2020 abrió su primer local en su barrio. Al lado del kiosco de su papa y el local de ropa de su madre. “Nos decidimos a meter la plancha adentro y arrancamos. La gente nos siguió y cada vez teníamos más clientes. En julio, alquilamos otro local en González Catán y en diciembre, abrimos uno en Laferrere. En marzo del 2021, abrimos el cuarto local en el barrio Independencia de Catán”, cuenta quién terminó colgando los botines, para dedicarse a su nueva pasión. Y el resto de la historia ya es conocida.

Comentarios