Economía

Impuesto a las ganancias

Evasión fiscal, un debate que no toca fondo en Santa Fe

En medio del debate sobre la quita de subsidio al transporte, recobra fuerza la idea de un sistema tributario más eficiente


Álvaro Arellano / Especial para El Ciudadano

A partir de la discusión frenada en el Senado sobre la suba en Ingresos Brutos a cerealeras, entre otras medidas complementarias, como una manera urgente de reemplazar los fondos que pierde la provincia por la eliminación de los subsidios al transporte, emerge un problema de fondo: el sistema tributario vigente. Distintos sectores políticos (incluso desde el oficialismo) y economistas reconocen que las alternativas para sanear el fondo del transporte es un parche para un sistema tributario deficiente. Aunque el aumento de gravámenes a sectores concentrados parece ser la propuesta hoy, otros sectores analizan que un nuevo esquema de impuesto a las Ganancias, donde los que más recauden más paguen, avanzaría en la solución del problema.

El 2018 estuvo marcado por niveles históricos de fuga de capitales. El dato que reconoció el BCRA correspondiente a lo fugado en el año, ya en octubre rozó los 26 mil millones de dólares. Para magnificar, en todo 2017 el total había alcanzado los 22 mil millones de dólares, cifras que no se conocían desde 2008.

Aunque parte de ese dinero tiene como destino el atesoramiento, el grueso va a parar al extranjero dejando de tributar en Argentina. La evasión fiscal es uno de los principales motivos de este fenómeno, y para especialistas en la materia es la explicación al dinero que falta en la provincia.

 

“Mucho dinero que no vuelve”

El proyecto que obtuvo media sanción en Diputados y naufragó en la Cámara de Senadores de la provincia propone sanear parte de la quita de subsidio al transporte. Esa parte sería cubierta a partir de la suba de la alícuota en Ingresos Brutos a cerealeras al 1% (hoy es del 0,25%), y el aumento del Inmobiliario a bancos y financieras, entre otras medidas.

Según el senador Miguel Capiello, teniendo en cuenta que el gobernador mostró su apoyo al proyecto “no sería ilógico que llegue a (sesiones) extraordinarias”.

Más allá de respaldar la iniciativa, el senador por Rosario relacionó la falta de recursos económicos a una cuestión más profunda, como la evasión fiscal. “Nadie habla de cuántos hay que tributan afuera y eso escapa de los fondos que podría tener la provincia de Santa Fe”. Agregó que mientras desde el oficialismo intentan sanear sectores sensibles, como obra pública, educación y salud, con aumento de presupuesto “de los granos que salen del país hay mucho dinero que no vuelve”.

Insistió en defender el proyecto avalado por Diputados en función de los dividendos obtenidos por los sectores oleaginoso y financiero con la devaluación de este año. “Son los que más tienen los que tienen que pagar y no que a través del IVA paguemos todos”. Analizó que además de la discusión que se da a nivel local para salvar al transporte, es indispensable la voluntad de Nación. En ese sentido Capiello hizo referencia a que Casa Rosada debería definir el pago de la deuda histórica, que servirá no sólo para obra pública sino que, ante esta situación, podría permitir que el transporte no aumente.

 

“Una discusión política”

El referente del Frente Social y Popular fue más allá de la discusión que arribó a media sanción en la Cámara de Diputados provincial. “Lo que tendría que haber es una reforma impositiva progresista, el concepto puede variar, pero a las exportaciones hay que gravarlas”. Del Frade explicó que aunque la provincia no tenga esa facultad, lo que se han propuesto son gravámenes relacionados al uso del espacio y suelo que pone a disposición la provincia.

En línea con la necesidad de una reforma, Del frade resalta que la idea de que Santa Fe en este caso no pueda gravar las exportaciones “es una idea política derivada de la guerra del Paraguay”. Este hito que marcó precedente para que las exportaciones las cobre Nación, es a su criterio todo el argumento jurídico que imposibilita modificar el esquema de ingresos. En ese sentido argumentó que se trata de “una discusión política y no jurídica, como se quiere plantear”. Y aseguró que mientras se da ese debate “esas exportaciones que no terminan tributando en la provincia van generando una acumulación enorme para las empresas”.

 

Alimenta la evasión

El economista y especialista en finanzas Federico Fiscella analizó que la suba de Ingresos Brutos es el recurso que le queda a la provincia ante un esquema deficiente. “Tenemos un sistema tributario que es un espanto, y los grises que genera ese sistema son aprovechados por el empresariado para no pagar impuestos, girar utilidades al exterior, todo lo que genera el problema real”. En consonancia con Miguel Capiello estimó que el dinero que está faltando en la provincia “es plata que se está evadiendo”, dato que reforzó al reconocer que Argentina está en el quinto puesto de evasores a nivel mundial.

En lo ideal, y apoyado en lo institucional, Fiscella consideró que lo que se recaudaría de impuesto a las Ganancias en un esquema fiscal bien elaborado le dejaría margen a la provincia vía coparticipación. “Tiene que haber una buena discusión sobre un impuesto a las Ganancias progresivo, y no impuesto al cheque, Ingresos Brutos, o Drei, que generan un empresariado con el nivel de evasión que tenemos”.

Lejos de ese panorama ideal y con quitas sensibles como lo fue este año la del Fondo Sojero, Federico Fiscella evaluó que el gobierno nacional mira hacia otro lado. “Se habla del déficit, de gastar menos en salud o educación, pero cuando hay que hablar de ingresos, que es donde está la evasión, nadie habla, ahí es donde tiene que trabajar el impuesto a las Ganancias”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10