Mundo

Análisis geopolítico

Europa y el reto de 2019: Brexit, migrantes y ultras

Esta semana nos despedimos de un año que quedará reflejado en los anales de la historia de la Unión Europea. Los últimos doce meses han estado condicionados por tres grandes cuestiones


Sergio Molina García / Especial para El Ciudadano

Esta semana nos despedimos de un año que quedará reflejado en los anales de la historia de la Unión Europea (UE). Los últimos doce meses han estado condicionados por tres grandes cuestiones. La primera ha sido la negociación para la salida de Gran Bretaña de la UE. Tras la aprobación por referendum del Brexit, la Comisión Europea y el gobierno británico se han reunido periódicamente para acordar las condiciones del divorcio. Sin embargo, la división interna dentro de la Cámara de los Comunes entre los partidarios de mantenerse en Europa, los defensores de un Brexit duro y los valedores del acuerdo alcanzado con la UE ha impedido que se concluya amistosamente esta cuestión.

En segundo lugar, han aumentado los discursos euroescépticos al calor de la extrema derecha. La radicalidad de los nuevos gobiernos de Matteo Salvini en Italia o de Sebastian Kurz en Austria ha promocionado las críticas a la UE.

Por último, la crisis migratoria ha avivado los conflictos entre los países del norte y del sur de Europa. Y, al mismo tiempo, ha servido a la derecha radical para justificar sus nacionalismos y criticar la incapacidad de la UE de gestionar dicha problemática.

A todo ello se le deben añadir las presiones americanas y rusas para debilitar a Europa a través de proteccionismo económico.

Ante esta situación, 2019 presenta una cita que llama a la esperanza. En mayo se celebrarán elecciones al Parlamento Europeo. Quizás sea la oportunidad para que los partidos pro europeos cierren filas en defensa de la UE en lugar de enredarse en conflictos banales. Para ello, deberían conformar unas listas electorales en la que los candidatos no sean nombrados como premio a sus carreras políticas, sino por sus conocimientos en cuestiones comunitarias. Para que la sociedad acuda a dichos comicios de la misma manera que lo hace en las elecciones nacionales, las fuerzas políticas deben ser las primeras en considerar las elecciones como un acontecimiento de primer orden. Además, en 2019 se cumplen 40 años de las primeras elecciones democráticas del Parlamento Europeo. Dicha celebración debe ser un incentivo para incidir en la importancia de esta institución.

Ese año también se conmemorará el 40º aniversario de la apertura de negociaciones entre España y la Comunidad Económica Europea. ¿Qué mejor manera para mostrar la utilidad de la UE que analizando las transformaciones de ese país? La incorporación española al Mercado Común ayudó a la economía española a situarse entre las más desarrolladas de occidente.

Las instituciones comunitarias se enfrentan ante el reto de convencer a su ciudadanía de que el desarrollo nacional (o regional) pasa por la cooperación de la UE. Hasta el momento no se han encontrado soluciones consensuadas para la crisis migratoria, el Brexit o el auge de la extrema derecha. Pero las citas políticas e históricas comentadas anteriormente pueden ser una herramienta para defender el europeísmo ante las amenazas desintegradoras.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10