Edición Impresa, Mundo

Europa: los bloqueos aéreos aún continúan

La actividad se recompone de forma muy lenta después de cuatro días de caos.

La nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjallajökull paralizó ayer por cuarto día consecutivo gran parte del espacio aéreo de Europa, aunque algunos aeropuertos de Alemania operaron parcialmente, mientras en el sur de Francia se pudo volar y la totalidad de España comenzó a recobrar la actividad. La crisis actual les cuesta a las compañías unos 150 millones de euros diarios, según medios europeos.

Unos 20.000 vuelos se cancelaron por el cierre de la mayor parte del espacio aéreo del continente, y sólo estaba previsto que operaran 4.000 de los 24.000 habituales de los domingo, según informó la Agencia Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol).

Alemania, por su parte, desbloqueó parcialmente durante algunas horas su espacio aéreo en siete aeropuertos, entre ellos el más importante, Fráncfort, para los vuelos que se dirigen hacia el este, pero anunció que volvería a cerrarlo hasta el martes.

En tanto, el Reino Unido decidió ampliar el cierre del tráfico aéreo hasta las 7 de la mañana de hoy, ya que la nube de cenizas seguía cubriendo la totalidad del espacio aéreo británico.

Este panorama general con cierres y aperturas parciales continúa provocando caos en la mayor parte de Europa, y no implica que los pasajeros que deben partir de los aeropuertos reabiertos puedan volar. Aunque en el sur se recobra la normalidad, ayer era imposible desplazarse al norte de Europa y viceversa.

Con esta situación, diversas aerolíneas europeas como las alemanas Lufthansa y Air Berlín y la francesa Air France han realizado vuelos de prueba sin pasajeros para comprobar si las cenizas del volcán islandés afectan el funcionamiento normal de los vuelos.

  Tras realizar decenas de vuelos de ensayo, estas compañías informaron que no han comprobado “daños” en los aviones, por lo que la Asociación de Aerolíneas Europeas y la sección europea del Consejo Internacional de Aeropuertos exigieron una “inmediata reevaluación de las restricciones aéreas”, informó el diario español El País. La crisis actual les cuesta a las compañías en torno a 150 millones de euros diarios.

En tanto, la erupción del volcán subterráneo del glaciar Eyjafjallajökull se mantiene estable y aunque sigue expulsando gases y cenizas lo hace con menos vigor que en los últimos días, indicaron varios medios europeos.

Por otra parte, la Comisión Europea intentó durante el fin de semana que se reabran rutas aéreas desde hoy, presionada a su vez por las compañías aéreas impacientes por poner fin a esta costosa inmovilización.

  Ayer, al final del día, las principales asociaciones de compañías aéreas europeas y de gestionarios de aeropuertos, la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA) y el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) sección europea, pidieron a las autoridades una “reevaluación inmediata” de las restricciones a los vuelos por el paso la nube de cenizas que ya empezó a afectar Turquía, país que implementó restricciones de vuelo.

Las dos compañías aéreas más importantes de Alemania, Lufthansa y Air Berlin, criticaron con fuerza más temprano a las autoridades por la ausencia de cálculo de la concentración de cenizas en la atmósfera.

Comentarios