País

Europa aceptó pedido argentino y dejó las Malvinas afuera del acuerdo por el Brexit con Gran Bretaña

Los productos originarios del archipiélago del Atlántico Sur dejarán de gozar de las ventajas arancelarias que tenían cuando Gran Bretaña formaba parte de la UE. Y no recibirán asistencia financiera para la pesca, que representa el 60% del PBI kelper


La Unión Europea (UE) le dio la razón al gobierno argentino y no incluyó a las Malvinas en el acuerdo de libre comercio alcanzado con el Reino Unido, que entrará en vigencia a partir del próximo viernes 1° de enero en el marco del llamado Brexit, la desvinculación de la isla con el sistema continental.

El bloque comunitario hizo lugar al pedido realizado por el gobierno de Alberto Fernández: que las islas no fueran contempladas como un territorio británico de ultramar –por estar sometidas a una discusión de soberanía irresuelta– en el entendimiento que se firmó en las horas previas a la Navidad.

La exclusión del archipiélago en el acuerdo, que comenzará a regir el primer minuto de 2021, tiene consecuencias económicas para los kelpers: los productos originarios de Malvinas dejarán de gozar de las ventajas arancelarias que tenían cuando el país gobernado por Boris Johnson formaba parte de la UE. Los habitantes de las islas que Argentina reclama como parte de su territorio soberano, además, perderán la asistencia financiera que recibían del bloque europeo para desarrollar una economía dependiente de la pesca, tanto que esa actividad representa el 60% de su PBI.

El Ejecutivo argentino había insistido en que las Malvinas no fueran contempladas como un territorio británico de ultramar en el acuerdo europeo con el Reino Unido para regular sus relaciones comerciales tras el retiro británico. El reclamo de la administración Fernández se apoya en la resolución de Naciones Unidas que admite la existencia de una disputa de soberanía, y en las periódicas recomendaciones del Comité de Descolonización de la ONU que el gobierno de Londres desatiende rigurosamente.

Boris se lamentó

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, afirmó que el gobierno británico ayudará a los habitantes de Malvinas a enfrentar “el cambio que se avecina” con el abandono de la comunidad europea, y sostuvo que la sociedad continental “fue absolutamente intransigente a la hora de excluir a la mayoría de los territorios de ultramar en las negociaciones comerciales de este año”.

Aunque los detalles no están cerrados, se habla de una suerte de compensación que también afectará a otras naciones por la resignación del 25% de las cuotas de pesca en sus aguas territoriales durante cinco años y medio. Esto impactará en España, uno de los países en el que ingresa una gran cantidad de pesca cuyas licencias otorgan los kelpers.

También se discute el monto de los aranceles que podrían empezar a pagar los productos de Malvinas exportados a Europa, que se estiman entre el 6 y el 18.

Comentarios