El Hincha Mundial

Mundial 1950

Eterno Maracanazo


El Maracanazo. Resulta imposible referirse al Mundial 1950 sin esa referencia histórica. El triunfo de Uruguay en la final ante Brasil es una de las más grandes sorpresas deportivas de la Copa del Mundo, aunque las consecuencias deportivas posteriores fueron en efecto contrario: los brasileños sumaron 5 títulos y los charrúas tuvieron su última alegría.

Tras la Segunda Guerra Mundial, que obligó a suspender dos citas mundialistas, la Fifa se reorganizó y Brasil fue elegido para la disputa de la cuarta Copa del Mundo. En 1945 se realizó un congreso en Luxemburgo y se propuso a Suiza como sede, a partir de su economía fortalecida. Pero esa propuesta no fue aceptada, ya que el país helvético no contaba con estadios para tal evento. Brasil dio un paso al frente y su presidente, Getúlio Vargas, se garantizó el apoyo del líder argentino Juan Domingo Perón siempre y cuando el siguiente evento en América fuese organizado por Suiza. Y se pidió disputar el torneo en 1950 para garantizar más participantes. Finalmente se aprobó la elección brasileña y se definió que el trofeo pase a llamarse Jules Rimet, en homenaje a los 25 años de mandato del mandamás de Fifa.

Hubo 34 selecciones que se anotaron para la fase clasificatoria, destacando la primera vez de los británicos, que al final sólo viajaron con Inglaterra, ya que Escocia se bajó. Algo similar sucedió con Argentina, que por diferencias con la Federación Brasileña decidió no participar, beneficiando así a Bolivia. Los únicos países vetados fueron Alemania y Japón, perdedores de la guerra; no así Italia, que se movió para tener autorización y buscar defender su título. Al final fueron sólo 13 selecciones, 7 de América y 6 del Viejo Continente.

La Copa Mundial de 1950 fue la única en la que no se celebró una final. En la fase preliminar, los 13 participantes se dividían en cuatro grupos para enfrentarse todos contra todos en una vez. Los campeones de cada grupo (Brasil, España, Suecia y Uruguay) pasaron a una liguilla de cuatro bajo el mismo sistema, de la que saldría el campeón.

Sí, el inolvidable Maracanazo no fue una final entre Brasil y Uruguay, fue el último partido del grupo, donde al local le alcanzaba con un empate para levantar su primer título Mundial.  Cuenta la leyenda que en el místico estadio de Río de Janeiro hubo más de 200 mil hinchas brasileños. Friaça adelantó a los locales, pero Uruguay empató con tanto de Schiaffino. Los nervios se apoderaron de Brasil y el Maracaná enmudeció con el gol de Alcides Ghiggia, que le dio a Uruguay su segunda Copa del Mundo. Fue tan duro el golpe para Brasil que hubo muertos, incidentes graves y la Federación decidió nunca más usar la casaca blanca y la cambió por la actual “Verdeamarela”.

El DT campeón: Juan López Fontana (Uruguay)


Profesor de educación física, fue designado para dirigir a la selección uruguaya 9 meses antes del Mundial. Tras el éxito en Brasil, también fue el DT en Suiza 1954, donde los charrúas terminaron en el cuarto lugar.

 

La figura: Alcides Ghiggia (Uruguay)


Quedó en la historia por anotar el gol de la victoria ante Brasil en el Maracanazo, pero en la fase final convirtió además ante España y Suecia, y terminó la Copa con 4 tantos, uno por cada cotejo que disputó. En el final de su carrera jugó la selección de Italia entre 1956 y 1959.

El goleador: Ademir (Brasil)


Ademir Marquez de Meneses fue el máximo anotador de la Copa con 8 goles. Un delantero que en esos años era considerado el mejor del mundo, también fue goleador en cuatro Sudamericanos, marcando 13 goles. Jugó 39 partidos con la Verdeamarela y anotó 32 tantos.

La revelación: Moacir Barbosa (Brasil)


El arquero fue uno de los principales apuntados por la derrota y fue desterrado futbolísticamente. Increíblemente fue declarado mejor arquero del torneo, pero tras la derrota lo reemplazaron por el uruguayo Máspoli. “En Brasil la pena máxima en la cárcel es de 30 años, yo en cambio cumplo una de por vida”, señaló en 1993.

 

Curiosidad

Fue la primera vez que Inglaterra, el país inventor del fútbol, participó de la Copa del Mundo. Para clasificar a dos equipos británicos se utilizó el torneo anual entre los cuatro países del Reino Unido, e Inglaterra le ganó la final a Escocia, que desistió de ir a Brasil por esa derrota. Pero la gran humillación inglesa fue perder 1-0 ante Estados Unidos. Era tan impensada la derrota, que los diarios ingleses creyeron que el 0-1 era un error de tipeo e informaron que el seleccionado había ganado 10 a 1.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios