Edición Impresa, Policiales

Captura

Estuvo siete meses prófugo por crimen

Lo acusan de matar en marzo a Gustavo “Mono” Sandoval desde una moto.


Gustavo “Mono” Sandoval tenía 35 años cuando lo mataron, el jueves 24 de marzo pasado en la puerta de su casa de Ñandubay al 1200 bis; un pasaje de 200 metros, que corta Juan B. Justo a la altura del 6600, en barrio Empalme Graneros. Como ocurre en muchos de los homicidios cada año, la víctima fue sorprendida por dos muchachos que pasaron en una moto, le dispararon y huyeron de la escena del crimen sin dejar rastro.

Aquel día el Mono quedó tirado en la vereda y fue socorrido por su hermano y su mamá, que lo cargaron en un auto y lo llevaron al Heca; pero Sandoval no sobrevivió al viaje. Según el parte médico oficial, le habían dado cuatro tiros: uno en la pelvis, otro en la espalda y los dos restantes en las piernas.

La identidad del asesino pudo haber quedado en las sombras, pero en el trayecto al hospital de Pellegrini al 4200 el Mono balbuceó al oído de su hermano un nombre, con las últimas fuerzas que le quedaban: “Fue el Tano de Larrea”. La investigación del homicidio quedó a cargo del fiscal Rafael Coria, quien pidió su detención inmediata; pero cuando la Policía lo fue a buscar no lo encontró. En base a investigaciones de calle, el pesquisa se enteró que el presunto asesino se había escapado a Buenos Aires.

El mes pasado ingresó un llamado a la Fiscalía de Homicidios Dolosos. Del otro lado de la línea un policía de la comisaría 20ª de Empalme Graneros les informó que habían detenido al Tano, según ellos, el asesino del Mono Sandoval. Sin embargo, cuando los investigadores llegaron a la seccional se dieron cuenta de que no era la persona que buscaban, sino su hermano.

De acuerdo a los datos que manejan los pesquisas, el muchacho detenido no tuvo participación en los tiros del 24 de marzo, pero decidieron incautarle el celular para buscar datos sobre el Tano de Larrea. En una conversación de Whatsapp entre el dueño del teléfono y su hermano, los investigadores aseguran haber dado con pruebas concluyentes: los interlocutores hacían referencia al homicidio y discutían la forma en la que el muchacho buscado debía volver de su exilio en provincia de Buenos Aires.Cercado por la ley, el Tano logró permanecer en las sombras durante un tiempo más. Esquivó varios allanamientos y volvió a fugarse de Rosario; pero anteayer no pudo esquivar un operativo de control de tránsito en Fray Luís Beltrán y fue arrestado por el pedido de captura que pesaba en su contra.

Jonathan “Tano” A., el presunto asesino de Gustavo Ramón “Mono” Sandoval será imputado hoy por la mañana y, en el banquillo de los acusados, escuchará las pruebas en su contra.

Crimen narco

Según lo que informaron voceros de la investigación, el homicidio del 24 de marzo fue la secuela de una pelea que tuvo lugar días antes en un búnker de drogas que funciona en Fraga y Olivé; donde el Mono se agarró a piñas con un muchacho que trabajaba en el lugar. Este dato no fue confirmado ni descartado por el fiscal Coria. Según informaron voceros oficiales, Jonathan “Tano” A. cuenta con un antecedente penal. Hace un tiempo firmó un acuerdo abreviado por un hecho menor, y  fue condenado a prisión condicional.

Comentarios