Ciudad, Edición Impresa

instituto max planck, conicet y unr

Estudiantes secundarios se hacen Científicos por un Día

Un proyecto que se inició este viernes busca que alumnos de escuelas santafesinas experimenten con investigadores


Que los chicos tengan la oportunidad de ser y sentirse científicos. Esa es la propuesta de Viví ciencia, un proyecto desarrollado por el Instituto Max Planck Rosario, junto con el Conicet y la UNR para que los alumnos de colegios secundarios de toda la provincia se acerquen al conocimiento y a la labor científica. La experiencia viene a complementar el proyecto País Ciencia, que lleva adelante el investigador Claudio Fernández, y nació como respuesta a la inquietud de los chicos de todo el país por conocer de cerca qué hace un científico.

“Los chicos nos preguntaban cómo es un científico, qué hace, cómo muestra los resultados, dónde trabaja y cómo hace su trabajo. La respuesta es este ciclo donde los estudiantes de nivel medio vienen al instituto a hacer un día de trabajo para tener la oportunidad de ser y hacerse científico”, explicó Fernández, director del Max Planck Rosario, en diálogo con El Ciudadano. El proyecto cuenta además con el apoyo de la Fundación Bunge & Born y Fundación Medifé.

 

Ser científico

El ciclo de visitas se inició ayer, con la participación de los alumnos de la escuela de educación técnica Nº 455, Gral. Don José de San Martín, de la localidad de Esperanza, y se replicará quincenalmente con alumnos de todos los colegios públicos y privados de la provincia. Además de realizar experimentos los chicos tendrán acceso a charlas de divulgación a cargo de prestigiosos investigadores cuyos estudios forman parte de la colección “Ciencia que ladra” de la editorial Siglo XXI Editores. Daniel Alonso, investigador del Conicet, fue el encargado de inaugurar el ciclo.

“Los chicos estaban sorprendidos. Se llevaron una formación que no pensaban. Vinieron a meter mano y a derrumbar el mito de la imagen del científico. Esto les permitió tener un conocimiento de proyectos estratégicos que están siendo desarrollados en el instituto que no conocían, como el descubrimiento de fármacos en enfermedades neurodegenerativas”, puntualizó Fernández.

La experiencia está destinada a alumnos de tercer a sexto año de colegios secundarios, de todas las orientaciones. Acompañados por docentes y padres, los chicos se dividen en tres grupos para realizar actividades relativas a biología celular, biofísica y química. “La idea es que puedan usar la tecnología, formular una hipótesis, obtener un resultado e interpretarlo en función de las hipótesis. Los módulos se elaboraron a partir de las inquietudes de los jóvenes quienes juegan un rol central. Es un equipo de trabajo donde ellos son indispensables y nosotros meros actores que vehiculizamos esas inquietudes”, explicó el investigador.

 

Ciencia para la gente

Fernández es farmacéutico y doctor en bioquímica. Luego de una estadía en el Instituto Max Planck de Alemania, llegó a Rosario en 2006, donde lidera un grupo de reconocido prestigio en el área de enfermedades neurodegenerativas, como Parkinson y Alzheimer.

“Tenemos un fuerte compromiso no sólo en hacer investigación científica de calidad sino de trabajar para la gente. Pensamos la ciencia de cara a la sociedad, con políticas científicas. Hoy hay una gestión que está reordenando las cosas y viendo cómo reorganiza el sistema científico en función de lo que entiende debería ser, hacia dónde debe ir dirigida y aplicada. En eso no podemos detenernos”, señaló Fernández y agregó: “Tenemos vocaciones que no podemos permitir que se nos pierdan y estamos trabajando en ese sentido y en nuestro proyecto”.

 

Cecatto quiere un crecimiento equitativo

El presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, llamó a generar “un crecimiento equitativo del sistema científico nacional”.

“Es un error pensar que solamente el crecimiento del Conicet contribuye a crear un sistema científico nacional”, expresó Ceccatto.

El titular del organismo nacional hizo referencia a la reducción de ingresantes al Conicet y remarcó: “Un ajuste no es bajar el número de ingresos, sí lo sería la reducción de becas, porque reduciríamos la formación de recursos de alto nivel para el país”.

El funcionario subrayó que se sostuvieron los 11 mil becarios del Conicet y aclaró que el sistema científico está conformado por 54 universidades nacionales, tres organismos de ciencia y técnica y más de 60 universidades de gestión privada.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios