Edición Impresa, País

Estiman que la cosecha de maíz estará más cerca del récord

Calculan una producción de 18 millones de toneladas, cerca de las 22 millones de la campaña 2006/07

Estiman que el rinde en Santa Fe será de 91 quintales por hectárea.
Estiman que el rinde en Santa Fe será de 91 quintales por hectárea.

La cosecha de maíz será de algo más de 18 millones de toneladas, según estimó el servicio Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio de Rosario. Este resultado surge de la muy buena situación de reservas de agua en el suelo en un momento crítico para la definición de rindes, particularmente en el núcleo maicero, con lo cual se estima un muy buen rendimiento, calculado en más de 76 quintales por hectárea. De esta forma se compensará la caída en el área sembrada con maíz (no llegará a las 3 millones de hectáreas) respecto de la campaña pasada.

Las condiciones climáticas juegan un papel fundamental para llegar a los 18 millones de toneladas de maíz, que si bien no igualan a los 22 millones de toneladas de la campaña 2006/07, el dato no deja de ser alentador, sostienen desde GEA.

A esta altura, una significativa porción de la cobertura maicera de la región pampeana está llegando al final de las etapas reproductivas sin limitaciones hídricas, con altos grados de desarrollo vegetativo y llenando granos sin amenazas de plagas o enfermedad de consideración. Sólo las áreas del norte de Córdoba y sudoeste de Buenos Aires están bajo condiciones hídricas más complicadas.

La campaña gruesa comenzó en setiembre con una situación en la que había dos escenarios bien diferentes. En el oeste, los perfiles de los suelos mantenían condiciones de sequía que se extendían desde el año anterior. Por otro lado, en el centro-este del país, la humedad en los suelos se iba recomponiendo lentamente desde las provincias de Entre Ríos y el noreste bonaerense hacia el este de zona central del país.

A pesar de contar con mejores condiciones de partida en el primer metro de suelo comparado con el año pasado, en la zona núcleo la caída de superficie sembrada fue de un 28 por ciento. Las razones económicas se impusieron en los márgenes, ya que quedó muy afectada la posibilidad de hacer maíz en campos alquilados.

Las posibilidades de respetar rotaciones se volvieron a relegar en esta campaña 2009/10. Otra causa para las menores expectativas de siembra de maíz fue la reducción en las opciones de financiación y el hecho de que parte de las ventas de semillas solo se concretaban con financiación a cosecha. Esta disminución de superficie fue compensada principalmente por el incremento de siembra de soja de primera, aunque las lluvias de octubre incentivaron siembras tardías del cereal.

En octubre se agudizaron los focos de sequía. El avance de siembra del maíz, en comparación con la media de cinco campañas, mantenía un retraso cercano a los 15 puntos en la provincia de Córdoba y Buenos Aires. Las provincias de Santa Fe y Entre Ríos reflejaban una mejor situación, con un avance dentro de la media y logrando sembradíos en fechas más oportunas.

La alternativa que ofrecía la soja desde el punto de vista económico dejó de lado 620.000 hectáreas para la siembra de maíz en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Las disminuciones de área fueron inferiores a lo que se pensaba inicialmente, pero igualmente estuvieron en el orden del 21, 26 y 28 por ciento, respectivamente según cada provincia, frente a la campaña 2008/09.
La Pampa, en tanto, ajustó en apenas 3,3 por ciento hacia abajo su cobertura maicera, mientras que Entre Ríos se retrajo en un 20 por ciento.

En octubre, GEA mencionó que “los fenómenos de gran escala corren a nuestro favor para la próxima campaña (la 2009/10)”, en clara referencia al anunciado fenómeno El Niño. “Este fenómeno, que tiene su máxima señal a partir de noviembre, genera lluvias por encima de lo normal en el período noviembre/marzo desde la región productora sojera en el norte de Río Grande do Sul hasta el centro de la Región Pampeana”, expresó por entonces el doctor José Luis Aiello, experto en clima.

Para el maíz los rendimientos unitarios estimados en Santa Fe son de 91 quintales por hectárea, mientras que para el resto de las provincias son los siguientes: Córdoba, 84 qq/ha; Buenos Aires, 86 qq/ha; La Pampa, 58 qq/ha y Entre Ríos, 82 qq/ha. En tanto, se calcula en 465.000 hectáreas la superficie que no ingresará en el circuito comercial.
 
La soja, ese “yuyito” tentador
 
Respecto de la soja, cuando resta muy poco hectareaje para cerrar la siembra, desde GEA proyectan una producción nacional en 50,8 millones de toneladas para la campaña 2009/10. Además, la cobertura sembrada alcanza al 99 por ciento, con lo cual se llegaría a la superficie de intención de 18,7 millones de hectáreas, aunque quedan 190.000 hectáreas para completar las labores de implantación y la ventaja de tiempo de acuerdo con los pronósticos climáticos es más que suficiente para cumplir con la intención.

Los lotes están a días de ingresar en las fases fenológicas críticas para la definición del rendimiento. Por lo tanto, desde GEA trabajan con una productividad unitaria de 27,5 quintales por hectárea, partiendo de la tendencia de las cinco últimas campañas, y excluyendo la del golpeado ciclo 2008/09.

Los rindes promedios quedarán definidos durante todo el desarrollo del cultivo, pero se prefirió ajustar el valor de tendencia ligeramente hacia arriba considerando la mayor participación de soja de primera ocupación que se ve en este ciclo 2009/10, frente al comportamiento histórico.

En una media de cinco temporadas, la soja de segunda ocupación ha cubierto el 24 por ciento del área total pero, con la caída de la superficie triguera en esta temporada 2009/10, esa superficie sería de solo un 10 por ciento del total nacional.

“La ganadería vuelve a ser una opción”

El Mercado Ganadero de Rosario, el Rosgan, emtió un comunicado en el que asegura que “la ganadería vuelve a ser opción frente a la agricultura”. Los buenos precios de la hacienda  y la tendencia sostenida que vienen mostrando generan muy buenas expectativas para este año en el Rosgan, que el 11 y 12 de febrero volverá con los tradicionales remates televisados desde la Bolsa de Comercio de Rosario.

“Creemos que el 2010 será el año de la consolidación definitiva del Rosgan. La principal ventaja que tenemos es que armamos un mercado con un nuevo concepto de comercialización en épocas en que la ganadería no atravesaba por su mejor momento y ahora llegó el momento de cosechar lo que sembramos de 2008 a esta parte”, contó Raúl Milano, director ejecutivo del mercado.
Si bien lamentó que la suba de precios se deba a la sequía de los últimos años y a la falta de una acertada política ganadera, el funcionario se mostró optimista de cara al futuro e insistió con que el 2010 genera muy buenas expectativas para el Rosgan.
Además, remarcó que el momento actual pone en evidencia que la caída del stock en aproximadamente 8 millones de cabezas es el principal resultado del aumento de precios. “Llega tarde para miles de productores que vieron perder sus rodeos, pero avizoramos un futuro promisorio para los próximos años”, señaló Milano y agregó: “La agriculturización de la tierra pareciera encontrar un punto de inflexión, a partir de ahora la ganadería vuelve a ser una opción”.

Comentarios