Ciudad, Política, Sociedad

Opinión

Este 8 de Marzo paramos todas

Este 8 de Marzo se conmemora, una vez más, el día Internacional de la Mujer Trabajadora.


Julia Ceruti

Este 8 de Marzo se conmemora, una vez más, el día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Día de lucha y de reivindicación en el que nuevamente elevamos los reclamos iniciados a principios del Siglo XX y continuados hasta nuestros días.

Día en el que recordamos a aquellas mujeres salvajemente violentadas y muertas por alzar la voz y pelear por una sociedad más justa y menos desigual, cuyas proclamas se resignifican, una y otra vez, en cada nuevo aniversario del 8M.

Aunque lo ocurrido hace más de 100 años parezca lejano en la historia, el escenario que se presenta hoy a escala local, nacional y planetaria nos dice que muchos aspectos que retrataron ese contexto trágico se reconfiguran en una actualidad hostil y macabra que sigue vulnerando derechos y cobrándose cada vez más vidas y de forma particular  las de las mujeres.

Nuestro país se ha trasformado hoy en un terreno fértil para la implementación de políticas de flexibilización, de ajuste, de represión, de suba en los costos de vida y baja de los salarios. De despidos, de inflación de los precios y de la canasta básica, de quita de subsidios, entre otros muchos impactos que inciden negativamente en lxs trabajadorxs, gran porcentaje de ellxs, mujeres.

En este marco, la aprobación de la Ley de Reforma Previsional indica que el sector más golpeado por esta política de ajuste serán nuevamente las mujeres, ya que mayoritariamente son ellas quienes cobran las jubilaciones mínimas de $7246.

De ello se deduce que el 86 por ciento de quienes accedieron a la última moratoria previsional también fueron mujeres, gran parte de ellas provenientes  del sector de amas de casa.

En este mismo sentido, la Reforma Laboral, expresada en su proyecto de Ley, deja clara evidencia que el golpe más fuerte será nuevamente al sector de las trabajadoras, ya que si bien la flexibilización afectará a la sociedad en su conjunto, son las mujeres quienes sufrirán aún más el desempleo, la precarización y discriminación en los ámbitos laborales, exacerbándose muchas da las vejaciones que  son parte de la cotidianeidad de miles de mujeres.

Este lamentable panorama confirma que se agudizarán las condiciones indignas de trabajo, y sus políticas de hambre y marginación, haciéndose notar en los ámbitos laborales y aún más en los sectores privados, que son, en un elevado porcentaje, desarrollados por mujeres.

Sabemos que la violencia, desplegada  en todas sus variantes, que se ejerce contra las mujeres hoy, constituye una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales, en las que prima una lógica patriarcal materializada en diversas formas de discriminación, desigualdad y violencia.

Estas desigualdades que se plantean en el mundo laboral se reflejan en diversos espacios públicos y privados, en muchas organizaciones y estructuras sindicales. Por eso, la CTA de los Trabajadores viene trabajando en el desarrollo de planes de acción que pongan en discusión el compromiso activo de las organizaciones sindicales en generar herramientas para abordar de forma integral el problema de la discriminación, las condiciones de participación y representación de las mujeres y las múltiples formas de violencia física, psicológica, sexual, económica, patrimonial y simbólica a la que diariamente nos vemos sometidas.

Desde la CTA de los Trabajadores apostamos a promover las reformas estatutarias y legislativas necesarias para garantizar condiciones de igualdad de las mujeres en el mercado de trabajo, en los espacios de participación y representación sindical, enfatizando en la necesidad de construir consensos para lograr el avance en el cumplimiento de la ley de paridad.

Somos plenamente conscientes que las mujeres somos las responsables de llevar adelante todo el trabajo no remunerado como tareas domésticas, cuidado de niñxs, adultos mayores, así como de una parte importante de tareas comunitarias y sociales, siendo estos los ejes y líneas de acción que  conforman  el trabajo desde nuestra Secretaría de Género.

Por todo esto,  nuestra mirada político–sindical, que se consolida con cada uno de los sindicatos que componen esta CTA de los Trabajadores, apuesta al trabajo con todxs lxs compañerxs, impulsando  que se garanticen todos los derechos de las mujeres, sabiendo que sólo será posible en el marco de un proyecto de país que entienda que no podrá haber justicia social sin igualdad de género.

El 8M, no queremos bombones, flores o regalos, no queremos frases vacías, ni miradas condenatorias.

No queremos la compasión ni las adhesiones ausentes.

Este 8 de Marzo queremos que te sumes a la plaza y a las calles a marchar con nosotrxs.

Este 8 de Marzo paramos todas.

(*) Secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores Regional Rosario

Si te gustó esta nota, compartila