Policiales

Ataques mafiosos

Esta madrugada dispararon unas siete veces contra el Centro de Justicia Penal

Cerca de las 0.15 dos personas en moto atacaron a balazos el ingreso de calle Mitre. Es la tercera vez que ocurre este tipo de hecho intimidatorio. En los anteriores, dos jefes de bandas narcos enfrentadas fueron imputados por la Fiscalía como los instigadores de los ataques al edifcio judicial


Fotos: Franco Trovato Fuoco

Es la tercera vez. Al menos dos desconocidos que se movilizaban en moto por Rueda al 1100 doblaron por Mitre y atacaron a balazos uno de los ingresos al Centro de Justicia Penal (CJP). Sucedió cerca de las 0.15 y la fachada recibió al menos siete impactos.

Desde Fiscalía señalaron que de las primeras informaciones se conoció que dos personas, con cascos puestos, en una motocicleta realizaron múltiples disparos contra el frente: cuatro disparos impactaron en el vidrio de la puerta y tres más en la pared de la explanada.

Huida por Mitre

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los atacantes huyeron por calle Mitre hacia el norte, dijeron los pesquisas para agregaron que también se investiga si los ocupantes de un automóvil estaban como refuerzo de los tiratiros.

Fuentes judiciales agregaron que por la feria judicial, el fiscal de Flagrancia Carlos Covani quedará a cargo de las primeras medidas investigativas y que luego, el expediente pasará a los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos. 

En ese marco, el fiscal ordenó al personal del Gabinete Criminalístico el relevamiento de cámaras de seguridad del edificio judicial,  el levantamiento de rastros –secuestraron 6 vainas calibre 9 milímetros que fueron enviadas a peritar– y la toma de testimonios.

Ataques mafiosos al poder judicial: tres balaceras en un año y medio

Las balaceras contra viviendas vinculadas con funcionarios policiales y judiciales y edificios Públicos como los del Ministerio Público de la Acusación (MPA), los Tribunales provinciales, el edificio del Concejo Municipal de Rosario y el Centro de Justicia Penal  comenzaron en mayo de 2018 y continuaron hasta el último día de enero de 2019, donde se detuvieron hasta este viernes. En total fueron 22 los ataques y por la mayoría de estos hechos fueron señaladas dos bandas narcos de la ciudad: Los Monos y la asociación ilícita liderada por Esteban Lindor Alvarado. El único ataque que no fue atribuido por la justicia hasta ahora fueron los 10 balazos que recibió la puerta del edificio de Concejo Municipal de Rosario el 19 de diciembre de 2018 donde los atacantes también dejaron una nota que decía: “Con la mafia no se jode. La próxima vamos a sus casas”.

En el marco de estas intimidaciones el Centro de Justicia Penal (CJP) sufrió tres balaceras. El edificio del CJP ocupa una manzana y tiene ingresos por Rueda, Sarmiento, Virasoro y Mitre. Fue inaugurado el 22 de noviembre de 2017 con el juicio a 25 integrantes de la  banda de Los Monos, entre ellos sus cabecillas –Ariel Máximo “Guille” Cantero y su hermano Ramón Machuca apodado Monchi Cantero– junto a más de un docena de policías acusados de encubrimiento.

El 5 de agosto de 2018, el CJP fue atacado a tiros por primera vez y los impactos quedaron por Sarmiento. Por ese hecho y otros 17 ataques a ex viviendas de funcionarios judiciales y policiales en octubre de ese año fueron imputadas casi una veintena de personas. La Justicia le atribuyó su autoría intelectual a Guille Cantero y le achacó la responsabilidad directa en siete de los 18 ataques mafiosos. En el juicio a Los Monos, Guille fue condenado a 22 años de prisión y en el fuero federal tiene tres sentencias: 15 años por narcotráfico en la causa conocida como Los Patrones, 10 años por secuestro extorsivo y 7 por tráfico de drogas, estas penas no está unificadas debido a que no se encuentran firmes.

El segundo ataque al CJP fue contra los ventanales que están por Rueda el 10 de diciembre de 2018 y los agresores tuvieron una mecánica similar: desconocidos que se movían en moto o en auto y dispararon de noche o de madrugada. Unos 20 minutos antes, había pasado por el frente de los Tribunales provincial y dispararon con el ingreso que está por Montevideo entre Balcarce y avenida Pellegrini. Ahí dejaron un cartel que rezaba: “Con la mafia no se jode: Atte Esteban Alvarado”.

Los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery descubrieron que el segundo ataque al CJP fue ideado por otro jefe narco, Esteban Lindor Alvarado, imputado por asociación ilícita y como instigador del crimen del prestamista Lucio Maldonado, quien fue secuestrado y ejecutado en noviembre de 2018. Su cuerpo apareció en avenida Circunvalación y bulevar Oroño con un papel en uno de sus bolsillos que decía: “Con la mafia no se jode”.

En junio de 2019, Alvarado fue acusado por la justicia provincial como líder de la organización dedicada a gran cantidad de delitos que también incluyeron esta última balacera al CJP, al edificio de los Tribunales y el ataque a una funcionaria judicial ocurrido el 31 de enero de 2019. La Fiscalía le atribuyó a la banda mixta integrada por civiles y jefes de la Policía de Santa Fe haber perpetrado estos ataques con la finalidad de inculpar a miembros de Los Monos, mediante el uso de “teléfonos en espejo”.

De acuerdo con la acusación, el plan consistió en conseguir a través de policías que trabajaban con los fiscales en la investigación por los ataques mafiosos al poder judicial, los números de celulares de personas vinculadas a Los Monos.

De acuerdo a la pesquisa, allegados a Alvarado llamaban a los hombres de Los Monos para que se activaran sus teléfonos, y luego enviaban mensajes autoincriminatorios desde lugares cercanos a sus domicilios para que los mismos rebotaran en antenas de telefonía celular de la zona.

Los fiscales descubrieron la maniobra tras la detención de Alvarado y el secuestro de su móvil, que contenía un audio en el que les explicaba a sus lugartenientes el modo de llevarlo a cabo.

Cada vez peor: ahora balearon el Centro de Justicia Penal

Otra vez sopa: balearon edificios de la Justicia rosarina

Comentarios