Edición Impresa, Política, Últimas

Escruche en oficinas de Córdoba al 1300

Fue durante la madrugada de ayer: se llevaron dinero, documentación y alhajas.

Entre la noche del viernes y la madrugada de ayer, varias personas ingresaron en oficinas ubicadas en un edificio de la peatonal Córdoba y, con datos, paciencia y sobre todo tiempo, vaciaron varias cajas fuertes. Hasta anoche no se sabía con exactitud la cantidad de dinero que se llevaron, pero los pesquisas indicaron que en el lugar hay escribanías, estudios de abogados y corredoras de cereales, dando a entender que la cifra podría ser “significativa”. Además de una suma importante de dinero, alzaron con chequeras, documentación y alhajas, indicaron voceros policiales.

El escruche tuvo lugar en oficinas ubicadas entre el 3º y el 9º piso de un edificio ubicado sobre la galería Hermes, en peatonal Córdoba 1365, que tiene dos entradas por esa calle y una tercera por Corrientes al 800.

El hecho fue descubierto a las 9.30 de ayer por el portero del edificio, cuando fue a limpiar el palier de cada uno de los pisos y retirar los residuos dejados la noche anterior por quienes trabajan en las oficinas, explicaron voceros del caso.

Según las fuentes, entre la noche del viernes y la madrugada de ayer varias personas ingresaron a distintas oficinas. “No entraron en todas: parece que tenían muy buenos datos, porque si bien provocaron destrozos en algunas, en la mayoría de los casos sabían dónde buscar”, indicaron voceros del caso.

En al menos dos oficinas los ladrones utilizaron amoladoras para romper la caja fuerte y llevarse dinero en efectivo y documentación. En otras, la plata estaba en cajones, así que los destrozos fueron mínimos, comentaron las fuentes.

Algunas de las oficinas cuentan con puertas blindadas y otras poseen rejas para ingresar en los lugares donde estaban las cajas fuertes o los escritorios con dinero, que fueron cortadas con una amoladora. Además, se alzaron con chequeras en blanco y cheques emitidos y también con algunas alhajas, remarcaron los voceros.

Hasta anoche no quedaba claro cómo habían ingresado al sector de oficinas, ya que la puerta de ingreso a las mismas, ubicada en la galería que tiene entrada por calle Córdoba 1365, es toda vidriada, se cierra con llave y tiene una cámara de seguridad sobre el ascensor de ingreso que apunta a la puerta, pero que al parecer no queda grababa, refirieron las fuentes.

Los investigadores presumen que los ladrones ingresaron antes del horario de cierre del sector de oficinas, se escondieron en algún baño del edificio y salieron cerca de la medianoche, cuando el lugar quedó vacío.

Lo que no está claro es por dónde se fueron, ya que durante la noche las galerías no están conectadas, primero porque una reja separa los dos brazos que dan a calle Córdoba del que desemboca en calle Corrientes y segundo porque, además, todos poseen rejas, que no fueron violentadas.

El caso es investigado por el Juzgado de Instrucción en turno junto a personal de la comisaría 2ª, con jurisdicción en la zona.

Comentarios