Coronavirus, Política

Pandemia

Escándalo por vacunatorio VIP: el presidente le pidió la renuncia al ministro Ginés

Así lo confirmaron fuentes oficiales, luego de que este viernes se conociera que algunos dirigentes y el periodista Horacio Verbitsky se vacunaron en la sede de la cartera de Salud. Carla Vizzotti, la número dos de la cartera, es la candidata a suceder a González García


El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, organizó un operativo secreto de vacunación en la sede de la cartera que conduce, según publicó el portal web del diario Clarín este viernes. La noticia se conoce después de que el periodista Horacio Verbitsky contara esta mañana en El Destape Radio que llamó a su “viejo amigo” González García y, a través suyo, accedió a una dosis de vacuna contra covid-19 este jueves en esa dependencia estatal.

Según consignó el diario mencionado, al que luego se sumaron otros medios, el operativo secreto alcanzó a dirigentes y amigos cercanos del ministro y su logística, en medio de un viaje de González García a Entre Ríos, quedó a cargo de su secretario privado.

En la provincia de Buenos Aires comenzó esta semana la vacunación de los mayores de 70 y en la ciudad se empezará a inmunizar a los mayores de 80 años a partir de la próxima semana. En ambos distritos, el adulto mayor debe anotarse en una lista y esperar a que le asignen un turno para recibir la vacuna contra el coronavirus.

Algunos nombres

El senador Jorge Taiana, el diputado Eduardo Valdés y el canciller Felipe Solá, de acuerdo a lo publicado por los periodistas Federico Mayol e Ignacio Ortelli, están entre quienes recibieron su dosis, aparte de Verbitsky, según la misa versión. Los tres funcionarios viajarán este domingo junto con el presidente Alberto Fernández a México para ser parte de la conmemoración de la independencia de ese país.

También trascendió que el secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, de 77 años, recibió la vacuna junto a su esposa, Liliana Zulet, y su hijo Jerónimo, de 20 años, que convive con la pareja.

En los días previos se había conocido que el diputado nacional por Santa Cruz Juan Benedicto Vázquez, del Frente de Todos, también recibió la vacuna Sputnik V, pese a no revestir la condición de personal esencial de la Salud ni adulto mayor de 70 años para ser vacunado.

Pedido que es orden

Luego del escándalo de las vacunas de privilegio que se aplicaron en el Ministerio de Salud, el presidente Alberto Fernández le pidió en la tarde de este viernes la renuncia al ministro de Salud, Ginés González García, informaron fuentes oficiales al portal elDiarioAR.

Fernández instruyó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que solicite la dimisión inmediata del funcionario, quien encabeza la cartera de Salud desde diciembre de 2019.

De inmediato los voceros gubernamentales deslizaron distintos nombres para suceder a Ginés, quien ya había sido ministro en la gestión de Néstor Kirchner: la número dos actual de Salud nacional Carla Vizzotti, y el titular de la cartera de la provincia de Buenos Aires, el rosarino Daniel Gollan, entre otros, comenzaron a sonar.

La salida de González García se da a poco de cumplir un año y dos meses de gestión y haber comenzado la vacunación contra el coronavirus entre el personal de salud y los mayores de 70 años.

El ministro de Salud ya había estado en la mira del gobierno por otras situaciones que generaron polémica, pero este viernes el episodio con la Sputnik V derivó en su pedido de renuncia.

Mi amigo Ginés

Este viernes, el periodista Horacio Verbitsky relató que se dio la vacuna Sputnik V en el Ministerio de Salud, tras haber consultado al titular de la cartera, Ginés González García, sobre cómo acceder a la dosis.

“Decidí vacunarme. Me puse a averiguar dónde hacerlo, llamé a mi viejo amigo Ginés González García, a quien conozco de mucho antes de que fuera ministro, y me dijo que tenía que ir al Hospital Posadas”, contó Verbitsky en su columna de El Destape Radio.

“El Hospital Posadas está en Palomar, creo que es partido de Morón, pero el barrio es Palomar y está ahí nomás de la villa Carlos Gardel. Y cuando estaba por ir recibí un mensaje del secretario de Ginés, que me dijo que iba a venir un equipo de vacunadores del Posadas al Ministerio y que fuera a darme la vacuna”, siguió su relato Verbitsky.

Aranda, el acusado de ecocidio

En ese mismo relato, el autor de “Robo para la Corona”, sumó: “Y también pasó algo gracioso, y es que, me entero estando allí, que también iba a venir a vacunarse el número dos de Clarín, José Antonio Aranda. También Aranda se había comunicado con el Ministerio para averiguar dónde se podía vacunar y que, bueno… Pero que no iba a venir ayer porque Aranda planteó que él quería no la vacuna rusa sino la inglesa. Quería la vacuna de Oxford/AstraZeneca (…). Me imaginaba la posibilidad de un encuentro en el vacunatorio con José Antonio Aranda, me causaba mucha gracia. Te muestra que la vacuna y el virus sobre todo no le hacen asco a nada. Le da lo mismo un subversivo como yo que un conchudo como Aranda. Pero bueno, no nos cruzamos, pero hubiese sido gracioso que nos cruzáramos”. Verbitsky se reía al contarlo.

A la vez, según publicó Clarín, José Antonio Aranda negó haber llevado a cabo las gestiones para vacunarse a las que se refirió el periodista. “Recién lo voy a hacer cuando me llegue el turno que solicitaré apenas se abra en la Ciudad de Buenos Aires el registro para hacerlo”, dijo Aranda a ese diario.

Aranda es el mismo que fue señalado en noviembre pasado por la Multisectorial por la Ley de Humedales como uno de los principales latifundistas del Delta del Paraná, y como propietarios de terrenos en las islas donde el año pasado hubo quemas ilegales.

Contra el Perro

El escándalo también alcanzó al propio Verbitsky, de quien se distanció su compañero de programa Ari Lijalad en redes sociales, mientras que a la vez el dueño de la radio donde se emite ese envío, Roberto Navarro, decidió que no trabaje más allí.

A la vez, el equipo de trabajadores del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), organismo que dirige Verbitsky, emitió un comunicado, en el que rechazó “esta o cualquier otra acción o privilegio que vaya en otro sentido”.

“Recibimos la noticia de que el presidente de nuestra organización fue vacunado por fuera del sistema establecido, a través de una cadena de favores y a título personal, mientras estábamos intentando, como todo el mundo conseguir un turno para las personas mayores de nuestras familias”, indicaron los trabajadores del Cels.

Y agregaron: “Como organización comprometida con los derechos humanos y con las urgencias de la situación social actual, consideramos que las únicas salidas a la pandemia son la responsabilidad colectiva y el compromiso con las etapas del sistema de vacunación a nivel federal”.

“Por esto, hemos sostenido en diferentes espacios y ante el Estado la necesidad de que el proceso de vacunación responda a criterios de inclusión social que atiendan en forma prioritaria a los grupos más vulnerables”, añadió el comunicado.

“Nada de lo ocurrido representa el trabajo y el pensamiento de quienes integramos y hacemos a la organización en su día a día”, concluyeron los trabajadores de la organización.

Vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud: Verbitsky contó que se vacunó gracias a su amigo Ginés

Comentarios