Espectáculos

Entre reclamos y denuncias

Escándalo en la industria del cine iberoamericano: piden la salida de Luis Puenzo, titular del Incaa

Luego de un año complicado para el sector, con denuncias e intervenciones, desde el Ministerio de Cultura de la Nación estarían buscando un reemplazo para el cargo que actualmente ocupa el ganador del Oscar por "La historia oficial"   


Luis Puenzo parece haber pedido la pelea por su continuidad en la presidencia del Instituto Nacional del Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) luego de quedar afuera de la votación de  la Conferencia de Autoridades Audiovisuales y Cinematográficas de Iberoamérica (Caaci), organismo internacional clave para el cine de habla hispana. Si bien el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, ya le había hecho llegar su decisión de querer correrlo tras un año de gestión perjudicada por la pandemia pero opacada por una serie de movimientos polémicos por parte del director de La historia oficial y sus funcionarios, se supo que sus pares de Cuba y de Venezuela, por ejemplo, votaron en contra Puenzo.

Para Puenzo era clave la renovación de autoridades de la Caaci, que nuclea a los institutos nacionales de cine de Latinoamérica, España y Portugal. Lo más importante del organismo es el Programa Ibermedia, que es un fondo de ayuda y cooperación que financia proyectos cinematográficos que tengan participación de dos países que integran el organismo. Cuando hay una coproducción entre Argentina y España, por ejemplo, las productoras reciben aportes de Ibermedia.

Fue así que Luis Puenzo intentó quedarse con la titularidad del organismo para mostrar espalda internacional pero no lo logró. En el sector del cine mencionan la derrota como un fracaso diplomático, puesto que países afines como México, Cuba y hasta Venezuela, justo el día en que Argentina fue uno de los pocos países del continente que no condenó la elección organizada por Nicolás Maduro, votaron por España.

Tal como detalló La política online, el encargado de conseguir los votos era el productor Bernardo Bergeret, operador político de Puenzo que se desempeñó durante más de una década como gerente de Relaciones Internacionales del Incaa, una suerte de canciller del cine, quien se había atrincherado en el organismo durante la gestión macrista.

El viernes pasado se hizo el primer zoom para votar al nuevo secretario ejecutivo del Caaci por un año y Puenzo parecía contar con los votos. Pero el peruano Pierre Emile Vandoorne, actual secretario ejecutivo, olfateó que Puenzo no tenía el respaldo ni siquiera en su propio país y suspendió la votación para este miércoles.

Durante el fin de semana largo los productores del resto de Iberoamérica se enteraron por sus pares argentinos que Puenzo venía muy cuestionado por el sector del cine, incluso por productoras afines al kirchnerismo que lo culpan por la inacción del Incaa durante la pandemia. Mientras que abrieron gimnasios, peluquerías y hasta teatros, los cines siguen prohibidos y se convirtieron así en el sector más postergado durante este 2020.

Por este parate, en el que se coló una intervención judicial del Incaa en agosto, se fundió toda la línea de producción cinematográfica: actores, técnicos, directores, productores, distribuidores y exhibidores.

Pero mientras tanto, el Incaa siguió recaudando el 70 por ciento de su presupuesto que entra por vía del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). El sector reclamó medidas de auxilio pero Puenzo no reaccionó y ahora tendrá el próximo lunes una manifestación en la puerta de Lima 319.

Reclamos en puerta

En cuestión de días, Luis Puenzo recibió cartas en su contra por parte de varios sectores, incluso afines, como el manifiesto de Peronistas del Cine y el Audiovisual, que lo acusaron de elitista: “¿Por qué el peronismo se reafirma siempre en la oposición o desde el llano, con nuestrxs mejores referentes culturales, y en el ejercicio de la gestión (porque no se trata del poder) esa insistencia se diluye y muchxs dirigentes insisten en optar por la apertura vergonzante hacia las afluencias de otros ríos supuestamente más «universales», aguas que inmediatamente nos quitan el espejo de Fiorito, de Cobunco o Casabindo, y nos proponen los fulgores supuestamente sofisticados de París, Venecia o Helsinki?”, dispararon desde el referido colectivo.

Las integrantes de Acción Mujeres del Cine le indicaron a Puenzo: “No fue la pandemia, sabemos de la dificultad que trajo, pero también conocemos los esfuerzos que han hecho lxs responsables a cargo de organismos e instituciones, a nivel nacional e internacional, para resolver con eficiencia la difícil situación”.

Un duro agosto

Durante agosto, el Incaa fue intervenido por la Justicia, tras una denuncia por supuestas irregularidades en la asignación de subsidios a productoras y en el allanamiento se alzaron con centenares de expedientes, prácticamente la totalidad de los proyectos en curso.

Ante esto, las autoridades del Incaa habían informado que no se pagaban más subsidios hasta que la Justicia se expida, algo que en el sector creen que puede llevar un año. Mientras tanto, al Incaa seguían entrando 200 millones de pesos mensuales por parte del Ente Nacional de Comunicaciones (Ecanom). Por ley, la mitad de ese ingreso debe ser destinado a subsidiar a las productoras.

En el centro de la escena apareció la contadora personal de Puenzo y de las productoras del director, Sonia Serrano, nombrada subgerente de Administración del Incaa, el lugar estratégico por donde pasan todas las decisiones que terminan en la erogación de los pagos.

Candidatos al reemplazo de Puenzo

Una de las productoras que encabezó el reclamo contra Puenzo fue Vanessa Ragone, productora de El secreto de sus ojos y también ganadora del Oscar como Puenzo, y de Carmel, la serie del caso Belsunce que emite Netflix.

Ragone es una de las anotadas para suceder a Puenzo si Bauer hace caer la espada. Y cuenta con el aval del sector ya que es la titular de la Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica (CAIC).

Por el lado de la línea interna de Puenzo, quien suena es Pablo Wisznia, quien llegó a la subgerencia de Asuntos Jurídicos por obra del actual titular del organismo. Advertido de la vocación de ascenso de Wisnia, Puenzo había pensado en desplazarlo hasta que se enteró que el ex número dos de José “Pepe” Nun se jactaba del apoyo de la vicejefa de gabinete, Cecilia Todesca.

Por otro lado, Paula Deluque, directora de Néstor Kirchner, la película, quien cuenta con el aval de Jorge “Topo” Devoto, también espera reemplazar a Puenzo al igual que Javier Grosman, el hacedor de Tecnópolis, entre otras proyectos del actual gobierno nacional.

 

 

Comentarios