Ciudad

Abajo para levantar una torre

Es un hecho la demolición del edificio de la radio LT8

La emisora funcionó en Córdoba e Italia desde la década del 30 hasta 2015. El sitio fue un símbolo del periodismo y la cultura rosarina. Ahora, otro lucrativo negocio inmobiliario


Fue un símbolo del periodismo, el espectáculo y la cultura durante una larga época. Y también de lo que sucede hoy con muchos medios de comunicación. El edificio de calle Córdoba al 1800 (en pleno Paseo de Siglo) dónde por décadas funcionó la emisora local LT8 fue demolido en los últimos días. Según pudo saber El Ciudadano, en el lugar se construirá una torre. Ahora sólo quedará el recuerdo de quienes trabajaron o pasaron alguna vez por allí.

Los que transitan a diario por el Paseo del Siglo pudieron ver (en muchos casos con cierta nostalgia) cómo días atrás un grupo de obreros comenzó a tirar abajo todo el interior del  inmueble en el que LT8 funcionó de 1935 hasta 2015. Es decir, durante 80 años.

La propiedad había quedado en desuso luego de que el Grupo Uno (controlante en Rosario del Multimedios La Capital) mudara los estudios de la AM 830 y la FM del Siglo (99.5) al edificio del diario, en calle Sarmiento 763.

Durante un largo tiempo la casona de calle Córdoba estuvo con el cartel del alquiler. Meses atrás se mencionó la posibilidad de que allí se instalara un call center. También se rumoreó el posible desembarco de un banco extranjero. Pero nada se concretó.

El inmueble pertenecía a la familia Lagos, históricos propietarios de La Capital hasta la llegada de los mendocinos Daniel Vila y José Luis Manzano. El traspaso se dio en el marco de algunos acuerdos internos. Igual, ya nada queda. Como sucedió con muchas propiedades de alto valor histórico (sobre todo en el centro de las ciudad), tras la demolición seguramente vendrá un jugoso negocio inmobiliario.

 

Un lugar con mucho pasado

 

Si bien la fecha de fundación que se toma de LT8 es el 16 de julio de 1927, sus orígenes se remontan a algunos años atrás. Se atribuyen a la vieja radio Colón, instalada en los fondos de una casa de Salta 2133, donde funcionaba una bicicletería. Usaba la frecuencia F5, aunque al igual que las otras radios solían salir del aire por algunos días y sus horarios de emisión eran acotados a ciertas horas de la mañana y otras por la tarde.

En 1931 pasó a tener la denominación que lleva hasta hoy: LT8 Radio Rosario. Y desde entonces comenzó a afirmarse en la audiencia, ya que sus transmisiones se producían con mayor regularidad.

En 1935 la radio se trasladó al inmueble de calle Córdoba 1825, pegado a la propiedad demolida en estos días, Córdoba 1483, donde en un primer momento se instaló un auditorio para 120 personas.

La programación en los primeros tiempos de LT8 tuvo como eje la música. En realidad –según las crónicas de la época- , todas las emisoras buscaban copiar lo que se escuchaba en las radios de Buenos Aires. Así fue que también comenzó la emisión de números en vivo. Carlos Gardel junto a sus guitarristas fue uno de los tantos artistas que actuó en LT8 a inicios del año 30. Fue la última visita a Rosario antes de emprender la gira que terminó con su vida en el accidente de avión en Medellín.

Ya en 1936 la emisora tuvo el primer slogan: “La llave del Litoral”, y se integró a la cadena Excelsior. Para esa época contaba con orquestas estables, como se acostumbraba.

Todos los que pasaron por LT8 en aquel entonces también recuerdan del edificio demolido el sector del patio, donde los artistas esperaban que les toque el turno de actuar en el estudio mayor, como así también el piano de cola de conciertos, que terminó en manos de uno de los interventores militares que tuvo la radio durante las dictaduras.

En los años 40 comenzaron a emitirse los clásicos radioteatros que se mantuvieron hasta los 60, cuando la llegada de la televisión y los teleteatros le dieron el tiro de gracia.

El inicio de la televisión no alteró la continuidad de la radio, ni su relación con el público rosarino. De hecho, a fines de los 70 LT8 ya era conocida como “la emisora más importante del interior del país”.

Durante el proceso militar la emisora estuvo intervenida y en 1983, con la vuelta a la democracia, la empresa Voces SA se convirtió en la licenciataria. La historia reciente es más conocida. Ahora en calle Córdoba apenas  quedarán los recuerdos.

 

Otro histórico que se cae

 

La demolición del inmueble  dónde se situara por años la emisora LT8 se da en paralelo a la situación del    centenario petit hotel de Corrientes 726, que logró un permiso de destrucción exprés para que la Bolsa de Comercio levante ahora en su lugar un edificio “sustentable”. La obra, resistida por protestas, un abrazo solidario y la recolección de cinco mil firmas, comenzó hace unos días tras un tapial metálico que cubre los frentes de ese inmueble y otro lindero.

En poco tiempo no quedará rastro del petit hotel de las primeras décadas del siglo XX que fue incluido en dos oportunidades en los catálogos de edificios de valor histórico en la zona central de la ciudad.

En su lugar y el inmueble adyacente, que supo ser sede comercial de Tarjeta Naranja, la Bolsa proyecta levantar un edificio “sustentable”, con jardines verticales al frente y una terraza verde, optimización energética y recuperación de aguas.

Pero para que ese proyecto tuviera chances de hacerse realidad, antes el Ejecutivo municipal y el Concejo le dieron el visto bueno a la descatalogación del inmueble.

El pedido de la Bolsa de Comercio para que se cambiara su grado de protección llegó al Concejo Municipal el 17 de noviembre de 2016.

Si te gustó esta nota, compartila