Mundo, Política

Tierra de confusiones

Es trotskista pero lo acusaron por nazi: fuerte defensa a diputado que repudió bombardeos israelíes

Juan Carlos Giordano, de Izquierda Socialista, ensayó un encendido discurso en la Cámara de Diputados el pasado miércoles, por el que fue tildado de "antisemita" y atacado en redes sociales y grandes medios. Ahora se armó una contracampaña por el "derecho democrático a defender a Palestina Libre"


“Me culpa de «antisemita». Falso. Somos antisionistas, condenamos los bombardeos genocidas de Israel y estamos por Palestina Libre. Con orgullo. Para sacarme un domingo, se ve que les duele. Sería bueno que me den el derecho democrático para desmentirlo”, tuiteó este domingo el diputado nacional Juan Carlos Giordano. El legislador había ensayado en la sesión de la Cámara baja del pasado miércoles 19 un repudio a “los bombardeos genocidas del Estado de Israel sobre Gaza”, en un discurso breve y contundente que repartió acusaciones por la “hipocresía” en las posiciones frente al conflicto más grave en siete años en los territorios palestinos hasta el cese del fuego el pasado viernes 21. Las palabras del legislador dieron inicio a una fuerte campaña mediatica: contra él. Un aluvión de comentarios en las redes sociales y en notas en los diarios Clarín, La Nación e Infobae llovieron durante el fin de semana, con tal profusión que dieron origen una nueva campaña, ya de alcance internacional, por “el derecho democrático para defender a Palestina Libre y en defensa del diputado Juan Carlos Giordano”.

“Como siempre, hay una campaña falsa de que el Estado sionista es víctima del terrorismo”, había cargado Giordano en la sesión. En su discurso contabilizó: “Van doscientos diecisiete asesinados; sesenta y tres niñas y niños. Están circulando los nombres en árabe de los niños y niñas de entre uno, dos, tres a diecisiete años”. Y describió: “Son crímenes contra la población civil, edificios derrumbados de la prensa internacional, la biblioteca de la Universidad Islámica, todo con el apoyo de aviones sofisticados y tirando con misiles de Joe Biden –Estados Unidos– y la Unión Europea”.

El legislador que está en el bloque del Frente de Izquierda Unidad, esgrimió la posición de Izquierda Socialista, la fuerza política a la que pertenece: “Nuestra propuesta no es la reaccionaria e inviable salida de los dos Estados; es imposible. Hay que terminar con el Estado sionista e imponer un Estado único en todo el territorio histórico de Palestina, laico no racista y democrático”.

La reacción fue generalizada. Uno de los columnistas fue el ex secretario de Derechos Humanos de la Nación Claudio Avruj, quien el pasado viernes 21, además de apuntar al legislador, cargó también contra el gremio Amsafé Rosario, “que confeccionó una guía para alumnos absolutamente antisraelí”, preguntándose si “si sabrán quién es gobierno Gaza desde 2005” y concluyendo que es Hamas, “una organización terrorista”. E infirió que “si vivieran allá”, bajo ese gobierno, “no podrían ir libres” por la calle “como individuos de la democracia y de la izquierda, pregonando el aborto, luchando por la igualdad de género, defendiendo la libertad de prensa y opinión, por los derechos de los trabajadores, reclamando educación, servicios, oponiéndose a la censura y la violencia”.

Catarata de palabras

El discurso del “Gringo” Giordano no tuvo matices: a la representante del Estado hebreo en el país, Galit Ronen, la acusó de pedir “apoyo internacional a los bombardeos”, al gobierno nacional de Alberto Fernández por “las vergonzosas declaraciones de la Cancillería”, y a la administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta por haber “condenado el terror, pero no de Israel sino del pueblo palestino”.

“Desde todo punto de vista son repudiables las declaraciones repugnantes de la embajadora israelí en Argentina, Galit Ronen, sionista y provocadora, cuando dice: «Cualquier persona democrática debería apoyar a Israel»”, se plantó el diputado en un párrafo. “Juntos por el Cambio, que habla de la República y de la Justicia independiente, está a favor de los bombardeos”, lanzó en otro. Y finalmente castigó a “un gobierno que se dice defensor de los derechos humanos”.

“Leo textual las expresiones de Cancillería: «Preocupación por el uso desproporcionado de la fuerza de Israel y los ataques de misiles que vienen de Gaza». O sea, la teoría de los dos demonios que fue combatida en nuestro país por varias generaciones cada 24 de marzo”, apuntó.

Y contrastó, en ese marco, otras acciones en el mundo. “Los trabajadores portuarios italianos se negaron a cargar un arsenal de guerra que iba a Israel, en un gesto obrero internacionalista impresionante”, citó como ejemplo.

Pero de su posición lo que más pareció incomodar fue su propuesta de Estado único. “Se sucedieron en las redes una serie de acusaciones contra Giordano por «antisemita» y «nazi». Y se lanzó una campaña de firmas, calumniosa y antidemocrática, reclamando que Giordano sea «expulsado» de la Cámara de Diputados”, describió el portal La Izquierda Diario.

En su resumen del caso resaltó: “A la cabeza de esta campaña están organizaciones y personalidades locales afines a la embajada del Estado de Israel, el presidente de la Asociación Sionista Argentina, a la cual se han sumado ex funcionarios macristas como el ex Secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj y el ex ministro de Educación Alejandro Finocchiaro. También oficia como vocero de la misma el conocido periodista Eduardo Feinmann”.

Contracampaña

“La acusación a Giordano de «antisemista» es absurda y falsa. Tanto nuestra organización nacional Izquierda Socialista como la corriente internacional a la que adherimos, la Unidad Internacional de Trabajadores y Trabajadoras-Cuarta Internacional, tenemos una larga y consecuente trayectoria de repudio y combate a toda expresión o ataque racista contra el pueblo judío o cualquier otro. Esa trayectoria incluye no sólo el combate al antisemitismo sino también al nazismo o neonazismo, así como la denuncia permanente del horror del Holocausto. En Argentina tenemos desaparecidos en nuestro país bajo el genocidio de la última dictadura militar, y siempre fuimos parte de las nuevas generaciones que reclamaron cárcel a los genocidas. Pero aquí se trata de algo muy distinto, un engaño que debe ser aclarado y repudiado”, publicó en su portal orgánico la fuerza política del legislador.

En la nota denunció que la campaña contra Giordano “va en contra de todos aquellos que defienden la causa palestina y repudian la política de ocupación y de usurpación de sus tierras desde hace 73 años por parte del Estado de Israel” y ataca “a los que critican y denuncian, en Argentina y el mundo, su política genocida de limpieza étnica sobre las y los palestinos, de usurpación y colonización de tierras o de bombardeos criminales sobre Gaza”.

Con la misma interpretación, desde Estados Unidos el reconocido intelectual Noam Chomsky sumó su adhesión y apoyo al legislador de izquierda. Las expresiones de respaldo también llegaron desde el exterior, con tuits de distintas fuerzas políticas de Europa. Y en el país, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas y decenas de dirigentes sindicales, sociales, miembros de organismos de derechos humanos comenzaron a hacer llegar sus adhesiones a la invitación “Firmá en rechazo a los ataques contra el diputado Giordano: por el derecho democrático a defender una Palestina Libre”.

Comentarios