Región

El futuro de Oil Combustibles

“Es por la historia de la refinería, mi viejo murió acá”

Este miércoles arribará a San Lorenzo el juez Javier Cosentino, quien deberá definir si lleva a la quiebra a Oil Combustibles. “Estamos en el final de esta obra de terror”, reconoció Edgardo Dossena, uno de los trabajadores con mayor antigüedad de la firma


Edgardo Dossena tiene 37 años de antigüedad en la empresa y vivió todos los procesos de reconversión laboral. Además, viene de una tradición familiar vinculada con la firma: “Mi abuelo se jubiló acá y mi viejo falleció en las puertas de la fábrica de un paro cardíaco. Lo hago por la historia de la refinería”.

La de Edgardo es una de las tantas historias de vida que atraviesan a los más de 400 trabajadores de Oil Combustibles que conviven con la incertidumbre del futuro laboral, desde hace tres meses. “Te agota más mental que físicamente. Uno más ya tiene cierta madurez para ponerle un freno a todo esto, tratar de manejarlo distinto y hablar con los compañeros más jóvenes, llevando algo de calma”.

“El tiempo pasó de una manera muy rápida para nosotros. Nos acostábamos con una noticia y nos levantábamos con otra”, recordó y con algo de resignación agregó: “Estamos en el final de esta obra de terror”.

Sin embargo, las últimas novedades que llegaron desde Buenos Aires no fueron alentadoras. La firma Trafigura, principal interesada en comprar Oil Combustibles, desistió de su oferta en medio del proceso de salvataje por considerar imposible cumplir con los plazos estipulados por la AFIP para cancelar una deuda millonaria.

Además, se supo que el magistrado que entiende la causa arribará este miércoles a la ciudad. “No sabemos el motivo. Tal vez para ver el activo o interiorizarse un poco más sobre la decisión que va a tomar”, aseguró el operario, en diálogo con Radio Black 92.5, al tiempo que pidió “mantener la cordura y no hacer pavadas, menos en esta instancia”.

“El tratamiento que nos están dando hasta ahora es como si fuéramos un kiosco. Este conflicto tiene que tener un tratamiento especial, no es común que un juez vaya a una empresa”, aseguró Dossena y cuestionó: “Me deja dudas la postura de la Afip porque ante una eventual quiebra no va a poder cobrar esos millones”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios