El Hincha

La sinceridad de Ortigoza

“Es el peor momento de mi carrera, nunca me pasó esto”

El Gordo, que el sábado será titular por primera vez desde que llegó al club, habló de todos los temas.


Autocrítico. Sin ponerse colorado. Poniendo sobre la mesa su presente sin dar rodeos. Con la chapa que solamente la da la trayectoria, Néstor Ortigoza brindó una jugosa conferencia de prensa tras el entrenamiento de este martes. El Gordo, que el sábado será titular por primera vez desde que llegó al club, habló de todos los temas.

Y al ser consultado sobre qué es lo que piensa del hecho de haber jugado muy poco por las lesiones que tuvo, respondió: “Es el peor momento de mi carrera creo yo. Nunca me había pasado esto, por más que busque una explicación no la voy a encontrar. Hice la pretemporada a la par de mis compañeros, me lesioné y recuperé y me volví a resentir. El primero que quiere jugar soy yo, ni ustedes (prensa), ni la gente. La gente que me trajeron confiaron mucho en mí y les tengo que responder dentro de la cancha. Para mí es el peor momento de mi carrera creo yo. Pero esto lo saco entrenando, con la cabeza fría. Porque si te desesperas te juega en contra”.

Luego, más allá de que tiene contrato vigente más allá del 30 de junio, y al hablar sobre si en estos partidos que faltan (3 de la Superliga y el encuentro ante San Pablo) se juega la continuidad en el club, sentenció: “No creo que esté en juego mi continuidad. Porque no es que yo estoy acá de joda, estoy en un cumple y me da todo lo mismo. No me da todo lo mismo, a mí me molesta. No es que me encontraron en un boliche o me lesioné porque estoy de joda. Son circunstancias. No es que no rendí en la cancha, sé que cuando me toque voy a rendir”.

—¿En qué se basa la confianza que tenés?

—La confianza que tengo es porque me siento bien. Me siento con mucha confianza. Siento que hay buen equipo, la presión que tiene Central me gusta.

—¿Qué le podés aportar al equipo?

—Mi característica es con la pelota. Tener la pelota, pases en profundidad, pases cortos. Por ahí me cuesta la marca, pero si tengo que arremangarme y tirarme al piso lo voy a hacer. Pero mi fuerte es con la pelota.

—¿Cómo estás de cara a esta posibilidad que se te presenta?

—Me vengo sintiendo muy bien. Hace tres semanas que vengo entrenando a la par del grupo. Mañana (por hoy) va a ser la práctica de fútbol y luego el técnico decidirá. Tengo que tratar de darle al equipo lo que necesita y estar a la altura.

—¿Cómo viviste los últimos días donde hubo reuniones con respecto al futuro del técnico?

—Trato de no mirar, de no escuchar. Trato, en lo personal, de ponerme bien en lo físico. De estar bien y a disposición del técnico. Quedan tres fechas y el partido con San Pablo, sabemos que este partido es al que apuntamos pero los puntos que quedan son importantes porque el año que viene pueden costar caro.

—Te va a tocar volver justo en un partido clave por la continuidad del técnico…

—No sé si es clave por eso. Yo no pongo en la balanza esa situación, eso lo harán los dirigentes. Sí es un partido clave por lo que significa. Yo tengo que defender al técnico dentro de la cancha, no con un micrófono. Hoy no lo estoy haciendo porque no estoy jugando. Si me toca trataré de ayudar al técnico y a mis compañeros.

—Te toca esta posibilidad justo cuando el equipo no está bien, ¿es una presión extra ingresar al equipo en un momento así?

—No es presión, me gusta la presión. Sí me gustaría ingresar en un equipo que pelee la punta (risas). Pero me siento capacitado para este momento. Estoy para ayudar a mis compañeros.

—¿Cómo ves el equipo?

—No es oportuno que yo diga que está bien y qué está mal. Yo no estoy jugando.

—¿Creés que solamente con tu aporte la cosa va a cambiar?

—Un solo jugador no va a cambiar el sistema de juego, esto es un equipo y todos tenemos que rendir desde su posición. Yo creo que Messi, Neymar y Ronaldo son unos mostros, pero hay uno solo.

Si te gustó esta nota, compartila