Política

Opinión

Es el momento de un Frente provincial contra el ajuste

Un saludable pensamiento recorre gran parte del espectro partidario santafesino, expresado en la creación de un nuevo frente político y social que le ponga límites al avance del gobierno nacional contra los intereses y derechos de los sectores nacionales y populares.


En los últimos tiempos un saludable pensamiento recorre gran parte del espectro partidario santafesino, expresado en la creación de un nuevo frente político y social que le ponga límites al avance del gobierno nacional contra los intereses y derechos de los sectores nacionales y populares.

En dicha dirección se han expresado funcionarios y dirigentes oficialistas y opositores, entre los que se pueden destacar al ex gobernador Antonio Bonfatti que dijo: “Hay que construir una alternativa plural y amplia” contra un gobierno nacional que definió de “derecha”.

Por su parte, el diputado nacional Luis Contigiani hizo pública esa postura cuando pidió “una alternativa en Argentina con hombres y mujeres con vocación de justicia social, transversal a cualquier partido”.

Y agregó: “Hay que polarizar para enfrentar a la derecha. El centrismo ya no existe. Hay una necesidad que compartimos de armar algo diferente, transversal para el país, para Santa Fe. La línea transversal debe incluir a todos los hombres de buena voluntad, honestos, comprometidos, que crean en la justicia social, del radicalismo y el peronismo”.

En el arco opositor provincial, la senadora nacional, María de los Ángeles Sacnun barajó la posibilidad de conformar un nuevo frente político en Santa Fe, expresando que “ojalá podamos construir un frente en Santa Fe”.

Y remarcó: “Se necesita construir un proyecto superador que garantice al conjunto de los santafesinos el cumplimiento de sus sueños, además de ampliar una base electoral”.

Por su parte, el legislador provincial Luis Rubeo se sumó a la posibilidad de conformar una alianza con otras fuerzas, y dejó abierta la puerta para un nuevo espacio.

“Lo que hay es vocación de ver si somos capaces de pergeñar una nueva coalición política en la provincia que exprese la realidad social. Mi límite es el macrismo ya que expresan las políticas contrarias con las que yo empecé a militar”, afirmó.

Y agregó: “No me parece que sea una mala idea. Santa Fe está madura para eso“, al tiempo que consideró que el nuevo frente sería “anti-macrista”.

A partir de estas ideas fuerza se abre en el marco provincial todo un interesante abanico de posibilidades, que el tiempo y los consensos necesarios determinarán la concreción  o no del mismo.

Como muchos, estoy convencido de su necesidad, y parafraseando a Gandhi digo: “No hay camino para el Frente, el Frente es el camino”.

No obstante las distintas declaraciones coincidentes en esa dirección, en su constitución se necesitará de grandes esfuerzos y dosis de apertura, coherencia, racionalidad y generosidad, para que el mismo no se agote en una arquitectura electoral de cúpulas, más allá de las distintas realidades sociales y políticas.

Ante la difícil situación política y económica que atraviesa el país, el frente debe ser mucho más que una posibilidad, para constituirse en una obligación para todos aquellos que nos reivindicamos como parte del campo nacional, popular y democrático.

No hay dudas que las políticas que se pergeñan desde el ámbito nacional están generando graves perjuicios en los sectores más desprotegidos de la sociedad, sin perjuicio del  endeudamiento feroz en dólares, que abre un gran interrogante sobre el futuro de todos los argentinos y que sólo favorece al gran capital financiero y la consiguiente    bicicleta.

Desde lo institucional y más allá del silencio vergonzoso de los grandes  medios de comunicación, empieza a asomar una democracia condicionada, en la que el autoritarismo y la persecución de los críticos nos retrotraen a épocas que creíamos superadas en el país.

Para ir terminando y coincidiendo con esta necesidad común, no quiero dejar de recordar la letra de esa vieja canción española que dice:

“Cuando se suma, se suma y hay que saber sumar bien por qué en el campo del pueblo hay gente de tu partido pero del otro también. Cuando se resta, se resta y hay que saber restar bien porque en el campo enemigo hay gente de otro partido pero del tuyo también.”

(*) Docente

Si te gustó esta nota, compartila