Policiales, Últimas

Balaceras indiscriminadas

“Es durisímo saber que mi hijo ya sabe que tiene que correr al buffet del club porque hay tiros”

La frase es de un papá que fue a presenciar la práctica de fútbol de su hijo de 7 años y escuchó los tiros a unos 10 o 15 metros del club. Debido a las balaceras el club tiene un protocolo y los chicos saben que tienen que correr al buffet a gresguardarse


Foto Facebook: Clubes Rosario

Otras dos balaceras tuvieron lugar el martes. No hay un patrón, cualquier objetivo es bueno. Esta vez las balas resonaron cerca de un club de fútbol infantil en Empalme Graneros y una concesionaria en barrio Pichincha. En el predio infantil donde entrenan niños existe un protocolo por balaceras. Los pequeños ya saben que deben resguardarse en el buffet del club cuando escuchan disparos.

Empalme Graneros es uno de los barrios donde la violencia extrema no da tregua. El miércoles pasado persiguieron en un vehículo y mataron a Joel Ariel Bulnette en Felipe Moré al 600 bis. Este martes, en Cabal al 1300, otro hombre identificado como Ezequiel Adrián Bahl fue baleado y murió varias horas despúes en el hospital. MIentras que una mujer fue atacada a tiros ese mismo día en la puerta de su casa en pasaje Quito al 2500. La víctima, identificada como Gabriela Del Carmen Zanini, salió de la vivienda luego de que le golpearan la puerta y fue baleada en el tórax, murió poco después.

En este contexto se produjo una balacera en cercanías del club Argentino 78, ubicado en Juan José Paso y Felipe Moré, cuando había una práctica de futbol de niños de 7 años.

Martín, el padre de uno de los chicos que practica en el lugar contó a LT8 que ya tienen un protocolo. Explicó que el martes a la tarde fue a ver a su hijo entrenar y a 10 o 15 metros escucharon entre 8 o 10 disparos de pistola.

Martín conto a LT8 que los chicos están instruidos y como son hechos que se dieron en más de diez oportunidades y saben que se puede dar en cualquier momento, los chicos ya saben lo que tienen que hacer.

“Es durisimo saber que mi hijo ya sabe que tiene que correr al buffet del club porque hay tiros”. Los chicos tienen entre 4 y 10 años. Los profes ordenan a los chicos ir al bufet y los chicos salen corriendo, afirmó.

Hace 20 años que empezó la decadencia en el barrio, dijo. Más que nada por la inseguridad y el flagelo del narcotráfico. Contó que ya pueden distinguir si se trata de una moto o una pistola.

Uno lamentablemente ya está afinado y está acostumbrado cuando se acuesta a la noche distinguir distintos calibres. Está involuntariamente acostumbrado a vivir en este ambiente y lo peor de todo es que yo laburo de remisero y hablo con la gente, la perspectiva es que no va a mejorar. Es injusto vivir así, concluyó.

En la concesionaria

Otra balacera tuvo lugar la noche del martes en una concesionaria ubicada en Salta al 3200. La fachada recibió media docena de cuetazos. El dueño del lugar llegó cuando personal policial ya estaba en las puertas del comercio. Según trascendió tenía un arma de fuego y terminó demorado en la seccional con jurisdicción en el lugar.

Comentarios