Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Error de una contratista de la EPE dejó a miles sin luz ni agua

La avería de un cable subterráneo dejó cinco horas sin electricidad casi 600 manzanas. Y sin agua a media ciudad.


Un gran corte en los suministros de luz y de agua (la interrupción del primero provocó la del segundo) dejó por un largo rato a vastos sectores de la ciudad sin esos servicios. Los inconvenientes tuvieron su origen en un accidente causado por una contratista de la Empresa Provincial de la Energía (EPE). La mala maniobra de un operario provocó la avería de un cable de media tensión que une dos centros de distribución eléctrica del macrocentro, lo que dejó de inmediato y por un lapso de cinco horas casi 600 manzanas sin energía. Pero la cosa no quedó allí. Es que ese hecho derivó en que también quedara fuera de funcionamiento una estación de bombeo de agua que provee ese elemento a casi la mitad del territorio rosarino, cuyos habitantes se fueron quedando de a poco y durante parte del día sin ese servicio.

En contacto con El Ciudadano, Marcelo Vecellio, representante del área de Relaciones Institucionales de la EPE, señaló que el corte de energía comenzó a las 10. El mismo se produjo tras un accidente provocado por una firma contratista de la EPE, cuyos trabajadores estaban realizando tareas de “refuerzo y mejoramiento (según la fuente oficial)” del servicio en la zona. El desperfecto generó un cortocircuito en un cable de media tensión que vincula el Centro de Distribución de Dorrego al 2500 con otro ubicado en Necochea al 2600.

Una pala cavó de más

“Lo que sucedió fue que con una pala se dañó un cable que está debajo del tendido sobre el que se estaba trabajando. Y eso produjo la explosión”, señaló el vocero de la empresa. Lo cierto es que el hecho originó la interrupción del servicio en dos grandes sectores. Uno, el más importante, delimitado por las calles San Juan, San Martín, Bulevar Seguí y Avenida Francia. Así, se quedaron sin servicio unas 525 manzanas. En tanto, otras 50 sufrieron el mismo inconveniente al interior de Avenida Belgrano, Berutti, Riobamba y Alem. En esos dos sectores el suministro eléctrico recién se restableció a las tres de la tarde.

El operario que estaba haciendo la excavación y dañó la red sufrió las consecuencias de la explosión, por lo que tuvo que ser hospitalizado por quemaduras en el cuerpo, particularmente el rostro. El joven deberá estar un par de días internado, aunque anoche trascendió que ya se encontraba fuera de peligro.

El agua también faltó

La explosión del cable de la EPE afectó de inmediato la estación de bombeo de agua potable de Aguas Santafesinas ubicada a pocos metros, en Ocampo y Dorrego. Ese punto es desde donde Assa distribuye a casi la mitad del territorio rosarino: desde Avenida Pellegrini hacia el sur de la ciudad, incluyendo la localidad de Villa Gobernador Gálvez.

Lo cierto es que tras el corte de luz la red de agua en todo ese sector comenzó paulatinamente a vaciarse y así, de a poco, el servicio empezó a reducirse. Según estimaron desde la empresa, al mediodía la falta de agua ya se había extendido a todo el espacio afectado. Ese fenómeno se dio por tres horas, hasta las cinco de la tarde, momento en que la EPE repuso el suministro eléctrico y así el sistema de bombeo (también lenta y gradualmente) comenzó a ponerse en marcha.

“A las 5 de la tarde la totalidad del sistema se activó. El tema es que para volver a darle presión a la red de cañerías, que se vació por completo, se demora siempre un poco más. Puede haber zonas que tienen baja presión, pero que se van ir normalizando con el resto. Yo creo que a la noche (por anoche) y con el menor consumo se volverá al servicio habitual”, sostuvo en contacto con este medio a las siete de la tarde Guillermo Lanfranco, vocero de la empresa Aguas Santafesinas, quien señaló que a esa hora “poner en funcionamiento” la bomba llevaría “su tiempo”. “La red funciona a presión. Eso es lo que se requiere para poder llegar bien a todos los lugares. Y es con el mismo caudal de agua que precisamente se levanta la presión”, añadió.

Lento y por partes

Lanfranco agregó que la reposición del servicio se fue normalizando de forma gradual ya desde la tarde, aunque más rápidamente en los inmuebles cercanos a la estación de bombeo.

De igual forma, hasta el cierre de esta edición el servicio aún no estaba normalizado en su totalidad. Incluso, no se descartaba que en los sectores más periféricos el inconveniente recién se resolviera en las primeras horas de hoy.

Comentarios