Ciudad, Edición Impresa

EPE compensaría cortes con descuentos y reposiciones

Según el ministro de Servicios Públicos ya estarían controlados los desperfectos más grandes.

Otra jornada de cortes y fuertes reclamos en la ciudad se sucedió ayer, pero después de que el colapso en las redes eléctricas tuviera su punto culminante el miércoles el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, aseguró que “lo peor ya pasó”. Consciente del enojo de los usuarios, aclaró ayer que el martes próximo se van a evaluar las alternativas para resarcir a los clientes que sufrieron cortes, y comentó que incluso es posible que la Empresa Provincial de la Energía (EPE) devuelva el costo de los electrodomésticos quemados por los bajones de tensión. Ni la mitad de optimista se mostró ante la propuesta de los diputados justicialistas de suspender el aumento del 6 por ciento que se aprobó en el presupuesto 2010 y calificó de “poco seria” la sugerencia de la oposición.

“Le negaron más ingresos del presupuesto a la EPE y destinaron 650 millones de pesos menos para obras públicas y ahora además no quieren el aumento. Quieren que uno, sin recursos, preste un servicio y encima resuelva los problemas históricos que ellos crearon”, disparó Ciancio después de que los diputados Luis Rubeo, del Frente para la Victoria, y Susana García y Carlos Comi, por la Coalición Cívica, plantearan la posibilidad de derogar los aumentos previstos para este año.

No obstante, aparece más llano el camino para acordar un modo de resarcimiento hacia aquellos que padecieron los cortes de energía, unos diez mil clientes el miércoles, y otros cinco mil ayer. Si bien la modalidad se va a encaminar en la reunión que mantendrá el martes el ministro de Servicios Públicos con el defensor del Pueblo, Edgardo Bistoletti, las alternativas son varias: reintegrar la suma fija que se paga en la factura por el servicio o descontar las horas en que se registró la suspensión de energía en la cuenta del mes siguiente, entre otras. Se tendrían en cuenta a la hora de realizar los reintegros los cortes sucedidos en diciembre y enero.

Otro de los puntos que se evaluará el martes es la devolución del costo de los electrodomésticos que quedaron inutilizados a causa de los vaivenes de la tensión. “La implementación de las compensaciones constituiría una novedad en el país, ya que ninguna empresa, incluida la nuestra, lo tiene en sus reglamentos ni lo ha puesto en práctica”, explicó Ciancio.

Con respecto a la situación en que se encuentran los servicios en la ciudad, Ciancio confió que durante la jornada que pasó “se superaron la mayoría de los cortes críticos”. Sin embargo, aseguró que es consciente de que la pesadilla está lejos de terminar: “Nuestro objetivo para mañana (por hoy) es liquidar los problemas de media tensión, que son los que afectan a más clientes; de todas maneras la Empresa Provincial de la Energía no está en condiciones de prometer que no habrá más cortes”, advirtió el ministro. Para Ciancio, pretender que todo funcione bien con el estado en que se encuentran las redes de EPE “es lo mismo que intentar viajar a 200 kilómetros por hora con un auto viejo y defectuoso”. En este sentido, el ministro fue claro cuando opinó que tendrá que reverse el porcentaje del presupuesto que se le destina a la distribución de energía en el próximo año.

“Calculamos que para sanear la empresa se necesita invertir alrededor 1.000 millones de pesos, y ya llevamos 600.000. Si nos hubiéramos quedado con la empresa que recibimos, calculamos que veinte mil usuarios más hubieran sido afectados”, estimó Ciancio.

Además de reiterar los reclamos hacia las administraciones anteriores, el ministro informó que hasta ayer a última hora el único corte “importante” sin resolver era el de Mendoza y Wilde. “Se tardó mucho en descubrir la falla, pero ya están las cuadrillas solucionando el inconveniente”, aclaró, y adelantó que a partir de hoy los equipos de la empresa podrán dedicarse a los problemas en la red de baja tensión.  

Los que continúan la resistencia

Una de las zonas en esta situación es la de Avellaneda al 2900, que no cuenta más que con luz solar desde hace siete días. “La energía volvió sólo por momentos, y sólo sirvió para quemar ventiladores y heladeras. No sé a qué se refiere el ministro cuando habla de cortes aislados, porque acá hay más de quince cuadras en la misma situación”, le comentó con indignación a El Ciudadano María Franco, una vecina de la zona. Similar fue el testimonio de Rosa Fanara, otra clienta afectada, que además comentó que los pequeños comerciantes del barrio perdieron toda la mercadería perecedera cuando no encontraron parientes o amigos que pudieran refugiar en sus heladeras algunos productos. “Por acá no se puede comprar nada; está todo parado”, advirtió Rosa. 

A pesar de que desde el Ministerio y la propia EPE insistieron en que la situación empeoraría en el caso de que continuaran registrándose niveles récord de consumo, aprieta el calor y la demanda de electricidad sigue en alza. Según informó la vocera de la EPE, Diana Antruejo, ayer a las 15.15 se registró un nuevo pico histórico en Rosario (1.725 megavatios), que superó al récord de anteayer (1.695 megavatios).

Por: Marianela Bocanegra

Comentarios