Ciudad

Daños y perjuicios

Entró para una colonoscopia al Hospital Privado de Rosario y salió con discapacidad total: millonaria demanda

Según denunció, una mujer de 50 años asistió al efector del Grupo Gamma para hacerse un estudio de rutina y terminó en estado vegativo. Hoy requiere asistencia permanente para subsistir. La familia inició una millonaria demanda a los propietarios


Una mujer de 49 años fue a hacerse un estudio de rutina en el Hospital Privado de Rosario (HPR) y terminó con una discapacidad total, denunció su abogado. Estuvo internada durante meses y hoy requiere asistencia permanente para subsistir. La familia inició una demanda judicial por daños y perjuicios contra el grupo médico Gamma y contra la médica anestesista que la atendió por daños y perjuicios por una suma millonaria.

Según la demanda, el 22 de diciembre de 2021 a las 8 de la mañana, Silvia B., de 49 años, fue al Hospital Privado de Rosario (HPR), acompañada por su marido, para hacerse una endoscopia de rutina a pedido de su médico gastroenterólogo. La mujer gozaba de plena salud y no presentaba enfermedades previas, destacó.

Cerca de 20 minutos después de la intervención, personal de salud le avisó a su esposo que podía entrar a la sala mientras esperaba que la mujer se despertara. Le dijeron que “estaba lista y podía llevarla en un rato”. 

El hombre notó que su esposa demoraba en despertar y avisó al personal de salud del lugar que ella no reaccionaba. Ingresaron cerca de cinco profesionales que asistieron a la mujer durante cerca de una hora, describió. Tras ese lapso, le informaron al esposo que la mujer había tenido un paro cardiorrespiratorio y la trasladaron a la Unidad de Cuidados Coronarios. 

Por la tarde, personal del HPR le informó al esposo que Silvia B. había tenido anoxia cerebral, un tipo de lesión provocada por falta de oxígeno en el cerebro. Ese mismo día la trasladaron a Terapia Intensiva, donde permaneció durante 23 días para luego pasarla a sala general donde estuvo otros 45 días. La mujer fue derivada a un centro de rehabilitación en febrero de 2022 donde permaneció por cerca de 6 meses. 

Desde el HPR le informaron al esposo que la mujer iba a quedar en “estado vegetativo, mirando el infinito”, recalcó. Hasta ese momento el hombre desconocía que la mujer había estado en coma y no había firmado consentimiento alguno para que le hicieran transfusiones de sangre, tal como se describe en la historia clínica, precisó.

La mujer quedó con un 100 por ciento de incapacidad y, en la actualidad, requiere asistencia permanente para subsistir.

Según la demanda, patrocinada por Martín Frugoli, el HPR no dio detalles de los eventos que desencadenaron en el cuadro de la mujer ni del tratamiento aplicado. Además, argumentaron irregularidades en la historia clínica presentada.

Por lo anterior, Silvia B. y su familia presentaron una demanda en el Distrito Civil y Comercial 2 de Rosario por una suma millonaria en resarcimiento por los daños y perjuicios.

Comentarios