Política

Pantaleón Romero

Entregan restos de dirigente de Ligas Agrarias desaparecido

La Justicia restituirá este miércoles a sus familiares los restos de Pantaleón Romero, un delegado de las Ligas Agrarias desaparecido durante la dictadura cívico militar. El dirigente agrario había sido enterrado como NN y su cuerpo fue identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense


El Eaaf logró la identificación del delegado de Ligas Agrarias tras la exhumación de sus restos en un cementerio de Mercedes. Foto: El Litoral de Corrientes.

El Juzgado Federal de la ciudad correntina de Goya entregará este miércoles los restos del dirigente de Ligas Agrarias Pantaleón Romero, asesinado por la última dictadura e identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) tras permanecer sepultado como NN desde 1977, confirmaron fuentes judiciales.

La restitución de los restos de Romero a sus familiares se realizará en la sede judicial de Goya, a cargo de la jueza Cristina Pozzer Penzo, este miércoles a las 11 con un acto público del que participarán organizaciones de derechos humanos.

Posteriormente, se realizará un responso en la iglesia catedral de Goya, en el marco de un homenaje familiar.

El Eaaf logró la identificación del delegado de Ligas Agrarias tras la exhumación de sus restos en un cementerio de la localidad correntina de Mercedes, producido en 1984 por parte de la Justicia provincial, que luego cedió el caso a la órbita federal.

Autoridades judiciales revelaron que se trató del resultado del cruzamiento de datos genéticos con restos óseos analizados por el Eaaf desde 2006.

Romero fue delegado de Ligas Agrarias en el Paraje Palmita, dentro de la localidad correntina de Perugorría, donde se dedicaba al cultivo de tabaco.

Había sido secuestrado a los 46 años el 17 de marzo de 1977 en su casa, donde vivía con su esposa, Elvira Regonat y nueve hijos.

Su cuerpo fue hallado meses después del secuestro ante una pronunciada bajante del río Miriñay, sobre ese curso de agua a la altura de Paso Mesa, e inhumado como NN en el cementerio de la ciudad de Mercedes, la más cercana al lugar donde fue arrojado.

A su vez, el caso de Romero fue incluido en la causa por crímenes de lesa humanidad que juzgó desapariciones y torturas cometidas por la comandancia de la dictadura en Goya, aunque los autores mediatos de su secuestro y muerte no llegaron a juicio por razones de salud.
A su vez, el caso de Romero fue incluido en la causa por crímenes de lesa humanidad que juzgó desapariciones y torturas cometidas por la comandancia de la dictadura en Goya, aunque los autores mediatos de su secuestro y muerte no llegaron a juicio por razones de salud.
Por su desaparición estaban acusados Edmundo Aldo Bertorello, quien estaba a cargo del área como jefe de la Compañía de Ingenieros VII del Ejército en Goya, así como el jefe de la III Brigada de Infantería de esa fuerza, Llamil Reston, por entonces con el grado de comandante y a cargo de la subzona.
Sin embargo fueron apartados de los procesos en su contra por razones de salud y el crimen de Romero permanece impune.

Uno de los acusados, Llamil Reston, alcanzó la jerarquía de general de división del Ejército; ocupó el cargo de ministro de Trabajo de la Nación, durante la presidencia de facto de Jorge Rafael Videla, del 18 de enero de 1979 al 29 de marzo de 1981, y más tarde fue ministro del Interior, bajo la presidencia de facto del último dictador del Proceso de Reorganización Nacional, Reynaldo Benito Antonio Bignone, del 1º de julio de 1982 al 10 de diciembre de 1983.

En Corrientes fueron restituidos los restos de nueve personas desaparecidas y posteriormente asesinadas por la última dictadura militar.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios