Coronavirus, El Hincha

Central en cuarentena

Entre series que terminan y arrancan, Federico Martínez cuenta cómo se recupera de la lesión

El uruguayo se recupera de la lesión que sufrió en el partido ante Argentinos, trabajando en su casa. En diálogo con El Hincha contó como vive la cuarentena, habló de su recuperación y describió como son sus días


Desde el primer momento que arribó al club la mayoría de los hinchas canallas que consumen redes sociales se entusiasmó con él. Y esto creció de gran manera cuando lo vieron en cancha en aquel partido ante Arsenal, donde fue una de las figuras. Luego llegó la lesión en cancha de Argentinos y hoy se recupera trabajando en su casa. Federico Martínez habló con El Hincha sobre su recuperación y describió como son sus días.

“Trato de no dar mucha bola a las redes. Pero obviamente que agradezco el apoyo de los hinchas”, dijo el uruguayo al ser consultado sobre el buen trato que recibe de los canallas en las redes. Aunque rápidamente añadió: “Igual trato de no encariñarme tanto. Pero es muy importante saber que te están apoyando”.

Martínez ha evolucionado muy bien de su lesión. Aún está bajo la órbita del cuerpo médico y el objetivo del doctor Hernán Giuria es hacerle una evaluación por imágenes para ver cómo está la cicatrización de la lesión muscular que sufrió en el psoas. De acuerdo al diagnóstico que arrojen los estudios se determinará si le dan el alta médica o no, aunque el parate permite no tener apuro en cuanto a la definición.

—La suspensión llegó justo en el momento en que estabas lesionado. ¿Cómo es el trabajo que hoy estás realizando?
—Después que llegó el asilamiento los profes me mandaron un trabajo para que haga de manera diaria. Yo me siento bien, la voy llevando bien. Pero en esta etapa yo ya debería estar corriendo en cancha para recuperar y es una de las opciones que no tengo.

—Por un lado la suspensión del fútbol hizo que no te perdieras más partidos, pero por el otro no fue bueno porque no podés terminar de recupararte.
—Es así. Está lo bueno de no perderme partidos, pero esta situación tampoco me permite terminar con la recuperación.

— ¿El trabajo que estás haciendo es coordinado con el preparador físico o con el cuerpo médico? 

—Los kinesiólogos son tres y se turnan. Un día grabé un video de los trabajos que estaba haciendo para que me corrijan la postura y para que me digan si lo estaba haciendo bien. El profe me llamó para ver cómo estaba, pero al estar recuperándome de una lesión los que se encargan son los kinesiólogos y el médico Hernán (Giuria).

—¿Cómo es hacer la rutina de trabajo estando en casa?
—Es bastante aburrido. En la parte de arriba del edificio donde vivo hay un gimnasio y voy cuando no hay nadie. Si está ocupado, vuelvo más tarde. Y si alguien va cuando yo estoy se vuelve. No es lo mismo que entrenar con el grupo porque la motivación no es la misma, pero otra no queda.

—Hoy a la distancia, ¿qué análisis hacés de los dos partidos que jugaste?
—Quedé muy contento. Era algo que yo esperaba hace mucho. El grupo me dio toda la confianza. Para el primer partido vinieron mis viejos y los padres de mi novia. Me gustó ver que estoy cumpliendo mi sueño y mi familia está feliz.

—El técnico te ubicó como extremo por afuera, ¿es por dónde más te gusta jugar?
—Toda la vida jugué por afuera, tanto por derecha como por izquierda. (Diego) Cocca antes de debutar me había probado de enganche, pero no fui fluido, todo demoraba un segundo más.

—Pero la asistencia a Ruben en el gol contra Arsenal se la diste estando ubicado en posición de enganche…
—Sí, pero ahí había más espacios. Incluso yo vengo de afuera, le como la espalda al cinco y Marco me marcó la diagonal.

—¿Cuando puedan volver a entrenar ya sabés qué tiempo de entrenamiento te va a llevar para que puedas estar a disposición del cuerpo técnico?
—La verdad no sabría decirte porque me tengo que hacer una ecografía para ver cómo está la cicatrización y de ahí volver a un plan de entrenamiento. Pero hoy estoy mucho mejor, me lesioné el psoas pero el cuádriceps no me aguantaba el peso. No sé por qué pero cuando me paraba con la pierna izquierda me caía, no me respondía la pierna. Hoy eso no me pasa. Creo que más que dos semanas de entrenamiento no va a llevar.

 

La vida de Martínez en aislamiento

—¿Estás solo en tu domicilio?
—Vivo con mi novia, pero ella el 15 (de marzo) viajó a Uruguay y se iba a volver el 20; cuando se enteró de que decretaban el aislamiento se quiso volver, pero ya no la dejaron. Así que estoy solo con mi perro.

—¿Te cocinás o pedís comida?
—Algunas cosas hago. A veces me pido y otras veces me hago la comida yo.

—¿El perro te hace compañía?
—Sí, bastante. Lo saco a la calle a hacer sus necesidades y esos minutos aprovecho para despejar la cabeza. Es un buldog inglés, se llama Buda y es de gran compañía.

—¿Cómo son tus días en esta cuarentena?
—Trato de levantarme tarde, doce y media o una. Luego almuerzo a media tarde y tras ello apronto el mate y me voy al gimnasio. El gimnasio está en la terraza y tiene vista al río así que me quedo bastante tiempo. Luego ceno, hablo por videollamadas con mi familia, con mi novia, con mis amigos. Después juego a la play y miro series y me acuesto tarde

—¿Qué series mirás?
—Termine Peaky Blinders y ahora arranqué la cuarta temporada de La Casa de Papel.

—Thomas Shelby la tenía clara…
—¡Qué serie esa!

—¿Cómo está la situación en tu Uruguay natal?
—Allá no hay cuarentena obligatoria. Pero sí cerraron los lugares donde se aglomera gente. Más allá de esto la mayoría de la gente está adentro y mi familia hace eso.

Comentarios