Edición Impresa, Sociedad

Encuesta sobre buen dormir

En el Día Mundial del Sueño, neurólogos locales inician un estudio sobre el descanso de los rosarinos, y se tratará la importancia de un buen dormir en cantidad de horas y en calidad.

En el Día Mundial del Sueño, la clínica Le Sommeil y la Asociación Argentina de Medicina del Sueño, con el apoyo de la Municipalidad, encuestarán a ciudadanos que recorran calle Córdoba sobre cómo es su sueño. Los puestos estarán, entre las 10 y las 19, en Dorrego y Córdoba (plaza San Martín), Paraguay y Córdoba (plaza Pringles), en el cruce de las peatonales (San Martín y Córdoba) y en Laprida y Córdoba (plaza 25 de Mayo). La iniciativa tiene como fin recabar datos sobre la calidad del dormir de los rosarinos y así fomentar la concientización de la gente sobre la importancia del descanso. “Si no dormimos bien es obvio que no vamos a tener un buen rendimiento físico y mental al día siguiente”, señaló a este medio el neurólogo Claudio Aldaz.

El especialista en medicina del sueño comentó que si bien es la primera vez que se realiza una actividad de este tipo en Rosario, esperan “que pronto se comience a descansar debidamente”.

La realidad que expuso Aldaz a El Ciudadano tiene que ver con que “hoy en día la noche es mucho más larga. Los jóvenes comienzan con su salida de fin de semana mucho más tarde, los estudios universitarios o cursos se realizan también hasta altas horas de la noche, y uno continúa viendo televisión, trabajando en la computadora o reuniéndose con sus afectos hasta altas horas de la madrugada. Lo cual no implica que la mañana comience más tarde; nada que ver, porque nos seguimos levantando a las 7 de la mañana para ir a trabajar y el horario de clases de los chicos no se posterga por haber tenido una noche larga”, sostuvo. Además, el especialista remarcó que aún se desconoce en plenitud la “grave insuficiencia de nuestro sueño. Debemos analizar por qué le recortamos horas al sueño. Hasta ahora pudimos saber que la causa número uno de somnolencia es la privación crónica, y no confundamos placer con salud. Es lindo dormir, pero no es sólo una cuestión placentera, se trata del descanso para seguir con nuestras actividades, que cada vez son mayores”, advirtió.

“Por ejemplo –señaló– los choferes que conducen en las rutas no sufren accidentes porque estén muy cansados, sino porque se les corta esa cantidad de horas de sueño y por ende no rinden como deberían. Por otra parte vemos que el rating televisivo es muy importante a la medianoche. A esa hora estamos frente al televisor, así que si a la mañana siguiente nuestro sueño fue poco y malo, no podemos esperar un rendimiento óptimo, y eso es acumulativo”.

Entre otros datos, se preguntará a los peatones: “Cuánto duerme, a qué hora se va a dormir, a qué hora se levanta, si se despierta muchas veces en la noche, si ingiere algún tipo de sedante, si ronca o si siente sueño en el día”, adelantó Aldaz. Por otra parte, en los puntos de encuestas también habrá pequeños “siestarios” donde la gente podrá tomarse siestas de 5 minutos. “No pretendemos que los peatones se duerman una siesta en la peatonal, pero sí que descansen 5 minutos y noten lo bueno que es recargar las pilas, como dicen los chicos”, sugirió.

Receta sin cumplir

Se ha leído mucho sobre la cantidad de horas de sueño que el hombre debe tener: alrededor de 8 horas diarias. Claro que además de la cantidad, debe trabajarse sobre la calidad del sueño, es decir, las características de la cama donde se descansa, la postura que se adopta, el ambiente que rodea al que duerme y hasta hábitos de vida.

Especialistas del sueño a nivel mundial afirman que dormir suficiente y bien ayuda a permanecer sanos y evitar muchos problemas. Un descanso incorrecto, por ejemplo, puede provocar deterioros en la columna vertebral, alterar la elasticidad de la musculatura, el equilibrio mental y disminuir la capacidad de concentración y el rendimiento. En la Argentina, casi nueve millones de personas, una de cada cuatro, sufren algún tipo de trastorno del sueño. Más de un tercio de la población adulta del mundo occidental padece alguna patología relacionada con el sueño.

Comentarios