Policiales

Dejaron cartel: "Con la mafia no se jode"

Encontraron los cuerpos de dos jóvenes ejecutados con tiros en la cabeza en el límite oeste

Las víctimas tenían 18 y 22 años. Los tiros fueron a corta distancia, todos en el cráneo. Cerca de ellos, estaba el vehículo de uno de los muchachos, con las puertas abiertas. Un vecino aseguró haber escuchado disparos cerca de las 23 de este jueves. El hallazgo fue a las 7 de la mañana siguiente


Un camino rural que está en inmediaciones de avenida Las Palmeras (camino límite de Rosario con Pérez) y Uriburu fue el escenario de un nuevo hecho de violencia letal en la ciudad: allí, este viernes por la mañana encontraron los cuerpos de dos jóvenes asesinados. Ambos tenían disparos en la cabeza. Cerca, había un automóvil Volkswagen Suran gis con las puertas abiertas que era del padre de una de las víctimas. Las primeras declaraciones dieron cuenta que este jueves entre las 23 y 23.30, algunos escucharon tres y otros diez detonaciones para luego sentir a una moto acelerar.

La escena es la de una ejecución, y los primeros peritajes indicaron que los muchachos, de 22 y 18 años, fueron ultimados en el lugar, porque la Policía levantó vainas servidas en los alrededores. Los cuerpos estaban cerca de la empresa Clean City y del Parque Industrial de Pérez, sobre un camino de tierra que está cercano a las vías del ferrocarril.

Los conocedores de ese lugar explicaron que durante el día es común que haya movimiento de tránsito ya que automovilistas y motociclistas lo toman en dirección a Pérez para evitar los embotellamientos de avenida Presidente Perón o de Uriburu, para sortear la ruta o algunos controles. Por la noche, es distinto ya que la zona no está iluminada y cualquiera que haya transitado por el lugar dice que es muy peligroso.

Una fuente relacionada al caso indicó que uno de los primeros testimonios señaló que entre las 23 y las 23.30 de este jueves se escucharon unas tres detonaciones, luego silencio y después la aceleración de una motocicleta. Otra persona dio cuenta que los perros de los campos linderos ladraron y estaban alertas, que sintió una decena de tiros. Todas coincidieron que no se asomaron por temor.

Cuando amaneció,  a eso de las 7 de este viernes, una mujer que transitaba por ese camino se encontró con la Suran con las puertas delanteras abiertas, cuando se acercó vio los cuerpos y llamó al 911. A los pocos minutos, los investigadores llegaron y aseguraron la escena al corroborar que las víctimas estaban muertas.

Los jóvenes asesinados fueron identificados como Brian Molina, de 22 años y dueño de la Suran, y Dylan Joaquín Valenti, de 18.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Alejandro Ferlazzo, a cargo del caso, informó que una de las víctimas tenía dos disparos en el cráneo y el otro tres.

“Fueron todos a corta distancia”, dijo y agregó que en el lugar, los ejecutores dejaron un cartel con una leyenda manuscrita ya común: “Con la mafia no se jode”. Los pesquisas levantaron del lugar 9 vainas servidas. Presumen que las ejecuciones fueron afuera del auto.

Una persona que pasaba por la zona fue quien observó los cuerpos y avisó a la línea 911. Uno estaba boca arriba y el otro de costado.

El dato revelador de la naturalización de la violencia en la ciudad es que un vecino admitió ante los medios que se acercaron a la zona que había escuchado disparos la noche anterior, cerca de las 23 del jueves, pero que no dio aviso porque es moneda corriente el ruido de las detonaciones.

Incluso, dijo que vio el Volkswagen estacionado, pero no imaginó que se tratara de una ejecución. La última vez que vieron a las víctimas dentro del auto, de acuerdo a lo que recabó el fiscal Ferlazzo, fue a las 21, dos horas antes de que un vecino escuchara los disparos que terminaron con sus vidas. El padre de Brian estaba en la escena y contó ante los medios que a esa hora su hijo llevó a la tía hasta el Fonavi de Rouillón y bulevar Seguí donde vive la mujer. El hombre remarcó que siempre demoraba unos 30 o 40 minutos y cuando no regresó, empezó a insistir en las llamadas pero  no hubo contestación. El padre de Brian no encontraba respuestas al homicidio debido a que describió que trabajaba con él en pintura de obras y que no conocía que tuviera problemas con alguien.

La semana cierra así teñida de sangre, tras el asesinato de un joven de 23 años en Barrio Nuevo Alberdi con 32 balazos de casi 70 disparados, los tres crímenes del lunes y el de otro muchacho, este jueves, en la plaza Ovidio Lagos de barrio La Florida. Fueron 29 hechos de violencia letal en septiembre, los últimos dos se conocieron este 1º de octubre, de un total de 176 víctimas de las violencia letal en el departamento Rosario. 

Comentarios