Ciudad

Villa Gobernador Gálvez

Encontraron al segundo burro robado de Cachamai

Este miércoles la firma yerbatera había ofrecido gratificar a quien diera información sobre el paradero del animal perdido desde el sábado. Este martes, Alberto, el otro asno de la empresa, fue recuperado


Desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe confirmaron que apareció Juanchi, uno de los dos burros de la firma Cachamai que fueron robados durante el sábado en Villa Gobernador Gálvez. Cerca de las 14 la Policía lo encontró atado con un alambre a un árbol en un descampado de Medina al 6900. Fue examinado por un veterinario y está en buen estado de salud. El otro burro, Alberto había sido recuperado este martes cuando un hombre lo encontró en la ruta 18 y se lo llevó a su vivienda para alimentarlo. La empresa había anunciado este miércoles que iba a “gratificar a quien provea datos fehacientes que permitan dar con el paradero y recuperar al burrito Juanchi, sustraído de la planta en la madrugada del sábado 1 de diciembre”.

Pastar

El robo de los animales se descubrió cuando los empleados ingresaron a trabajar y advirtieron que los burros, apodados Juanchi y Alberto, no estaban pastando en el predio contiguo a la fábrica. Este martes un vecino de Puente Gallego, al sur de Rosario, encontró a Alberto. Estaba golpeado, las patas traseras lastimadas y no quería comer. “No quería caminar. Lo tuve que casi arrastrar unas seis cuadras de la ruta hasta mi casa y no podía cargarlo en la chata porque venía con el nene”, explicó el vecino. Otras personas que viven por la zona señalaron que vieron al otro burro, por lo que la Policía en estos momentos lo busca por el barrio Puente Gallego, donde apareció Alberto. Personal de la Guardia Urbana Municipal (GUM) trasladó al animal hasta su corral en Villa Gobernador Gálvez.

Según los vecinos, fueron robados para hacer trabajos de carga y abandonados en la zona sur porque no estaban acostumbrados.

“Son mascotas para nosotros, están domesticados, hace más de 20 años que viven en el predio. Se lo reconoce por el color de su pelaje, por el rostro, porque cuando uno lo toca el muestra tranquilidad”, dijo uno de los empleados de la empresa dedicada a la producción de té y yerba mate.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios