Mundo

El negocio debe continuar

En un Carrefour de Brasil cubrieron con sombrillas a un promotor muerto y siguieron vendiendo

Fue en la sucursal del barrio de Torre, en la zona oeste de Recife, capital de Pernambuco. El trabajador, de 59 años, sufrió un ataque cardíaco y permaneció en uno de los pasillos desde las 7.30 hasta las 11 del viernes pasado mientras la tienda atendía normalmente


Moisés Santos tenía 59 años y trabajaba como promotor para la firma alimenticia Coco do Vale en una sucursal de la cadena Carrefour de Recife, al noreste de Brasil. El viernes pasado, sufrió un ataque cardíaco y falleció en el establecimiento. Los responsables del local cubrieron su cuerpo con paraguas de la misma tienda y lo ocultaron de los clientes con mamparas para no interrumpir las ventas, lo que motivó una andanada de críticas y obligó a la empresa a pedir disculpas públicas por el tratamiento de la dramática situación.

Según el sitio web de Hypeness, el cuerpo de Moses permaneció en uno de los pasillos de Carrefour desde las 7.30 de la mañana hasta las 11, cuando fue retirado por personal del Instituto Médico Legal de Recife. Fue en la sucursal del barrio de Torre, en la zona oeste de la capital de Pernambuco.


Renato Barbosa, representante de una firma comercial que fue testigo de la situación, dijo que el supermercado estaba lleno cuando el cuerpo fue tapado y aislado en un pasillo. “Se lo podía ver y la gente comentaba”, agregó. Lo cubrieron con sombrillas, packs de cerveza y cartones, y rodearon el cadáver con una cinta mientras el local permanecía abierto y con atención “normal”.

Al conocerse la decisión de la firma tras el fallecimiento súbito del trabajador, este martes, estallaron las críticas en las redes sociales.


El miércoles, luego de una andanada de indignación, la empresa adujo que la víctima era un promotor de ventas, que recibió los primeros auxilios y que pidió asistencia médica ante el hecho. Argumentó que tras el fallecimiento, la orden fue no mover el cuerpo.

El caso fue revelado este miércoles, cuando se viralizaron las fotos del pasillo en que el fallecido se encontraba cubierto por sombrillas verdes.


“Carrefour pide disculpas en relación a la forma inadecuada en que trató el triste e inesperado fallecimiento del señor Moisés Santos, víctima de un ataque cardíaco, en la tienda de Recife (Pernambuco). La empresa se equivocó al no cerrar la tienda inmediatamente después del hecho, a la espera del servicio funerario”, publicó la firma de capitales originarios franceses.

El trabajador fallecido, que estaba contratado como tercerizado por una firma alimenticia.

 

La esposa del empleado fallecido, Odeliva Cavalcante, relató que le avisaron de la muerte alrededor de las 8 del viernes, con una llamada que recibió mientras viajaba en un colectivo. “Me dijeron que había sufrido un ataque y había muerto”, recordó.

 

Comentarios