Ciudad

Frente al Consulado

En Rosario hay apoyo al pueblo chileno y repudio al gobierno de Sebastián Piñera

Organizaciones sociales y políticas, junto a Madres de Plaza 25 de Mayo, marcharon este jueves bajo la consigna "No estamos en guerra", en alusión a la calificación de las masivas protestas que dio el presidente del país vecino


Fotos Franco Trovato Fuoco

Ciudadanos chilenos residentes en Rosario y el Movimiento Chile Democrático protagonizaron este jueves una marcha por la situación que vive su país. Los acompañaron organizaciones políticas, sociales, culturales, pueblos originarios, migrantes e identidades disidentes que repudian la escalada represiva de la nación vecina.

La convocatoria se hizo junto a las Madres de Plaza 25 de Mayo en el espacio del mismo nombre, de Laprida y Córdoba. Allí hubo un acto y luego una marcha hasta la sede local del Consulado Chileno, en calle Salta 1161.

“El reclamo es que los militares vuelvan a los cuarteles, levantar el toque de queda, la libertad a los presos de las represiones, y respeto a las garantías democráticas del pueblo, siguiendo la consigna que se mundializó de que «no estamos en guerra»”, explicitó el dirigente de La Toma Carlos Ghioldi, miembro de las organizaciones que acompañaron a la comunidad chilena en la ciudad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Aquí residen jóvenes que vinieron a estudiar en la universidad pública, exiliados económicos de diversas épocas, y los veteranos, que vinieron durante la dictadura de Pinochet y que dirigen el Movimiento Chile Democrático desde entonces”, añadió.

Los ejes del reclamo fueron llevados el pasado miércoles al cónsul de Chile en Rosario, donde según relataron “no les dejaron decir nada, recibieron el reclamo, y el propio cónsul se mostró hermético”.

Las protestas en Chile comenzaron la semana pasada, luego de que el gobierno del presidente Sebastián Piñera dispusiera un aumento en la tarifa del transporte. Fue el detonante, pero el enojo se alimentó de padecimientos varios y de larga data, el desacuerdo con el sistema privado de jubilaciones, las deficiencias y carestía de los servicios de salud y de educación, entre otros ítems que abonan la gran desigualdad social en medio de un crecimiento económico macro que beneficia a pocos chilenos.

Comentarios