Ciudad, Mundo, País

Ecocidio mundial

En Rosario, en Buenos Aires y en el mundo millones marcharon para frenar la devastación

La movida global reclamó que la cuestión ambiental pase a formar parte en la agenda política de todos los gobiernos. A nivel local el eje fue la aprobación de la ley de Humedales, que no sólo no avanza en la Cámara baja sino que está a semanas de perder estado parlamentario, y siguen las quemas


Foto: Télam

“Hoy se produjo un hecho inédito en la historia del movimiento socioambiental, porque miles de organizaciones partidarias, sociales y de la sociedad civil impulsaron una convocatoria que unifica la justicia social con la justicia ambiental”, consideró Bruno Rodríguez, referente de la organización Jóvenes por el Clima Argentina. La organización internacional fue una de las convocantes de una manifestación global en reclamo de corregir el rumbo frente a la degradación total del medioambiente –son muchas las opiniones de expertos que coinciden en la invasión y destrucción de territorios agrestes hizo posible el salto del patógeno que originó la pandemia de coronavirus– antes de que sea tarde, si es que aún no lo es.

La movida tuvo eco en países de los cinco continentes y en la Argentina, Buenos Aires fue el epicentro con miles de jóvenes ambientalistas, movimientos sociales y organizaciones políticas movilizándose este viernes al al Congreso de la Nación. Pero la convocatoria tuvo eco en otras ciudades del país. En Rosario, una columna de unas tres cuadras de extensión recorrió las calles del centro con el reclamo central del urgente tratamiento y aprobación de la ley de Humedales, cuando es ya cuestión de semanas que la iniciativa pierda estado parlamentario. Sería, de ocurrir, la cuarta vez que se cae una iniciativa con eje en la protección del Delta del Paraná y también de múltiples sitios que brindan esenciales servicios ecosistémicos para el mantenimiento de la biodiversidad y de la vida misma de muchas especies.

Actualmente la iniciativa está trabada en la Cámara de Diputados, donde tuvo dictamen favorable de la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano en noviembre de 2020, pero desde entonces está no se le franqueó el paso por ninguna de las cuatro comisiones que resta atravesar: Agricultura y Ganadería, Presupuesto y Hacienda, Legislación Penal, e Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios.

Foto: Télam

 

 

Futuro incierto

 

La movida global fue organizada por el movimiento Friday for future (Viernes por el Futuro) que se entretejió alrededor de la activista sueca Greta Thunberg, quien en agosto de 2018, cuando cursaba el noveno grado, decidió no ir a la escuela hasta las elecciones generales del 9 de septiembre de ese año, y cada día, durante el horario de clases, se sentaba frente al Parlamento sueco con un cartel que decía “Huelga escolar por el clima”. Pasada la votación, decidió mantener las protesta cada viernes en reclamo de que su país rubricara el Acuerdo de París contra el cambio climático. Esa protesta individual no tardó en volverse masiva, y al año siguiente había traspasado las fronteras, extendiéndose por todo el mundo. Greta, quien padece síndrome de Asperger, tiene hoy apenas 18 años y es una figura de renombre mundial que sumó a millones de jóvenes al activismo por el medioambiente.

Por ello se organizó la movida global para este viernes, el último de septiembre, en el tercer aniversario de una pelea que, hasta hoy, no ha tenido respuestas favorables en forma consecuente por parte de la mayoría de los gobiernos del mundo.

La prueba de ello en territorio nacional es el cajoneo de la ley de Humedales, pero dista de ser lo único: en cada región hay reclamos y peleas específicas. Algunas con éxito, como el impedimento en Tierra del Fuego a las salmoneras en el estrecho de Magallanes por ley, en julio pasado, o la derogación en Mendoza de otra ley en sentido contrario: permitía el uso de sustancias nocivas en la minería, pero la reacción resultó tan extensa y vasta que acabó por tumbar la norma apenas ocho días después de que se hubiera aprobado, el 20 de diciembre de 2019. Pero también con retrocesos como el nuevo intento por habilitar la minería a cielo abierto en Chubut, una puja actualmente en curso como los intentos de frenar los incendios intencionales en el Delta, que devastaron unas 400 mil hectáreas entre 2020 y lo que va de 2021. En ese marco Santa Fe, que avanzó en denuncias y presentaciones judiciales sobre quemas en territorio de Entre Ríos y también en su propio territorio, en contrapartida dio una “respuesta parcial y esquiva” sobre los planes y proyectos en marcha para los Bajos Submeridionales, el otro gran Humedal en la provincia.

Foto: Télam

 

 

Contra el fuego, por agua, tierra y aire

 

A poco más de un mes de la Travesía por los Humedales, el hito que marcaron decenas de kayakistas que surcaron a remo por el Paraná la distancia entre Rosario y Buenos Aires para llegar en una masiva movilización con embarcaciones al hombro por Avenida de Mayo hasta el Congreso nacional, el estruendoso reclamo permanece sin respuestas. Y así lo hicieron notar este viernes, quienes volvieron a marchar al Palacio Legislativo en Buenos Aires. “Hay miles de movilizaciones en todo el mundo, con millones de personas exigiendo que la agenda socioambiental y la cuestión del calentamiento global deje de ser relleno y pase a ser una prioridad de todos los gobiernos sin distinción partidaria”, resumió Mijael Kaufman, de Consciente Colectivo, una de las organizaciones que se movilizaron.

La marcha porteña estuvo encabezada por una bandera con la leyenda “Justicia ambiental es justicia social”. Y la manifestación, como el final de la Travesía de la Multisectorial Humedales Rosario, tuvo intervenciones artísticas en su recorrido, entre ellas la de “Los Ángeles de la Brigada Violeta”, de la organización XR Argentina, que buscó representar la transmutación “para tener un planeta sano” y “exigirle a los gobiernos que tomen acción climática ya”, según explicó Ornella Belén, miembro de XR.

“Necesitamos que la política incorpore y entienda el problema ecológico y tenga como agenda permanente la crisis climática que vive la humanidad”, coincidió el diputado nacional Leonardo Grosso, quien participó de la movilización. El legislador, enrolado en el Frente de Todos de la provincias de Buenos Aires, encabeza, precisamente, la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, y fue uno de los tres, junto al socialista santafesino Enrique Estevez y la también bonaerense del FdT Daniela Vilar (vicepresidenta 2ª de la comisión), que recibieron el documento de la Travesía por los Humedales, firmado por unas 400 organizaciones de todo el país. “Hemos vivido en este año y medio de pandemia los desastres de la destrucción que viene haciendo la humanidad. Necesitamos asumir ese problema y empezar a construir políticas públicas planteando la ley de Humedales y de Transición Energética”, planteó en medio de la movilización de este viernes.

 

 

Humo sobre el agua

 

En Rosario, cuna de la Multisectorial Humedales, que se formó y multiplicó exponencialmente en respuesta a los incendios en el Alto Delta –a los que sus voluntarios llegaron a enfrentar en forma directa– la movida internacional encontró fuerte eco local.

La columna partió desde la plaza San Martín para confluir en el Monumento a la Bandera, avanzando por San Lorenzo hasta Sarmiento y después por la peatonal. Allí se exhibió un vasto abanico de reclamos, que incluye el tratamiento y aprobación de una nueva ley de Agroquímicos y el resguardo de los Bajos Submeridionales en Santa Fe, hasta la aplicación de políticas específicas para menguar el calentamiento y la ruptura del acuerdo con China para instalar megagrajas porcinas a nivel nacional, entre más.

Distintas organizaciones formaron parte de la protesta, entre ellas Barrios de pie, el Partido Obrero, el Frente de Izquierda Unidad, y más organizaciones sociales y políticas, además del capítulo local de Friday for Future. “En plena época electoral tenemos que estar juntos para exigirle a nuestros representantes acciones concretas y contundentes contra el cambio climático. ¡Queremos al ambiente en agenda!”, reclamó María Quaglino, integrantes de la organización de las tres F.

Con todo, el eje central –y más sentido– de la movilización local fue la aprobación de la ley de Humedales, con su principal impulsor, la Multisectorial. Para las cuentas de la organización además de las islas del Alto Delta, en todo el territorio del Humedal del río Paraná ya se devastaron cerca de 1 millón de hectáreas, y sólo en un año y medio, en una destrucción sin parangón.

Y la MH acusa en forma directa por el daño a “las actividades irregulares e ilegales que Entre Ríos habilita en los humedales” y que además de las quemas incluyen a cambios fatales en el ecosistema a través de “kilómetros de terraplenes (para cuyo establecimiento, que está prohibido, se necesitan maquinaria pesada y muchas personas)” y que “cortan cursos de agua, para el ingreso de siembra –también prohibida– y ganado, desde hace 10 años”.

“Mientras permanezcan la actividad forestal, la siembra, la ganadería con alta carga de animales y la pesca depredatoria, el fuego también seguirá estando. Ellos son responsables de permitir que todo eso siga teniendo espacio”, refirió Julieta, integrante del área de Prensa de la Multisectorial.

Foto: Télam

Comentarios