Coronavirus, Política

Misteriosa visita

En pleno avance del coronavirus, Macri viajó a Paraguay para almorzar con Horacio Cartés

El ex presidente argentino pidió permiso para salir del país por “compromisos laborales impostergables”. Lo recibió el ex mandatario de Paraguay, quien aportó un avión privado de su empresa para posibilitar la visita. Macri también se reunió con el actual presidente Mario Abdo.


El ex presidente Mauricio Macri hizo un viaje relámpago a Paraguay donde se reunió con el ex mandatario de ese país, Horacio Cartés. Macri y Cartés mantienen una relación de amistad de larga data, según informaron fuentes del entorno del referente del PRO. El viaje de Macri generó un sinfín de especulaciones políticas, amplificadas por el silencio del ex presidente argentino.

Si bien en un principio se adjudicó el viaje de Macri a cuestiones vinculadas con la Fundación FIFA, creada en 2018 con fines benéficos y para promover “el cambio positivo” a través del deporte, fuentes del organismo deportivo descartaron que ése haya sido el motivo de la visita a Paraguay.

Incluso, voceros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) rechazaron la posibilidad de que hubiera un “tema de agenda futbolística” en las motivaciones del encuentro entre Macri y Cartés.

En su pedido de autorización para salir del país, presentado cuatro días antes del viaje, Macri solo mencionó “compromisos laborales impostergables”. El ex presidente viajó al vecino país en un vuelo privado en un avión Cessna 650 xl Citation Excel, con matrícula paraguaya ZP-BOJ, propiedad de la tabacalera Tabesa, del propio Cartés, sospechada por tráfico irregular de cigarrillos.

“Es un tema privado, entre ellos, que se conocen hace muchos años, de la época en que Cartés presidía el equipo Libertad de Paraguay y Macri, Boca”, tiempo en el que ambos realizaron varios “negocios juntos”, dijeron allegados al referente de Cambiemos.

Macri llegó el lunes por la mañana al Aeropuerto de San Fernando, donde, luego de cumplir con los protocolos de rigor por la pandemia de coronavirus, tomó un vuelo privado hasta Asunción.

La directora de Migraciones de Paraguay, Ángeles Arriola, confirmó la visita del ex presidente argentino y aclaró que su país se encuentra en Fase 3 de la cuarentena, a punto de ingresar en Fase 4, y que hay “un decreto presidencial que restringe pero no prohíbe el ingreso de extranjeros”.

“Como va a hacer un ingreso de 24 horas, tiene un protocolo que cumplir”, explicó la funcionaria paraguaya en declaraciones a Radio 10.

Ese protocolo incluye llegar al país “con un test de Covid negativo, realizado dentro de las 48 horas” previas al viaje. “Lo recepciona un personal de sanidad de Paraguay, lo revisa y se le acompaña hasta el lugar donde debe cumplir su agenda, con un acompañamiento policial y de salud”, detalló Arriola.

La funcionaria del vecino país dijo que esas excepciones de ingreso funcionan para “cuestiones de salud, humanitarias, de mandatarios y ex mandatarios”, entre otros motivos. “Yo estaba al tanto, se me comunicó el día sábado”, recalcó la funcionaria.

Según fuentes partidarias, Macri y Cartés compartieron un almuerzo en la casa del ex mandatario paraguayo. No obstante, ni uno ni otro hicieron comentarios en sus redes sociales ni a los medios de comunicación. Tampoco se divulgaron fotos de la reunión.

“Con Cartés me une una buena relación; él me vendió a (el jugador Aldo) Bobadilla”, había dicho Macri días antes de llegar a la Casa Rosada para graficar su relación con el político paraguayo, quien comenzó su carrera dirigencial en el fútbol de su país y luego pasó a la política, igual que Macri.

Reunión con Abdo

Macri se reunió además con el presidente de paraguayo Mario Abdo, con quien coincidió en la última parte de su mandato presidencial y con quien comparte una buena sintonía política. “La reunión con Abdo estaba en el radar, pero no estaba confirmada. Cuando llegó allá, el presidente se comunicó con Cartes y acordaron enviarle un auto. Se fue en él a la residencia presidencial”, contaron fuentes vinculadas al ex mandatario.

Desmentidas

El viaje relámpago a de Macri a Asunción al principio fue relacionado con “asuntos institucionales ligados al fútbol”. El ex primer mandatario argentino es titular de la Fundación FIFA y el argumento sonaba verosímil. Incluso se habló de la participación de Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, en la cumbre. Pero nada de esto sucedió.

El primer indicio lo dieron fuentes de la Confederación Sudamericana que aseguraron que la reunión “nada tenía que ver con el fútbol”. Una importante fuente del organismo futbolístico confirmó que “Domínguez no tuvo ningún contacto con Macri hasta esta mañana, que lo llamó para invitarlo a participar del almuerzo en la casa de Cartés, al que no asistió ni jamás confirmó que asistiría”.

El segundo elemento que terminó de derrumbar la coartada lo brindaron fuentes de la FIFA que negaron la existencia de un acto o visita de Macri prevista para los próximos días en relación a sus compromisos con la entidad futbolística. “No hay información oficial y no hubo notificación oficial sobre este viaje”, aclaró un vocero desde Zurich.

También se había deslizado la versión de que podría tratarse de un encuentro ligado al programa Football for Schools, pero eso fue descartado porque se trata de un proyecto a nivel gubernamental y tanto Macri como Cartes ya no cumplen funciones públicas.

Al regreso, cuarentena

El canciller argentino Felipe Solá aclaró que la autorización para el viaje de Macri no es competencia de la Cancillería, sino que “las limitaciones para salir del país son competencia del Poder Judicial”.

“La Dirección Nacional de Migraciones, en el marco de sus incumbencias, efectiviza cuando corresponde la restricción impuesta judicialmente”, explicó Solá.

En su cuenta de Twitter, el funcionario nacional aclaró que una vez que el ex presidente regrese al país “como cualquier otro ciudadano deberá cumplir con todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias”, es decir: deberá cumplir aislamiento obligatorio por 14 días.

Permiso poco claro

El protocolo excepcional habría sido expedido cuatro días antes del ingreso de Macri a Paraguay, según reveló este lunes el diario ABC del vecino país. Según el ministro asesor Federico González, el documento data del jueves 9 de julio.

La llegada de Macri a Paraguay fue gestionada por el entorno de Horacio Cartes, específicamente por José Alberto Alderete, ex titular de la Itaipú Binacional. Ambos presentaron el “Instructivo de autorización de ingreso temporal al país para connacionales y extranjeros por el lapso de 24 horas” emitido desde el Ministerio de Salud para justificar el “ingreso excepcional” del ex mandatario argentino, un permiso que se puede otorgar por “cuestiones humanitarias, para brindar servicios médicos, por razones de seguridad nacional o ingreso de dignatarios y ex dignatarios que requieran el tránsito temporal en el país hasta un máximo de 24 horas”.

Macri pasa el día en Paraguay: entre la pelota, los cigarrillos Rodeo y las incógnitas

Según el ministro González, el documento fue expedido por el Ministerio de Salud de Paraguay con fecha 9 de julio –cuatro días antes del ingreso de Macri al país–, pero el mismo aseveró que no se trata de una resolución, por lo que carece de número y afirmó que más bien es un instructivo de cómo actuar en esos casos.

A su llegada al vecino país, Macri fue recibido por el ex presidente Cartes con un gran abrazo, que incluso fue fotografiado, violando uno de los requisitos estipulados en el documento. Macri bajó del avión con barbijo; Cartes lo recibió a cara limpia.

Según los datos proporcionados por las autoridades paraguayas, Macri ingresó en calidad de ex mandatario a una visita “de carácter privado”. La directora de Migraciones del vecino país confirmó que el ex jefe de Estado argentino iba a permanecer en Paraguay hasta las 20 de este lunes.

 

Tabaco y sospechas

El avión de la empresa Tabesa llegó desde Paraguay para llevar a Macri, acompañado por uno de sus custodios, Leonardo Galiñanes. En la misma aeronave tenían previsto regresar al aeropuerto de San Fernando, en la provincia de Buenos Aires.

La empresa tabalacera Tabesa está sospechada de diversos delitos. Un estudio canadiense que toma datos entre 2012 y 2016 pone bajo la lupa el crecimiento de la firma que comercializa, entre otras, la marca de cigarrillos Rodeo. Es la empresa que opera el avión en el que viajó Macri, propiedad de su colega Cartes.

El estudio, titulado “Pensamos globalmente: la escalada de la paraguaya Tabacalera del Este como una amenaza para el control mundial de tabaco”, concluye que la firma usó las rutas del contrabando abandonadas por British American Tobacco y Philip Morris International a finales de los ‘90, cuando Brasil aplicó una tasa de impuesto de 150% a la exportación de cigarrillos, para vender sus productos de forma ilegal. Especial, pero no únicamente, a Brasil.

“La producción (de Tabesa) aumentó en volumen en un notable 2592% entre 2000 y 2010, gran parte del cual se exportó a Brasil y otros países ilegalmente. Primero, Tabesa creó nuevas marcas (por ejemplo, Rodeo, Ocho), las fabricó en el país (Paraguay) y luego las exportó a través de canales ilícitos”, dice parte del estudio publicado por ABC en noviembre de 2018.

El mismo medio publicó, un año antes, datos de una investigación en Estados Unidos sobre las operaciones comerciales de Tabesa que incluyen las firmes sospechas de lavado de dinero y que involucran a agencias antinarcóticos.

Jason Carpenter, uno de los infiltrados del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) dentro del Grupo Cartes para la investigación, afirmó en su declaración en una Corte Distrital de Carolina del Norte que Tabacalera del Este SA estuvo también en la mira del Buró de Investigaciones (FBI) y de la DEA.

La fiscalía de ese país investigó a la empresa de Cartes por narcotráfico, lavado de dinero y contrabando, según dijo Carpenter en su declaración oficial.

Carpenter repitió al menos tres veces, dice la nota, que Tabesa era objeto de investigación de “múltiples agencias” y que el esquema de compra de cigarrillos desde Paraguay hacia los Estados Unidos incluía, o encubría, otras operaciones clandestinas internas.

Tabacos USA, subsidiaria de la paraguaya, volvía a vender el producto a una firma, Lorali, mediante el intermediario Paul Mendosa. Parte de los cigarrillos eran exportados nuevamente desde Estados Unidos y el resto quedaba en un depósito que Tabacos USA tenía en Bristol, Virginia.

Comentarios