Ciudad, Edición Impresa

No fue un día típico de Navidad

En la costa, poco público por el clima

A pesar de que ayer las nubes taparon el sol y había alerta por tormentas fuertes en la región, algunos se atrevieron a llevar las reposeras y el equipo de mate a la costanera norte.


A pesar de que ayer las nubes taparon el sol y había alerta por tormentas fuertes en la región, algunos se atrevieron a llevar las reposeras y el equipo de mate a la costanera norte. Mientras sólo caminaban por el paseo público, otros disfrutaban del río con amigos y familiares. No fue un día típico de Navidad donde generalmente en la costa no entra ni un alfiler.

Cayendo la tardecita, una pareja se instaló en la arena con una heladera: allí llevaban algo para tomar y unos sándwichs para la hora de la cena. “Estábamos aburridos en mi casa. Ayer (por anteayer) también llovió y nos cansamos de estar encerrados. Por eso desafiamos al mal tiempo y decidimos venir”, contó Pilar, mientras estiraba la lona sobre la arena.

De los tres bares tradicionales que están emplazados en la Rambla, sólo dos de ellos estaban abiertos y eran pocos los que eligieron sentarse en una mesa a disfrutar de una merienda o una cerveza.

Jorge, Graciela, Rodolfo y Estela son dos parejas que se conocen desde hace mucho tiempo y cada 25 de diciembre su tradición es pasar el día en la Rambla. “Aunque el mal tiempo nos jugó una mala pasada, vinimos igual. Generalmente, venimos al mediodía y traemos lo que sobró de la Nochebuena para almorzar. Hoy vinimos por la tarde pero no pegamos el faltazo”, remató Graciela, esposa de Jorge.

El río estaba “picado” y había pocas embarcaciones navegando en el Paraná, sólo algunos veleros y lanchas, mientras otros practicaban kitesurf. Del otro lado, en las islas, tampoco estuvo concurrido.

En el balneario La Florida hubo menos concurrencia que en la Rambla Catalunya.

Comentarios