Ciudad, Edición Impresa

Tensión

En el hospital Alberdi volvió la calma… por ahora

Retomó la prestación del servicio habitual después una agresión a un enfermero ocurrida el fin de semana que desencadenó en una medida de fuerza; el gremio de los médicos, no obstante, sigue en alerta por casos de violencia ocurridos en Santa Fe.


El lunes por la noche la guardia del hospital Alberdi, en la zona norte, retomó el servicio de guardia con normalidad luego de dos días de atención reducida. El personal de Salud había decidido recortarlo sólo a casos urgentes debido a una agresión a un enfermero ocurrida el sábado. El incidente derivó, el lunes en una reunión entre las autoridades del centro de salud y los sindicatos médico y municipal. Allí se acordó modificar el protocolo de seguridad para acotar el ingreso de familiares y acompañantes a la guardia y sumar el botón de pánico en ese sector,  entre otras medidas. También se conoció que iniciarán una demanda contra el agresor.

En la capital de Santa Fe, el hospital Cullen también redujo la atención por hechos de violencia contra el personal. Sólo atenderán casos urgentes hasta que “tanto las autoridades del Ministerio de Salud como de Seguridad apliquen un plan efectivo contra los reiterados hechos de violencia que padece a diario el personal sanitario y que hasta el momento no ha tenido una solución”.

El caso que motivó la medida de fuerza en el centro de salud rosarino ubicado en Puccio al 500 involucró a un hombre que ingresó con un cuadro de dolor prostático. Durante la atención intentó golpear a un enfermero que cayó al piso, se torció la rodilla y se cortó un dedo. El profesional está en reposo y no ha vuelto a trabajar por la lesión. Por dos días, la atención fue reducida a casos urgentes. Para las autoridades se trató de un caso raro, no habitual, como los que llegan a la guardia, más ligados a heridos de arma blanca, de fuego o con intoxicaciones por consumo de sustancias. El delegado de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra), Matías Lahittes, contó a El Ciudadano que la institución iniciará acciones legales contra el paciente, lo que fue confirmado desde la cartera de Salud.

Dos denuncias más

Según comunicaron desde Amra, el hospital José María Cullen en la capital santafesina restringió el lunes por la tarde la atención en la guardia a cuenta de dos agresiones a personal de Salud.  Ambas ocurrieron en la sala de traumatología. La primera se registró cuando un paciente internado en traumatología golpeó con el puño al médico en la cara. El profesional le había comunicado que la operación programada se iba a retrasar un día. El paciente fue apresado por personal de seguridad y posteriormente trasladado a una dependencia policial mientras que el médico recibió atención de los colegas y pudo retomar el turno. La denuncia quedó radicada en el destacamento que funciona en el centro de salud. El segundo caso involucró a un hombre mayor que increpó a un enfermero. Siempre según denunciaron los médicos, llevó una mano a la cintura y señaló como dejando entrever la tenencia de un arma de fuego. Fue reducido por el personal policial. Al revisarlo, pudieron constatar que no estaba armado.

El lunes por la noche, los médicos tomaron la decisión de acotar el servicio a sólo urgencias hasta recibir una respuesta del gobierno santafesino. “Los profesionales que se desempeñan en los hospitales y centros de salud están para contener, ayudar y curar a los pacientes, y no para ser el blanco de personas exacerbadas que lo único que buscan es descargar su furia hostigando y atacando a simples trabajadores”, explicaron desde Amra.

Comentarios